Que Medico Trata Los Ganglios Linfaticos?

Que Medico Trata Los Ganglios Linfaticos

Especialista que trata las patologías de los ganglios linfáticos – El especialista encargado de tratar la las patologías que afectan a los ganglios linfáticos es el especialista en Medicina interna o en Cirugía General ..

¿Qué enfermedad hace que se inflaman los ganglios?

Síntomas – Tu sistema linfático es una red de órganos, vasos y ganglios linfáticos situados en todo el cuerpo. Muchos ganglios linfáticos están localizados en la región de la cabeza y el cuello. Los ganglios linfáticos que se hinchan con frecuencia están en esta área, así como en las axilas y en el área de la ingle. Cuando tus ganglios linfáticos se hinchen por primera vez, es posible que notes lo siguiente:

  • Sensibilidad y dolor en los ganglios linfáticos
  • Hinchazón que puede ser del tamaño de un guisante o un frijol, o incluso mayor en los ganglios linfáticos

Dependiendo de la causa de inflamación de los ganglios linfáticos, se pueden presentar otros signos y síntomas:

  • Secreción nasal, dolor de garganta, fiebre y otras indicaciones de una infección de las vías respiratorias superiores
  • Hinchazón general de los ganglios linfáticos en todo el cuerpo. Cuando esto ocurre, puede indicar una infección, como el VIH o la mononucleosis, o un trastorno del sistema inmunitario, como el lupus o la artritis reumatoide
  • Ganglios duros, fijos y de crecimiento rápido, lo que indica un posible cáncer o linfoma
  • Fiebre
  • Sudores nocturnos

¿Cuándo ir al médico por ganglios inflamados?

– Un ganglio linfático inflamado puede ser tan pequeño como una arveja y tan grande como una cereza. Los ganglios linfáticos inflamados pueden ser dolorosos al tacto, o pueden causar dolor cuando realizas ciertos movimientos. Los ganglios linfáticos inflamados debajo de la mandíbula o en cualquier lado del cuello pueden causar dolor cuando giras tu cabeza de cierta forma o cuando masticas la comida. Otros síntomas que pueden aparecer junto con los ganglios linfáticos inflamados son:

  • tos
  • fatiga
  • fiebre
  • escalofríos
  • secreción nasal
  • sudoración

Si experimentas cualquiera de estos síntomas o si sientes dolor en los ganglios linfáticos inflamados y no tienes otros síntomas, consulta con tu médico. Los ganglios linfáticos que se inflaman, pero no son sensibles pueden ser señales de un problema grave, como cáncer. En algunos casos, el ganglio linfático inflamado se hará más pequeño a medida que desaparecen otros síntomas. Si un ganglio linfático está inflamado y causa dolor o si la inflamación dura más de unos cuantos días, visita a tu médico.

¿Cuándo hay que preocuparse por los ganglios?

¿Cuándo debes preocuparte? – La causa más frecuente de la inflamación de los ganglios del cuello son la infecciones comunes, pero en ocasiones, pueden ser el síntoma de una enfermedad más grave. Acude con un médico si:

  • El ganglio no vuelve a su estado habitual después de dos semanas.
  • No hay ninguna infección asociada.
  • Siguen creciendo, aunque sea poco.
  • Están duros, fijos y son irregulares.
  • Tienes fiebre persistente o pérdida de peso inexplicable.
  • Están rojos y sensibles.

Vía: 20 minutos. es.

¿Qué puedo hacer si tengo los ganglios inflamados?

Estilo de vida y remedios caseros – Si tus ganglios linfáticos inflamados están sensibles o dolorosos, podrías aliviarte un poco haciendo lo siguiente:

  • Aplicar una compresa tibia. Aplica una compresa tibia y húmeda en el área afectada, como por ejemplo una toallita humedecida en agua caliente y escurrida.
  • Tomar un analgésico de venta libre. Puede ser aspirina, ibuprofeno (Advil, Motrin y otros), naproxeno (Aleve) o paracetamol (Tylenol y otros). Ten cuidado cuando administres aspirina a niños o adolescentes. Si bien la aspirina está aprobada para su uso en niños mayores de 2 años, los niños y adolescentes que se recuperan de una varicela o de alguna enfermedad de síntomas similares a la gripe, nunca deben tomar aspirina.
  • Descansar mucho. El descanso siempre ayuda con la recuperación de una enfermedad no diagnosticada.

¿Cómo comienza el cáncer de ganglios?

El linfoma es un cáncer que se desarrolla en las células blancas del sistema linfático. Los síntomas pueden incluir ganglios linfáticos agrandados, pérdida de peso inexplicable, fatiga, sudoración y falta de aliento nocturnos, tos, o problemas para respirar.

  1. Su doctor le hará un examen físico y podría ordenar análisis de sangre o una biopsia de ganglio linfático para ayudar a evaluar su condición;
  2. Si se diagnostica un linfoma, se podría utilizar una aspiración de médula ósea y biopsia, una punción lumbar, una radiografía de tórax, una TC del cuerpo, una PET, una exploración de los huesos, una RMN del cuerpo, o un ultrasonido abdominal para buscar ganglios linfáticos agrandados en todo el cuerpo y determinar si el linfoma se han diseminado;

El tratamiento depende del tipo y estadio del linfoma, como así también de su edad y salud en general. Algunos tipos de linfoma podrían requerir solamente de monitoreo, mientras que otros podrían requerir de quimioterapia, profilaxis del CNS (sistema nervioso central, por sus siglas en inglés), radioterapia, radioinmunoterapia, terapia biológica, o trasplante de células madre.

¿Cómo saber si es un tumor o un ganglio?

¿Cómo es detectado el cáncer en los ganglios linfáticos? – Los ganglios linfáticos normales son diminutos y difíciles de ubicar, pero cuando hay infección, inflamación o cáncer podrían lucir de mayor tamaño. Aquellos que se encuentran en la superficie del cuerpo podrían haberse desarrollado lo suficiente como para poder ser palpados con los dedos, y habrá algunos que incluso podrían ser visibles.

Pero en caso de algunas cuantas células cancerosas en un ganglio linfático, puede que el ganglio luzca y se sienta de la manera habitual. Los ganglios linfáticos que está profundamente ubicados en ciertas partes del cuerpo no pueden ser sentirse al tacto ni vistos.

Así, puede que los médicos realicen tomografías u otros estudios por imágenes para observar los ganglios en partes profundas en el cuerpo que estén agrandados. A menudo, se asume que los ganglios linfáticos agrandados cercanos al tumor contienen cáncer.

  1. La única forma de determinar con certeza la presencia de cáncer en un ganglio es mediante una biopsia;
  2. Puede que los médicos extraigan los ganglios linfáticos o que tomen muestras de uno o más ganglios mediante el uso de agujas;

El tejido extraído es enviado a un laboratorio para su análisis con microscopio por un patólogo (médico especializado en diagnosticar las enfermedades a través de estudiar las muestras de tejidos) para determinar si el tejido contienen células cancerosas.

El patólogo prepara un informe en el cual se detallan los hallazgos. Si un nodo contiene cáncer, en el informe se describe la forma en cómo luce y qué tanto de ello fue observado. Cuando un cirujano hace una operación para extirpar el tumor primario de un cáncer, puede que con ello también extraiga uno o más de los ganglios linfáticos alrededor (regionales).

La extracción de un ganglio se considera biopsia, pero cuando muchos de los ganglios son extraídos, entonces esto es referido como una disección de ganglios linfáticos. Cuando el cáncer se ha propagado a los ganglios linfáticos, hay un mayor riesgo de que el cáncer podría regresar tras la cirugía.

¿Qué antibiótico es bueno para los ganglios inflamados?

Pulse aquí para ver el documento en formato PDF. Prospecto: Información para el usuario Azitromicina ratio 500 mg comprimidos recubiertos con película EFG Azitromicina (dihidrato) Lea todo el prospecto detenidamente antes de empezar a tomar este medicamento porque contiene información importante para usted.

  • Conserve este prospecto, ya que puede tener que volver a leerlo.
  • Si tiene alguna duda, consulte a su médico o farmacéutico.
  • Este medicamento se le ha recetado solamente a usted, y no debe dárselo a otras personas aunque tengan los mismos síntomas que usted, ya que puede perjudicarles.
  • Si experimenta efectos adversos, consulte a su médico, incluso si se trata de efectos adversos que no aparecen en este prospecto. Ver sección 4.

Contenido del prospecto:

  1. Qué es Azitromicina ratio y para qué se utiliza
  2. Qué necesita saber antes de empezar a tomar Azitromicina ratio
  3. Cómo tomar Azitromicina ratio
  4. Posibles efectos adversos
  5. Conservación de Azitromicina ratio
  6. Contenido del envase e información adicional

Azitromicina pertenece a un grupo de antibióticos denominados antibióticos macrólidos. Se usa para tratar infecciones bacterianas causadas por unos microorganismos como son las bacterias. Estas infecciones son:

  • Infecciones de pecho tales como exacerbación de bronquitis aguda y neumonía.
  • Infecciones de senos paranasales, garganta, amígdalas u oídos.
  • Infecciones de leves a moderadas de la piel y tejidos blandos, por ejemplo la infección de los folículos del pelo (foliculitis), infección bacteriana de la piel y sus capas más profundas (celulitis), infección de la piel con hinchazón y de color rojo brillante (erisipelas).
  • Infecciones producidas por una bacteria llamada Chlamydia trachomatis , que pueden producir inflamaciones del conducto que lleva la orina desde la vejiga (uretra) o del lugar donde la matriz se une con la vagina (cervix).

NO tome Azitromicina ratio

  • si es alérgico a la azitromicina, o a cualquiera de los demás componentes de este medicamento (incluidos en la sección 6) u otro antibiótico macrólido o ketólido, por ejemplo eritromicina o telitromicina.

Advertencias y precauciones Consulte a su médico antes de empezar a tomar Azitromicina ratio si usted:

  • Ha padecido alguna vez una reacción alérgica grave con inflamación de la cara y garganta y con posibles problemas respiratorios.
  • Padece problemas graves de riñón, su médico podría modificar la dosis.
  • Padece problemas de hígado, su médico podría necesitar controlar el funcionamiento de su hígado o interrumpir el tratamiento.
  • Sabe que tiene o le han diagnosticado intervalo QT prolongado (una enfermedad del corazón): no se recomienda la azitromicina.
  • Sabe que tiene el pulso lento o irregular o la función cardiaca reducida: no se recomienda la azitromicina.
  • Sabe que tiene niveles bajos de potasio o magnesio en sangre: no se recomienda la azitromicina.
  • Está tomando medicamentos conocidos como antiarrítmicos (usados para tratar el ritmo cardíaco anormal), cisaprida (usada para el tratamiento de los problemas de estómago) o terfenadina (un antihistamínico usado para tratar alergias), antipsicóticos (ej. pimozida), antidepresivos (ej. citalopram) o ciertos antibióticos (ej. moxifloxacino, levofloxacino):  no se recomienda la azitromicina.
  • Está tomando medicamentos conocidos como alcaloides ergóticos (como ergotamina), usados para tratar la migraña: no se recomienda la azitromicina (ver “Uso de Azitromicina ratio con otros medicamentos” )
  • Le han diagnosticado alguna enfermedad neurológica, una enfermedad del cerebro o del sistema nervioso.
  • Tiene problemas mentales, emocionales o de comportamiento.
  • Si padece una enfermedad llamada miastenia gravis, con debilidad y fatiga muscular, ya que azitromicina contribuir a agravar los síntomas de esta enfermedad o a desencadenarla.

Si presenta diarrea grave y persistente, especialmente con sangre o moco, durante o después del tratamiento, consulte inmediatamente a su médico. Si los síntomas persisten una vez terminado el tratamiento con Azitromicina o si nota algún síntoma nuevo y persistente, comuníqueselo a su médico. Uso de Azitromicina ratio con otros medicamentos Informe a su médico si está tomando, ha tomado recientemente o podría tener que tomar cualquier otro medicamento:

  • Antiácidos, por ejemplo, el hidróxido de aluminio: tome azitromicina al menos 1 hora antes o 2 horas después de tomar un antiácido.
  • Derivados ergotamínicos, por ejemplo, ergotamina, (usado para el tratamiento de la migraña): No se debe administrar al mismo tiempo ya que puede desarrollarse ergotismo (efecto adverso potencialmente grave con adormecimiento o sensación de hormigueo en las extremidades, calambres musculares, dolores de cabeza, convulsiones o dolor abdominal o de pecho. )
  • Derivados cumarínicos, por ejemplo, warfarina (usada para impedir la coagulación sanguínea): puede aumentar el riesgo de hemorragias.
  • Digoxina (utilizado para tratar insuficiencia cardíaca) o colchicina (utilizada para la gota y la fiebre mediterránea familiar): pueden aumentar los niveles de digoxina/colchicina  en sangre.
  • Zidovudina, nelfinavir (usados en el tratamiento del VIH): los niveles de zidovudina o azitromicina pueden aumentar.
  • Rifabutina (usada en el tratamiento del VIH e infecciones bacterianas incluyendo tuberculosis): puede ocurrir una disminución del número de glóbulos blancos en sangre.
  • Ciclosporina (un inmunosupresor usado después de un transplante de órgano): los niveles de ciclosporina pueden aumentar. Su médico necesitará controlar sus niveles de ciclosporina en sangre.
  • Cisaprida (usada para tratar problemas de estómago): pueden aparecer problemas del corazón.
  • Astemizol, terfenadina (antihistamínicos usados para tratar reacciones alérgicas), sus efectos pueden verse aumentados.
  • Alfentanilo (calmante): el efecto del alfentanilo puede aumentar.
  • Fluconazol (para infecciones por hongos): los niveles de azitromicina pueden verse reducidos.
  • Atorvastatina (medicamento para bajar el colesterol). El uso concomitante de azitromicina y atorvastatina se ha asociado un aumento del riesgo de deterioro del tejido muscular (rabdomiolisis) dando lugar a dolor muscular y orina oscura
See also:  Medico Hematologo Que Trata?

No se han observado interacciones entre azitromicina y cetirizina (un antihistamínico); didanosina, efavirenz, indinavir (para infección por VIH); ; carbamazepina (para epilepsia), cimetidina (un antiácido); metilprednisolona (para suprimir el sistema inmune); midazolam, triazolam (sedantes); sildenafilo (para impotencia), teofilina (para asma) y trimetoprim/sulfametoxazol (una combinación antibiótica). Embarazo, lactancia y fertilidad No hay suficiente información respecto a la seguridad de azitromicina durante el embarazo. Por consiguiente, no se recomienda el uso de azitromicina si está embarazada, o desea quedarse embarazada. Sin embargo, su médico puede recetárselo en circunstancias graves.

  • No se recomienda la lactancia mientras esté en tratamiento con Azitromicina ratio, ya que puede causar efectos secundarios como diarrea e infección en el bebé;
  • Puede continuar la lactancia dos días después de finalizar el tratamiento con Azitromicina ratio;

Conducción y uso de máquinas Este medicamento puede causar somnolencia y mareos. Si le afecta, no conduzca o  o utilicer máquinas. Azitromicina ratio contiene sodio Este medicamento contiene menos de 1 mmol de sodio (23 mg) por comprimido; esto es, esencialmente “exento de sodio”.

Siga exactamente las instrucciones de administración de este medicamento indicadas por su médico. En caso de duda consulte de nuevo a su médico o farmacéutico. Tome los comprimidos preferiblemente con un vaso de agua, pueden ser tomados con o sin comida.

El comprimido se puede dividir en dosis iguales. La dosis recomendada es: Adultos (incluyendo pacientes de edad avanzada) y niños con peso superior a 45 Kg: La dosis recomendada es 1500 mg dividida en 3 ó 5 días como sigue:

  • Cuando se toma durante 3 días, 500 mg una vez al día.
  • Cuando se toma durante 5 días, 500 mg el primer día y 250 mg desde el 2º al 5º día, una vez cada día.

Inflamación de la uretra o de cérvix causada por Chlamydia 1. 000 mg tomados como dosis única, en un sólo día. Niños y adolescentes de menos de 45 kg de peso: Los comprimidos no están recomendados para estos pacientes. Se pueden usar otras formas farmacéuticas que contengan azitromicina (por ejemplo, suspensiones). Pacientes con problemas de hígado o riñón Informe a su médico si padece problemas de hígado o riñón, ya que podría ser necesario modificar la dosis normal.

Si toma más Azitromicina ratio del que debe Si usted (o alguien) ingiere muchos comprimidos a la vez o si piensa que un niño ha tragado algún comprimido, contacte con su médico o farmacéutico inmediatamente.

La sobredosis podría causar pérdida de audición reversible, náuseas graves, vómitos y diarrea. En caso de sobredosis o ingestión accidental, consulte a su médico o farmacéutico o llame al Servicio de Información Toxicológica, teléfono 91 562 04 20 indicando el medicamento y la cantidad ingerida.

Lleve consigo este prospecto, alguno de los comprimidos restantes y el envase al hospital o a su médico para que sepan qué comprimidos ha tomado. Si olvidó tomar Azitromicina ratio Si olvida tomar un comprimido, tómeselo en cuanto se acuerde, a menos que quede poco tiempo para tomar el siguiente.

No tome una dosis doble para compensar las dosis olvidadas. Si interrumpe el tratamiento con Azitromicina ratio No deje de tomar su medicamento sin consultarlo antes con su médico aunque se encuentre mejor. Es muy importante que siga tomando Azitromicina durante el tiempo que le haya indicado su médico, si no, la infección podría reaparecer.

Si tiene cualquier otra duda sobre el uso de este medicamento, pregunte a su médico o farmacéutico. Al igual que todos los medicamentos, este medicamento puede producir efectos adversos, aunque no todas las personas los sufran.

Si experimenta algo de lo siguiente, deje de tomar los comprimidos y acuda a su médico inmediatamente o a urgencias del hospital más cercano. Poco frecuentes: puede afectar hasta 1 de cada 100 personas

  • angioedema: hinchazón de los labios, cara o cuello, que produce dificultad grave en la respiración; erupción o sarpullido en la piel.
  •  

Raros: pueden afectar hasta 1 de cada 10,000 personas

  • Erupción cutánea que se caracteriza por la rápida aparición de las zonas de piel roja salpicadas de pequeñas pústulas (pequeñas ampollas llenas de un líquido blanco/amarillo)

Muy raros: puede afectar hasta 1 de cada 10. 000 personas

  • Reacción de hipersensibilidad con erupción cutánea, fiebre, inflamación de los ganglios linfáticos y posible deterioro de los organos (DRESS)

No conocida: la frecuencia no puede estimarse a partir de los datos disponibles

  • R eacción anafiláctica: reacción alérgica grave que causa dificultad para respirar o mareos
  • Trastornos hepáticos graves o insuficiencia hepática (raramente amenazan la vida): los signos pueden incluir fatiga asociada con el amarillamiento de la piel o el blanco de los ojos (ictericia), orina oscura, tendencia a sangrar
  • Ampollas/sangrado de labios, ojos, nariz, boca y genitales, lo que puede ser provocado por el síndrome de Stevens-Johnson, eritema multiforme o por necrosis epidérmica tóxica, las cuales son enfermedades graves.
  • Cambios en la frecuencia cardiaca, cambios en el ritmo cardiaco del electrocardiograma (prolongación del intervalo QT, taquicardia ventricular y torsades de pointes)
  • Diarrea prolongada con sangre y moco (colitis pseudomembranosa).

Estos son efectos adversos muy graves  Puede necesitar atención médica urgente u hospitalización Otros efectos adversos Muy frecuentes: pueden afectar a más de 1 de cada 10 personas

  • Diarrea

Frecuentes: pueden afectar hasta 1 de cada 10 personas

  • Alteración del número de algunos tipos de glóbulos blancos y bicarbonato en sangre
  • Dolor de cabeza
  • Vómitos, dolor de estómago, náuseas

Poco frecuentes: pueden afectar hasta 1 de cada 100 personas

  • Infección por hongos, por ejemplo en la boca (aftas), infección de la vagina, neumonía, infección bacteriana
  • Dolor de garganta, inflamación del recubrimiento del estómago y del intestino
  • Falta de respiración, dolor en el pecho, respiración sibilante y tos (trastornos de la respiración), nariz congestionada
  • Trastornos de la sangre caracterizados por fiebre o escalofríos, dolor de garganta, úlceras en la boca o garganta
  • Reacciones alérgicas
  • Pérdida de apetito
  • Nerviosismo, dificultad para dormir
  • Mareos, somnolencia, alteraciones del gusto, hormigueo o entumecimiento
  • Trastornos de la vista
  • Problemas de audición,
  • Vértigo (sensación de giros)
  • Anormalidad en el ritmo o frecuencia del corazón y detección del latido del corazón (palpitaciones)
  • Sofocos
  • Dificultad en la respiración
  • Hemorragia por la nariz
  • Inflamación del estómago, estreñimiento, gases, indigestión, dificultad para tragar
  • Sensación de estar hinchado, sequedad de boca
  • Eructos, úlceras en la boca, aumento de salivación, heces blandas
  • Problemas de hígado, (tales como inflamación del hígado, hepatitis)
  • Erupción cutánea picor, habón (erupción con picor)
  • Inflamación de la piel, piel seca, aumento de la sudoración
  • Inflamación de los huesos y articulaciones, dolor muscular, dolor de espalda, dolor de cuello
  • Dificultad y dolor al orinar, dolor en las dorsales (dolor de riñones)
  • Inflamación de la vagina, hemorragia menstrual irregular, trastornos testiculares
  • Dolor de pecho, hinchazón , malestar, debilidad, cansancio
  • Inflamación de la cara, manos, piernas y/o pies, fiebre, dolor.
  • Cambios en los enzimas del hígado y valores analíticos en sangre

Raros: pueden afectar hasta 1 de cada 1. 000 personas

  • Agitación
  • Sentimiento de que las cosas son irreales.
  • Confusión, especialmente en pacientes de edad avanzada.
  • Decoloración de los dientes
  • Funcionamiento anormal del hígado, ictericia (pigmentación amarillenta de la piel)
  • Fotosensibilidad: Enrojecimiento y formación de ampollas en la piel al exponerse a la luz del sol

No conocida: la frecuencia no puede estimarse a partir de los datos disponibles

  • Trastornos de la sangre caracterizados por hemorragias poco comunes o cardenales inexplicables, disminución del recuento de glóbulos rojos causando debilidad o cansancio poco común
  • Sensación de mal humor, ansiedad, confusión, ver u oír cosas que no están pasando
  • Desvanecimiento, convulsiones, disminución de la sensibilidad, hiperactividad, alteración o pérdida del sentido del olfato, pérdida del sentido del gusto, miastenia gravis (debilidad y fatiga de los músculos, ver 2 “Advertencias y precauciones”)
  • Alteración en la audición incluyendo sordera y/o zumbidos.
  • Disminución de la presión sanguínea (la cual puede asociarse con debilidad, desvanecimiento y desmayo)
  • Decoloración de la lengua, inflamación del páncreas que produce náuseas, vómitos, dolor abdominal, dolor de espalda
  • Erupción cutánea con manchas y ampollas
  • Dolor en las articulaciones (artralgia)
  • Problemas en los riñones

Se han notificado los siguientes efectos adversos en pacientes en tratamiento con azitromicina para la prevención de infecciones por Complejo Mycobacterium Avium (MAC): Muy frecuentes: puede afectar a más de 1 de cada 10 personas

  • Diarrea
  • Dolor abdominal
  • Náuseas
  • Gases (flatulencia)
  • Malestar abdominal
  • Heces blandas

Frecuentes: puede afectar hasta 1 de cada 10 personas

  • Falta de apetito (anorexia)
  • Sensación de mareo
  • Dolor de cabeza
  • Sensación de hormigueo o entumecimiento (parestesia)
  • Cambios en el gusto (disgeusia)
  • Disminución visual
  • Sordera
  • Erupción en la piel
  • Picor (prurito)
  • Dolor en las articulaciones (artralgia)
  • Cansancio

Poco frecuentes: puede afectar hasta 1 de cada 100 personas

  • Reducción de la sensibilidad (hipoestesia)
  • Pérdida de la audición o zumbido en los oídos
  • Anormalidad en el ritmo o frecuencia del corazón y detección del latido del corazón (palpitaciones)
  • Problemas de hígado tales como hepatitis
  • Ampollas/sangrado de los labios, ojos, nariz, boca y genitales, que puede ser producido por el síndrome de Stevens-Johnson.
  • Reacciones alérgicas de la piel como sensibilidad a la luz del sol, piel enrojecida, descamada e inflamada
  • Debilidad (astenia)
  • Sensación de malestar general

Comunicación de efectos adversos Si experimenta cualquier tipo de efecto adverso, consulte a su médico, incluso si se trata de posibles efectos adversos que no aparecen en este prospecto. También puede comunicarlos directamente a través del sistema español de Farmacovigilancia de Medicamentos de Uso Humano Website: www. notificaram. es. Mediante la comunicación de efectos adversos usted puede contribuir a proporcionar más información sobre la seguridad de este medicamento.

Mantener este medicamento fuera de la vista y del alcance de los niños. No utilice este medicamento después de la fecha de caducidad que aparece en el envase, después de CAD. La fecha de caducidad es el último día del mes que se indica.

See also:  Como Dar De Baja Seguro Medico Asisa?

No requiere condiciones especiales de conservación. Los medicamentos no se deben tirar por los desagües ni a la basura. Deposite los envases y los medicamentos que no necesita en el Punto SIGRE de la farmacia. En caso de duda pregunte a su  farmacéutico cómo deshacerse de los envases y los medicamentos que no necesita. De esta forma ayudará a proteger el medio ambiente. Composición de Azitromicina ratio

  • El principio activo es azitromicina.

Cada comprimido contiene 500 mg de azitromicina (como dihidrato).

  • Los demás componentes son hidrogenofosfato de calcio, anhidro, hipromelosa, almidón de maiz, almidón de maíz pregelatinizado, celulosa microcristalina, estearato de magnesio, lauril sulfato sódico, laca indigotina, carmín de índigo (E132), dióxido de titanio (E171), polisorbato 80 y talco.

Aspecto del producto y contenido del envase

  • Azitromicina ratio 500 mg comprimidos son comprimidos recubiertos con película de color azul pálido, oblongos, biconvexos, marcados con AI 500y ranura por una cara.
  • Los comprimidos de 500 mg están disponibles en tamaños de: 1, 2, 3, 6 ó 30 comprimidos.

Puede que sólo estén comercializados algunos tamaños de envase. Titular de la autorización de comercialización y responsable de la fabricación Titular de la autorización de comercialización: ratiopharm España, S. C/ Anabel Segura 11, Edificio Albatros B, 1ª planta 28108 Alcobend as, Madrid (España) Responsable de la fabricación: Teva Operations Poland Sp. ) Prilaz Baruna Filipovica 25 10000 Zagreb Croacia Este medicamento está autorizado en los estados miembros del Espacio Económico Europeo con los siguientes nombres:

Países Bajos Azithromycine ratiopharm 500 mg, filmomhulde tabletten
Alemania Azithromycin-CT 500 mg Filmtabletten
Irlanda Azithromycin Teva 250 mg Film-coated Tablets
España Azitromicina ratio 500 mg comprimidos recubiertos con película EFG

Fecha de la última revisión de este prospecto: mayo 2019 La información detallada y actualizada de este medicamento está disponible en la página Web de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) http://www. aemps. gob. es.

¿Qué pasa si los ganglios no desaparecen?

– Los ganglios linfáticos inflamados usualmente son un síntoma de otra afección, y tienden a desaparecer solos en varias semanas. Es mejor consultar con un médico si los ganglios linfáticos inflamados persisten por más de 3 semanas o los acompañan otros síntomas, como fiebre alta, dolor abdominal o sudores nocturnos.

¿Cómo saber si un ganglio es bueno o malo?

Que se inflamen es buena señal Cuando un ganglio está inflamado, suele moverse un poco al tocarlo y puede doler ligeramente cuando la inflamación se debe a una infección local.

¿Qué tan peligrosos son los ganglios?

Las linfadenopatías son aumento del tamaño de los nódulos (ganglios) linfoides y pueden ser secundarias a una inflamación aguda, una inflamación crónica, o infiltración por células madre malignas. La función de estos ganglios es servir de filtro de antígenos (sustancia extraña) que reconoce y reacciona contra ellas, desencadenando una respuesta del sistema inmune que atrapa estas sustancias.

En el curso de esta reacción, el nódulo por sí mismo aumenta de tamaño. Generalmente, se considera un ganglio linfático ha aumentado de tamaño cuando mide más que un 1 cm; sin embargo, esto puede variar, dependiendo de la localización y la edad del paciente.

En general los niños menores de 10 años tienen una hipertrofia del sistema inmunitario y nódulos de hasta 2 cm que pueden ser considerados normales, y en algunas situaciones clínicas. En pediatría, la mayoría de las veces que hay aumento del tamaño de los ganglios, están asociados a infecciones virales que son auto-resolutivas, es decir, que no necesitan ningún tratamiento adicional. ¡Signos para consulta urgente!

  • Si los ganglios se palpan en varios sitios del cuerpo.
  • Si hay fiebre, malestar general, pérdida de peso, sudoración nocturna, sangrado por nariz, encías o “morados” en la piel.
  • Ganglio de crecimiento rápido.
  • El ganglio está rojo, caliente y doloroso.

Etiología y evolución La linfadenopatía cervical (en el cuello) es común en pediatría, puede hacer parte de una respuesta local al virus, que invaden la orofaringe o el tracto respiratorio (Adenovirus, Coxsackie) o una respuesta más generalizada del sistema inmune a una infección viral que afecta varios sitios del organismo, es decir, una infección sistémica, como las producidas por el Virus Epstein Barr, Citomegalovirus, Virus Herpes 6 o Virus de la Inmunodeficiencia Humana. Las linfadenopatías se clasifican en agudas cuando la duración es menor a 2 semanas, subaguda cuando la duración es de 2 a 6 semanas y crónicas cuando la duración es mayor a 6 semanas. Las principales causas de linfadenopatías se resumen para recordarlas, con la mnemotecnia MIAMI (por sus siglas en inglés): Malignidades, Infecciones, desórdenes autoinmunes, misceláneas o condiciones inusuales y causas Iatrogénicas.

De acuerdo con reportes en la literatura, se sabe que entre el 45 y el 55% de los niños tienen adenomegalias (ganglios aumentados de tamaño), cuando consultan por otro motivo. Estas, en general, tienen un origen infeccioso y son benignas.

Las características de los ganglios deben ser evaluadas para observar si hay calor, eritema, sensibilidad, movilidad, fluctuación y consistencia. La presencia de pequeños ganglios, muy comunes y que se palpan bajo la piel, se asocia, por lo general, a reactividad e infecciones virales; en cambio, un ganglio duro, irregular, firme, no doloroso y fijo puede indicar una malignidad.

  1. Sin embargo, no hay especificidad del tamaño del ganglio para indicar malignidad;
  2. Cuando los ganglios se presentan en ambos lados del cuello (bilaterales), con síntomas generales y respiratorios, se asocian a infecciones virales del tracto respiratorio superior, muy comunes en edad pediátrica como rhinovirus, adenovirus, parainfluenza, entre otros;

El virus epstein y el Citomegalovirus pueden causar también este tipo de adenitis en el contexto de un cuadro conocido como mononucleosis infecciosa, que se presenta con fiebre, malestar general, faringitis, en ocasiones con aumento del tamaño del bazo y del hígado y puede ocasionar este tipo de ganglios aumentados, por varias semanas.

Cuando la linfadenitis cervical es de un solo lado (unilateral), se puede asociar a infecciones bacterianas como las ocasionadas por el staphylococcus aureus y el streptococcus pyogenes. Estas adenitis pueden resultar de infecciones respiratorias, faríngeas, dentales o en el cuero cabelludo.

También puede haber otro tipo de bacterias de la mucosa oral, cuando hay presencia de abscesos dentales o infecciones gingivales. La enfermedad de Kawasaki, que es un cuadro febril, de etiología no clara, asociado a exantema, conjuntivitis no supurativa, alteraciones en mucosa oral y lengua, edema en palmas y plantas de pies, también presenta adenitis cervical unilateral.

  • En este medio se debe evaluar la posibilidad de tuberculosis ganglionar, que produce un crecimiento lento del ganglio afectado, que se palpa firme e, inicialmente, no produce síntomas locales;
  • Hay otro tipo de infecciones menos frecuentes, a tener en cuenta de acuerdo con la clínica del paciente y a factores epidemiológicos;

El médico, al realizar la historia clínica, debe evaluar el tiempo de evolución, síntomas asociados y características observadas. También se deben explorar algunas claves epidemiológicas que permitan aclarar el diagnóstico, como: exposiciones a otras personas con enfermedades infecciosas, exposición a animales, picaduras de insectos, viajes recientes, historia de uso de medicamentos, hábitos personales, especialmente en adolescentes, como consumo de cigarrillo, alcohol, uso de sustancias psicoactivas y vida sexual.

  • De la misma manera, revisar consumo de carne mal cocida y agua no tratada, consumo de leche sin pasteurizar, historia de vacunación y enfermedades de base;
  • Es importante consultar cuando se encuentren ganglios palpables, pues el pediatra o el infectólogo pediatra, de acuerdo con la sospecha diagnóstica, define qué tipo de exámenes o estudios de imágenes requiere el paciente;

Aunque la mayoría no requerirán mayores estudios, en determinadas situaciones, sí deben realizarse para diferenciar de otras patologías. El manejo depende de la etiología, pues la mayoría son de origen viral, benignas y autolimitadas y su tratamiento será sintomático, es decir, no requiere ningún tratamiento específico.

En algunas ocasiones, dependiendo de las características, evolución clínica y sospecha diagnóstica, requerirán uso de antibióticos orales o endovenosos, realización de biopsia o escisión completa del ganglio y, con menor frecuencia, práctica de otros estudios complementarios y evaluación por otras especialidades.

Solicitud de TeleConsulta: 602 3319090 Ext. 7907. Descargue el artículo aquí:  .

¿Cuándo tienes Covid se te inflaman los ganglios?

Otras afecciones vinculadas a COVID-19 – El síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico (MIS-C, por sus siglas en inglés) es una enfermedad que hace poco que se detecta en niños. Para muchos niños, esta parece ser una complicación del COVID-19. Aparece después de que el niño ha sido infectado por el virus.

Sin embargo, no todos los niños con síntomas de MIS-C son positivos por el virus. Los médicos consideran que como COVID-19 es un virus nuevo y el sistema inmunológico del niño no ha sido expuesto a él, se da una respuesta inmunitaria retrasada al coronavirus.

El sistema inmunológico se sobregira y causa inflamación. MIS-C parece ser un efecto tardío, posterior a la desaparición del virus. La inflamación hace que los vasos sanguíneos tengan fugas. Cuando esto sucede, no llega la sangre a los órganos. Si no llega oxígeno a los órganos, los órganos sufren daños.

En el aspecto clínico, MIS-C puede verse como la enfermedad de Kawasaki , que es una inflamación de los vasos sanguíneos. La enfermedad de Kawasaki no está asociada a un virus específico. En el caso de la enfermedad de Kawasaki, los vasos sanguíneos pueden agrandarse o formar aneurismas.

No se ha reportado que esto suceda con MIS-C. MIS-C tiene una variedad de síntomas que pueden incluir:

  • Fiebre
  • Ojos inyectados en sangre
  • Erupción o piel que se descama
  • Lengua hinchada
  • Hinchazón de las manos y los pies
  • Labios agrietados
  • Ganglio linfático agrandado en el cuello

Otros síntomas pueden incluir:

  • Diarrea
  • Vómitos
  • Dolor de estómago
  • Abdomen hinchado

Llame al médico si su hijo/a tiene cualquiera de estos síntomas. Llame incluso si el niño no ha sido infectado por COVID-19. Recuerde que una cantidad muy pequeña de niños ha desarrollado los signos y síntomas de MIS-C. La mayoría de los niños también se recuperó rápidamente. Aunque MIS-C puede parecer una enfermedad misteriosa, la mayoría de los pediatras conoce esta afección.

¿Cuánto tiempo puede durar un ganglio inflamado?

En la gran mayoría de los casos, los ganglios inflamados no son un problema grave. Generalmente la hinchazón del nódulo linfático desaparece después de que desaparece la enfermedad que la generó. Después de unas semanas, los ganglios linfáticos recuperan gradualmente su tamaño normal.

¿Por qué se hinchan los ganglios del cuello?

Es cualquier nódulo, protuberancia o hinchazón en el cuello. Existen muchas causas de bultos en el cuello. Los bultos o hinchazones más comunes son los ganglios linfáticos inflamados. Estos pueden ser ocasionados por infecciones bacterianas o virales, cáncer ( malignidad ) u otras causas poco comunes.

  1. La inflamación de las glándulas salivales por debajo de la mandíbula puede ser causada por infección o cáncer;
  2. Los bultos en los músculos del cuello son provocados por lesión o tortícolis;
  3. Estos bultos con frecuencia se encuentran en la parte frontal del cuello;
See also:  Para Ser Epidemiologo Hay Que Ser Medico?

Los bultos en la piel o justo por debajo de la piel suelen ser causados por quistes , como los quistes sebáceos. La glándula tiroides también puede producir hinchazón, o uno o más bultos. Esto puede deberse a una enfermedad tiroidea o a cáncer. La mayoría de los cánceres de la glándula tiroides tienen un crecimiento lento.

A menudo son curables mediante cirugía, incluso si han estado presentes durante varios años. Todos los bultos del cuello en niños y adultos se deben revisar inmediatamente por parte de un proveedor de atención médica.

En los niños, la mayoría de ellos son causados por infecciones que se pueden tratar. El tratamiento se debe iniciar rápidamente para prevenir complicaciones o la diseminación de la infección. A medida que los adultos envejecen, la probabilidad de que el bulto sea un cáncer aumenta. Los bultos en el cuello por un ganglio linfático inflamado pueden ser causados por:

  • Infección bacteriana o viral
  • Cáncer
  • Enfermedad tiroidea
  • Reacción alérgica

Los bultos en el cuello debidos a una glándula salival inflamada pueden ser causados por:

  • Infección
  • Paperas
  • Tumor en la glándula salival
  • Piedra en el conducto salival

Consulte a su proveedor para que le traten la causa del bulto en el cuello. Llame a su proveedor si presenta bultos o una hinchazón anormal en el cuello. El proveedor tomará la historia clínica y realizará un examen físico. Le pueden hacer preguntas como:

  • ¿Dónde se localiza el bulto?
  • ¿Es un bulto duro, blando, flexible (se mueve ligeramente), parecido a una bolsa (quiste)?
  • ¿No produce dolor?
  • ¿Se presenta hinchazón en todo el cuello?
  • ¿Ha estado aumentando de tamaño? ¿Durante cuántos meses?
  • ¿Tiene una erupción u otros síntomas?
  • ¿Presenta dificultad respiratoria ?

Si se le diagnostica bocio en la tiroides, puede necesitar tomar medicamentos o someterse a una cirugía para extirparlo. Si el proveedor sospecha de un nódulo tiroideo, puede necesitar los siguientes exámenes:

  • Tomografía computarizada de la cabeza o del cuello
  • Gammagrafía de la tiroides radiactiva
  • Biopsia de la tiroides

Si el bulto es causado por una infección bacteriana, es posible que necesite tomar antibióticos. Si la causa es una masa benigna o un quiste, es posible que se requiera cirugía para extirparlo. Protuberancia en el cuello Bell EB, Nugent A, El-Deiry MW. Differential diagnosis of neck masses. In: Flint PW, Francis HW, Haughey BH, et al, eds. Cummings Otolaryngology: Head & Neck Surgery.

Esto es particularmente cierto para aquellas personas que fuman o beben mucho alcohol. La mayoría de los bultos en los adultos no son cánceres. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2021:chap 113. Pfaff JA, Moore GP.

Otolaryngology. In: Walls RM, Hockberger RS, Gausche-Hill M, eds. Rosen’s Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 62. Wareing MJ. Ear, nose and throat. In: Glynn M, Drake WM, eds. Hutchison’s Clinical Methods.

  • 24th ed;
  • Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 21;
  • Versión en inglés revisada por: Linda J;
  • Vorvick, MD, Clinical Associate Professor, Department of Family Medicine, UW Medicine, School of Medicine, University of Washington, Seattle, WA;

Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A. Editorial team. Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc..

¿Qué tan peligrosos son los ganglios?

Las linfadenopatías son aumento del tamaño de los nódulos (ganglios) linfoides y pueden ser secundarias a una inflamación aguda, una inflamación crónica, o infiltración por células madre malignas. La función de estos ganglios es servir de filtro de antígenos (sustancia extraña) que reconoce y reacciona contra ellas, desencadenando una respuesta del sistema inmune que atrapa estas sustancias.

  1. En el curso de esta reacción, el nódulo por sí mismo aumenta de tamaño;
  2. Generalmente, se considera un ganglio linfático ha aumentado de tamaño cuando mide más que un 1 cm; sin embargo, esto puede variar, dependiendo de la localización y la edad del paciente;

En general los niños menores de 10 años tienen una hipertrofia del sistema inmunitario y nódulos de hasta 2 cm que pueden ser considerados normales, y en algunas situaciones clínicas. En pediatría, la mayoría de las veces que hay aumento del tamaño de los ganglios, están asociados a infecciones virales que son auto-resolutivas, es decir, que no necesitan ningún tratamiento adicional. ¡Signos para consulta urgente!

  • Si los ganglios se palpan en varios sitios del cuerpo.
  • Si hay fiebre, malestar general, pérdida de peso, sudoración nocturna, sangrado por nariz, encías o “morados” en la piel.
  • Ganglio de crecimiento rápido.
  • El ganglio está rojo, caliente y doloroso.

Etiología y evolución La linfadenopatía cervical (en el cuello) es común en pediatría, puede hacer parte de una respuesta local al virus, que invaden la orofaringe o el tracto respiratorio (Adenovirus, Coxsackie) o una respuesta más generalizada del sistema inmune a una infección viral que afecta varios sitios del organismo, es decir, una infección sistémica, como las producidas por el Virus Epstein Barr, Citomegalovirus, Virus Herpes 6 o Virus de la Inmunodeficiencia Humana. Las linfadenopatías se clasifican en agudas cuando la duración es menor a 2 semanas, subaguda cuando la duración es de 2 a 6 semanas y crónicas cuando la duración es mayor a 6 semanas. Las principales causas de linfadenopatías se resumen para recordarlas, con la mnemotecnia MIAMI (por sus siglas en inglés): Malignidades, Infecciones, desórdenes autoinmunes, misceláneas o condiciones inusuales y causas Iatrogénicas.

De acuerdo con reportes en la literatura, se sabe que entre el 45 y el 55% de los niños tienen adenomegalias (ganglios aumentados de tamaño), cuando consultan por otro motivo. Estas, en general, tienen un origen infeccioso y son benignas.

Las características de los ganglios deben ser evaluadas para observar si hay calor, eritema, sensibilidad, movilidad, fluctuación y consistencia. La presencia de pequeños ganglios, muy comunes y que se palpan bajo la piel, se asocia, por lo general, a reactividad e infecciones virales; en cambio, un ganglio duro, irregular, firme, no doloroso y fijo puede indicar una malignidad.

  1. Sin embargo, no hay especificidad del tamaño del ganglio para indicar malignidad;
  2. Cuando los ganglios se presentan en ambos lados del cuello (bilaterales), con síntomas generales y respiratorios, se asocian a infecciones virales del tracto respiratorio superior, muy comunes en edad pediátrica como rhinovirus, adenovirus, parainfluenza, entre otros;

El virus epstein y el Citomegalovirus pueden causar también este tipo de adenitis en el contexto de un cuadro conocido como mononucleosis infecciosa, que se presenta con fiebre, malestar general, faringitis, en ocasiones con aumento del tamaño del bazo y del hígado y puede ocasionar este tipo de ganglios aumentados, por varias semanas.

Cuando la linfadenitis cervical es de un solo lado (unilateral), se puede asociar a infecciones bacterianas como las ocasionadas por el staphylococcus aureus y el streptococcus pyogenes. Estas adenitis pueden resultar de infecciones respiratorias, faríngeas, dentales o en el cuero cabelludo.

También puede haber otro tipo de bacterias de la mucosa oral, cuando hay presencia de abscesos dentales o infecciones gingivales. La enfermedad de Kawasaki, que es un cuadro febril, de etiología no clara, asociado a exantema, conjuntivitis no supurativa, alteraciones en mucosa oral y lengua, edema en palmas y plantas de pies, también presenta adenitis cervical unilateral.

  1. En este medio se debe evaluar la posibilidad de tuberculosis ganglionar, que produce un crecimiento lento del ganglio afectado, que se palpa firme e, inicialmente, no produce síntomas locales;
  2. Hay otro tipo de infecciones menos frecuentes, a tener en cuenta de acuerdo con la clínica del paciente y a factores epidemiológicos;

El médico, al realizar la historia clínica, debe evaluar el tiempo de evolución, síntomas asociados y características observadas. También se deben explorar algunas claves epidemiológicas que permitan aclarar el diagnóstico, como: exposiciones a otras personas con enfermedades infecciosas, exposición a animales, picaduras de insectos, viajes recientes, historia de uso de medicamentos, hábitos personales, especialmente en adolescentes, como consumo de cigarrillo, alcohol, uso de sustancias psicoactivas y vida sexual.

De la misma manera, revisar consumo de carne mal cocida y agua no tratada, consumo de leche sin pasteurizar, historia de vacunación y enfermedades de base. Es importante consultar cuando se encuentren ganglios palpables, pues el pediatra o el infectólogo pediatra, de acuerdo con la sospecha diagnóstica, define qué tipo de exámenes o estudios de imágenes requiere el paciente.

Aunque la mayoría no requerirán mayores estudios, en determinadas situaciones, sí deben realizarse para diferenciar de otras patologías. El manejo depende de la etiología, pues la mayoría son de origen viral, benignas y autolimitadas y su tratamiento será sintomático, es decir, no requiere ningún tratamiento específico.

En algunas ocasiones, dependiendo de las características, evolución clínica y sospecha diagnóstica, requerirán uso de antibióticos orales o endovenosos, realización de biopsia o escisión completa del ganglio y, con menor frecuencia, práctica de otros estudios complementarios y evaluación por otras especialidades.

Solicitud de TeleConsulta: 602 3319090 Ext. 7907. Descargue el artículo aquí:  .

¿Cuándo tienes Covid se te inflaman los ganglios?

Otras afecciones vinculadas a COVID-19 – El síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico (MIS-C, por sus siglas en inglés) es una enfermedad que hace poco que se detecta en niños. Para muchos niños, esta parece ser una complicación del COVID-19. Aparece después de que el niño ha sido infectado por el virus.

Sin embargo, no todos los niños con síntomas de MIS-C son positivos por el virus. Los médicos consideran que como COVID-19 es un virus nuevo y el sistema inmunológico del niño no ha sido expuesto a él, se da una respuesta inmunitaria retrasada al coronavirus.

El sistema inmunológico se sobregira y causa inflamación. MIS-C parece ser un efecto tardío, posterior a la desaparición del virus. La inflamación hace que los vasos sanguíneos tengan fugas. Cuando esto sucede, no llega la sangre a los órganos. Si no llega oxígeno a los órganos, los órganos sufren daños.

  1. En el aspecto clínico, MIS-C puede verse como la enfermedad de Kawasaki , que es una inflamación de los vasos sanguíneos;
  2. La enfermedad de Kawasaki no está asociada a un virus específico;
  3. En el caso de la enfermedad de Kawasaki, los vasos sanguíneos pueden agrandarse o formar aneurismas;

No se ha reportado que esto suceda con MIS-C. MIS-C tiene una variedad de síntomas que pueden incluir:

  • Fiebre
  • Ojos inyectados en sangre
  • Erupción o piel que se descama
  • Lengua hinchada
  • Hinchazón de las manos y los pies
  • Labios agrietados
  • Ganglio linfático agrandado en el cuello

Otros síntomas pueden incluir:

  • Diarrea
  • Vómitos
  • Dolor de estómago
  • Abdomen hinchado

Llame al médico si su hijo/a tiene cualquiera de estos síntomas. Llame incluso si el niño no ha sido infectado por COVID-19. Recuerde que una cantidad muy pequeña de niños ha desarrollado los signos y síntomas de MIS-C. La mayoría de los niños también se recuperó rápidamente. Aunque MIS-C puede parecer una enfermedad misteriosa, la mayoría de los pediatras conoce esta afección.

Adblock
detector