Que Medico Trata El Deficit De Atencion?

Que Medico Trata El Deficit De Atencion
Decidir si un niño tiene trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es un proceso de varios pasos. No hay un único examen para diagnosticar el TDAH y hay muchos otros problemas, como la ansiedad, la depresión y ciertos tipos de trastornos del aprendizaje, que pueden presentar síntomas similares.

  1. Esta página le proporciona una descripción general de cómo se diagnostica el TDAH;
  2. Si le preocupa que un niño pueda tener TDAH, el primer paso es hablar con un profesional de atención médica para averiguar si los síntomas corresponden con el diagnóstico;

El diagnóstico puede ser hecho por un profesional de salud mental, como un sicólogo o un siquiatra, o un proveedor de atención primaria, como un pediatra. La Academia Estadounidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP) recomienda que los profesionales de atención médica les pregunten a los padres, maestros y otros adultos que cuiden al niño sobre la conducta que este tiene en diferentes contextos, como en el hogar, en la escuela o al interactuar con sus pares.

¿Cómo puedo saber si tengo deficit de atención?

¿Cómo saber si mi hijo tiene déficit de atención?

Falta de atención – Un niño que manifiesta un patrón de falta de atención a menudo presenta las siguientes características:

  • No es capaz de prestar atención minuciosa a los detalles o comete errores por descuido en los trabajos escolares
  • Le cuesta permanecer concentrado en tareas o juegos
  • Parece no escuchar, incluso cuando se le habla directamente
  • Tiene dificultades para seguir instrucciones y no logra terminar las tareas o los trabajos escolares
  • Tiene problemas para organizar tareas y actividades
  • Evita o le disgustan las actividades que requieren un esfuerzo mental de concentración, como la tarea escolar
  • Pierde los elementos necesarios para las tareas o las actividades, por ejemplo, juguetes, asignaciones escolares, lápices
  • Se distrae fácilmente
  • Se olvida de hacer algunas actividades diarias, como las tareas del hogar

¿Qué pasa si no se trata el deficit de atención?

Se trata de evitar los síntomas antes de disponer de un correcto diagnóstico y de un tratamiento eficaz y seguro. Desgranaremos una decena de mitos. – Los padres tienen la culpa del TDAH y el diagnóstico es poco fiable. Su origen es biológico, con un alto porcentaje de transmisión genética (75%). La afección tiene varias posibilidades:

  • Altera el nivel de actividad, por su componente hiperactivo.
  • Inhibe o frena ideas, pensamiento o comportamiento, por la impulsividad.
  • Altera la atención sobre las acciones, por la inatención.

Los niños afectados se encuentran con problemas serios de atención y concentración, una actividad inadecuada e impulsividad. Pero ello no es culpa de los padres, quienes en ocasiones no saben controlar al niño de modo eficaz. Por ello, no deben aceptar que se les culpe por ello, igual que no se les culpa por otras enfermedades. Existen en todo el mundo asociaciones de padres con hijos que padecen TDAH.

  • Este trastorno psiquiátrico afecta a la capacidad de las personas que lo padecen;
  • Su diagnóstico es muy fiable;
  • – El TDAH es una enfermedad nueva, existe en EE;
  • UU;
  • , es un invento;
  • El TDAH se conoce así desde 1994, pero se conoce desde 1865, fecha en la que aparece en el cuento “Der Stuwwelpeter”;

Inicialmente, se llamó Disfunción Cerebral Mínima, en 1950 se denominó Síndrome Hipercinético y una década después Síndrome del Niño Hiperactivo o Reacción Hipercinética de la Infancia. A partir de 1980 se llamó Trastorno por Déficit de Atención (con o sin Hiperactividad) (TDA con H, TDA sin H).

Existen tres subtipos: combinado, inatento e hiperactivo-impulsivo. Su frecuencia es parecida en todo el mundo, oscilando entre el 2 y el 6%. – Los síntomas de TDAH son leves, es una enfermedad falsa, debida a la poca paciencia de los padres, el perfeccionismo y la excesiva exigencia.

Si no se trata el TDAH, éste tiene un efecto negativo sobre el niño, ya que reduce notablemente el rendimiento académico y aboca al fracaso escolar: repetición de curso, abandono de estudios, etc. Si pasan de curso, arrastran lagunas en el conocimiento que hacen más duro el nivel siguiente.

  1. También se ve afectada su vida social y emocional por problemas en las relaciones con los compañeros por su impulsividad;
  2. Tienen pocos amigos y poco duraderos, a lo que contribuyen los fracasos repetidos en el colegio y el mal comportamiento;

Esta situación puede desembocar en cuadros de depresión. Además, los niños con TDAH no tratados desarrollan comportamientos negativistas: desobediencia, desafío, incluso abuso de alcohol y drogas (de modo especial porros). Si estos niños no reciben un tratamiento correcto, en el futuro sus trabajos estarán por debajo de su capacidad.

  1. A ello se añaden problemas como más embarazos a edades tempranas, mayor tasa de abuso de sustancias, menor progresión laboral y menor retención de un empleo;
  2. – El TDAH afecta sólo a niños y desaparece después;

Algunos síntomas de hiperactividad disminuyen con el paso de los años, perdiendo intensidad, pero la inatención y, sobre todo, la impulsividad persisten en adolescentes y adultos. Un tercio de los niños con TDAH dejará de tenerlo TDAH antes de la adolescencia , la tercera parte dejará de tener TDAH antes de la edad adulta, y el tercio restante seguirá teniendo TDAH de adultos.

Pero algunos mantienen síntomas que les afectan, por lo que se considera al TDAH un problema crónico que requiere manejo a largo plazo. – El TDAH sólo afecta a los niños y no a las niñas. El TDHA pasa más desapercibido en niñas, porque tienen menos hiperactividad y oposicionalidad, es decir, son menos negativas en la conducta y en el aprendizaje –no suelen tener problemas de rendimiento escolar hasta la Secundaria-, sufren menos depresión, pero padecen más trastornos de ansiedad.

– El TDAH lo debe diagnosticar y tratar el neurólogo o neuropediatra. Si no mejora, el psiquiatra infantil. Para manejar correctamente el TDHA y prevenir sus complicaciones, se requiere un diagnóstico correcto y temprano. Los padres y el entorno escolar del niño son los primeros que pueden sospechar de un TDHA.

Un pediatra experto y formado puede efectuar un diagnóstico inicial e iniciar un tratamiento. El diagnóstico definitivo lo realiza un psiquiatra del niño y del adolescente, neuropediatra, psiquiatra, o psicólogo clínico.

Cuando se tiene ya el diagnóstico, se diseña un plan de tratamiento, en el que pueden participar un psicólogo clínico, pedagogo, profesor de apoyo, y otros profesionales. El psiquiatra infantil y adolescente es un experto en el TDAH que ayuda a los padres y al niño.

  1. – Tratar el TDAH sin medicación, porque los fármacos son peligrosos, y si no mejora, se puede usar medicación;
  2. Tratar el TDAH debe incluir entrenar a los padres sobre el TDAH y el manejo de la conducta del niño; apoyo y adaptación escolar; y, un tratamiento médico con una medicación que mejore los déficits en neurotransmisores en algunas zonas del cerebro;
See also:  Como Cancelar Un Seguro Medico?

Los padres podrán ayudar mejor a sus hijos en la medida en que sepan más. Además, conviene que cuenten con un médico experto en niños con TDAH, con disponibilidad y paciencia para seguir al niño. Respecto a los padres, ello pueden definir reglas claras de consecuencias y premios ante algunos comportamientos; colaborar con el niño en las tareas fraccionándolas; aumentar la estructura y el orden de la casa; definir rutinas estables y predecibles de organización del tiempo; eliminar distracciones; modificar la conducta del niño; y motivarles.

Existen varias medicinas eficaces frente al TDAH aprobadas para su uso: los estimulantes (en España Metilfenidato: Rubifén®, Concerta® y Medikinet®; fuera de España también Dextro- metilfenidato, dextroanfetamina y mezcla de sales de anfetamina).

Actúan principalmente sobre la dopamina. También ayudan las medicaciones no estimulantes, como atomoxetina (Strattera®) con efecto principalmente sobre la noradrenalina. Su elección debe hacerse de forma individualizada. Habrá una fase inicial del tratamiento en la que se busca la dosis adecuada, una fase de mantenimiento y una fase de perfeccionamiento, con retoques y atención a problemas emergentes o nuevos síntomas.

– Es mejor la psicoterapia u otros abordajes no farmacológicos frente a la medicación La psicoterapia que ayuda al niño con TDAH es el entrenamiento de los padres sobre los síntomas, y el control y manejo del comportamiento del niño.

La psicoterapia psicoanalítica, la de juego, ni el entrenamiento cognitivo para “mejorar” la concentración, memoria o atención no funcionan con el TDHA. Es beneficioso el apoyo escolar, con técnicas de estudio, recuperando las áreas de especial dificultad o retraso del niño respecto a sus compañeros.

  1. No existe evidencia de que métodos mágicos, de alto coste económico, sirvan para nada;
  2. Conviene desconfiar de los remedios fáciles que prometen “curación” permanente, rápida, sin esfuerzo y con gran desembolso económico inicial;

Igual ocurre con tratamientos no publicados en revistas científicas, que conlleven el uso de algún artilugio patentado o medicación con componente secreto o no claramente conocido. – Las medicaciones producen adicción, porque son drogas El metilfenidato no produce adicción.

Aunque químicamente es similar a la anfetamina, a dosis normales en TDAH y por vía oral no produce efecto euforizante. Es más, reduce el riesgo de que el niño en el futuro abuse de drogas, porque disminuye su impulsividad.

Sin embargo, dosis altas de metilfenidato podrían causar efecto euforizante, por lo que en chicos que abusan de drogas o alcohol, debe controlarse cercanamente. Son los padres quienes deben guardar y administrar la medicación. La forma OROS®-Metilfenidato al ser una cápsula de liberación prolongada, tiene menor riesgo de abuso.

La atomoxetina tampoco produce ningún efecto euforizante ni tiene riesgo de adicción. 10. – La medicación afecta al crecimiento del niño Ante la preocupación de los padres por si la medicación afecta al crecimiento de sus hijos, algunos estudios han mostrado un crecimiento más lento en los primeros 3 años de tratamiento, aunque la significación clínica de éstos datos es difícil de valorar.

Otros estudios encontraron una menor talla de los niños con TDAH tratados con estimulantes a los 18 años, pero no se ven diferencias después, ya que aparecen tallas similares a la media. En estudios donde se interrumpía el metilfenidato los fines de semana y en vacaciones no se aprecia ventaja en el crecimiento, por lo que es preferible no parar el tratamiento en esos periodos.

¿Qué puedo hacer si tengo deficit de atención?

¿Cómo tratar el déficit de atención sin medicamentos?

¿Qué causa el deficit de atencion?

Causas del TDAH – Los científicos estudian las causas y los factores de riesgo para intentar encontrar mejores maneras de manejar y reducir las probabilidades de que una persona tenga TDAH. Se desconocen las causas y los factores de riesgo del TDAH, pero investigaciones actuales muestran que la genética tiene un papel importante. Además de la genética, los científicos están estudiando otras causas y factores de riesgo posibles que incluyen los siguientes:

  • Lesión cerebral
  • Exposición ambiental (p. ej. , al plomo)
  • Consumo de alcohol o tabaco durante el embarazo
  • Parto prematuro
  • Bajo peso al nacer

Los resultados de investigaciones no respaldan las opiniones populares de que el TDAH se origina por comer demasiada azúcar, ver demasiada televisión, por las técnicas de crianza o por factores sociales y ambientales, como la pobreza o el caos familiar. Por supuesto, muchas cosas, incluidas estas, podrían empeorar los síntomas, especialmente en ciertas personas, pero no hay suficientes datos de peso como para concluir que son las causas principales del TDAH.

¿Cómo ayudar a un niño con déficit de atención?

¿Cómo se debe tratar a un niño con deficit de atencion?

¿Cuántos años vive una persona con TDAH?

Diferentes factores de riesgo – El equipo descubrió un conjunto de distintos factores de riesgo durante cada etapa de desarrollo. Estos factores de riesgo relacionados con el TDAH son el dominio cognitivo, familiar, educativo, laboral, financiero, sexual, de conducción y relacionados con la salud.

  • Después, los investigadores utilizaron una calculadora de base de datos de la Universidad de Connecticut para determinar exactamente cómo puede traducirse cada factor de riesgo en años de pérdida de vida Los resultados de este análisis mostraron que la expectativa de vida se reduce en casi nueve años saludables (ocho años en total) para aquellos que tenían TDAH durante la infancia en comparación con un grupo de control;

Los pacientes cuyo TDAH persistió en la edad adulta vieron una reducción adicional de cinco años en la esperanza de vida. En comparación con un grupo de control, los adultos con TDAH pueden esperar que se acorte su vida de 11 a 13 años en comparación con sus compañeros de edad y perfil de salud similares.

  1. La publicación del estudio se publicará en el Journal of Attention Disorders;
  2. Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas;
See also:  Reconocimiento Medico Que Es?

Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario..

¿Qué tipo de discapacidad es el deficit de atencion?

El espectro de los trastornos por déficit de atención con o sin hiperactividad, popularmente conocidos por las siglas TDA/ TDAH, son trastornos del neurodesarrollo, es decir, que se trata de un problema con bases neurológicas y que afecta al desarrollo psicosocial de quién lo padece.

¿Cómo duermen las personas con TDAH?

Usted puede darse cuenta de cómo las dificultades de su hijo con la atención, el autocontrol y la función ejecutiva afectan sus actividades durante el día. Pero ¿cómo lo afectan durante la noche? ¿Cómo los síntomas del TDAH afectan el sueño? Los investigadores están estudiando la relación entre el TDAH y el sueño. Cuando los niños con TDAH tienen problemas para dormir, esto es lo que podría observar:

  • Tienen dificultad para tranquilizarse en la noche.
  • Dicen que no pueden dejar de pensar cuando intentan conciliar el sueño.
  • Están inquietos y se despiertan durante la noche.

Ciertas tendencias presentes en los niños con TDAH pueden evitar que duerman bien:

  • Los niños con TDAH pueden tener problemas con la autorregulación. Eso puede evitar que pasen de la actividad al descanso.
  • Los niños con TDAH son más propensos a tener pesadillas, mojar la cama y tener trastornos del sueño, como el síndrome de las piernas inquietas.
  • Los niños con TDAH tienden a posponer hacer la tarea escolar u otras actividades hasta el último minuto. Eso puede causar que estén inquietos en la noche.
  • Los preadolescentes y adolescentes con TDAH puede que reporten que se sienten más productivos durante las horas tranquilas de la noche. Por ello, fácilmente podrían desarrollar el hábito de permanecer despiertos hasta muy tarde.
  • Muchos niños con TDAH también tienen problemas de ansiedad. Su ansiedad puede que se manifieste durante la noche, ya que tienen menos actividades que los distraigan. Esto podría dificultarles que se queden dormidos o permanezcan dormidos.

Todos estos desafíos nocturnos pueden causar somnolencia en la mañana y dificultad para empezar el día y permanecer alerta. Y eso con frecuencia genera irritabilidad y más inatención. Puede ser un ciclo difícil de romper. Pero hay cosas que usted puede hacer para detenerlo, o incluso evitar que comience:

  • Supervise las rutinas y las horas de sueño de su hijo. Si a menudo parece cansado durante el día o tiene dificultad para conciliar el sueño en la noche, lleve un registro de sus patrones de irse a la cama, quedarse dormido y despertarse.
  • Fomente la actividad física después de la escuela. Los niños y adolescentes que no hacen suficiente ejercicio suelen tener más dificultad para quedarse dormidos en la noche.
  • Comience una rutina para la hora de dormir. Empiece el proceso por la tarde. Establecer una rutina para irse a la cama puede llevar tiempo, pero es importante para crear un ciclo de sueño saludable.
  • Sea consistente. Trate de establecer una rutina para dormir que siga el mismo orden todas las noches. Por ejemplo, bañarse, ponerse el pijama, recoger la ropa, arreglar la mochila para el día siguiente y por último leer antes de dormir.
  • Reduzca las actividades estimulantes antes de ir a dormir. Esto se refiere especialmente a los aparatos electrónicos con pantallas (teléfono, tableta, computadora, televisión), cuyo uso en la noche debería ser limitado. Establezca hasta qué hora su hijo puede enviar textos o usar la computadora. Fomente las actividades tranquilas como leer y escuchar música, e intente mantener un ambiente silencioso en la casa cuando se acerca la hora de dormir.
  • Evite la cafeína en la noche. Eso incluye alimentos que contengan cafeína, como el chocolate.
  • Considere usar aparatos que produzcan ruido blanco. Algunos niños lo encuentran beneficioso para desconectarse de los sonidos de la casa y del vecindario.
  • Ayude a su hijo a planificar y priorizar las tareas. Las tareas más importantes deberían hacerse primero. Ayúdelo con estrategias de organización , como dividir las tareas en partes más simples. Esto puede ayudar a los niños a estar al día con sus deberes y terminarlos antes de la hora de dormir.
  • Si su hijo usa un medicamento estimulante, discuta la dosis con el médico. Pregunte al médico de su hijo qué efecto tiene el medicamento para el TDAH en su sueño. Tomar una dosis alta al final del día puede causar que su hijo permanezca despierto muchas horas y que sea necesario ajustar la dosis del medicamento.
  • Mencione los problemas de sueño a la persona que está evaluando a su hijo. Si su hijo será evaluado para determinar si tiene TDAH, asegúrese de discutir los hábitos de sueño de su hijo con la persona que realizará la evaluación. También incluya esa información en la evaluación escrita del TDAH y en el plan de intervención.
  • Maneje la ansiedad crónica. Si es común que a su hijo le cueste quedarse dormido o permanecer dormido, pregúntele si algo le preocupa. Puede que esté pensando constantemente en algo que ya ocurrió o que podría suceder en la escuela o en la casa. Intente que describa sus preocupaciones para que pueda ofrecerle estrategias para manejarlas.
    • Hasta el momento, no se entiende completamente las causas de las dificultades con el sueño en niños que tienen TDAH;
    • Pero está claro que hay una relación entre el TDAH y dormir poco;
    • Muchos niños y adolescentes con TDAH tienen dificultad para quedarse dormidos, permanecer dormidos o despertarse al día siguiente;

    Si el problema persiste, hable con el médico de su hijo.

  • Mencione al doctor si su hijo ronca mucho. También comente cualquier problema respiratorio que haya notado. Eso puede disminuir la calidad de sueño de su hijo aunque no lo mantenga despierto.
  • Investigue sobre técnicas de relajación. Pueden beneficiar a algunos niños.

Dormir bien es importante para todos los niños. Pero cuando los niños tienen dificultades de atención, la falta de sueño complica los desafíos que ya enfrentan.

¿Cómo es una persona con TDA?

Las personas con el TDAH pueden tener problemas para prestar atención, controlar conductas impulsivas (podrían actuar sin pensar en el resultado de sus acciones) o pueden ser demasiado activos. Aunque el TDAH no tiene cura, se puede controlar eficazmente y algunos síntomas pueden mejorar a medida que el niño va creciendo..

¿Quién diagnóstica el deficit de atencion en adultos?

¿Cómo diagnosticamos el TDAH en los adultos? El diagnóstico se lleva a cabo a través de la historia clínica, de cuestionarios desarrollados específicamente para los adultos y, en los casos que el clínico lo considere necesario, de test neuropsicológicos que evalúan las funciones ejecutivas.

Aunque en la actualidad no existe ninguna evaluación médica (analíticas, escáneres, neuroimagen) que pueda determinar el diagnóstico de TDAH, sí existe un análisis farmacogenético que nos ayuda a identificar marcadores que establecen el riesgo de padecer TDAH y ayuda a identificar la medicación más adecuada para cada paciente.

El diagnóstico del trastorno puede suponer un gran alivio para quien ha padecido los síntomas del TDAH desde su niñez pensando que era un problema de su forma de ser. Puede ayudarle a entender muchas de las dificultades con las que se ha encontrado a lo largo de su vida y le permite ver las posibilidades de mejorar al recibir un tratamiento adecuado y al afrontar sus dificultades desde una perspectiva diferente.

Mientras para la mayoría de personas recibir un diagnóstico de TDAH puede ser un punto de inflexión en su vida, es cierto que, para otras, puede ser emocionalmente devastador. Algunas personas pueden sentirse invadidas por la ira, la pena, la culpa o la tristeza, por el hecho de no haber sido reconocidos sus síntomas hasta ser adulto.

Los criterios para el diagnóstico del TDAH según el Manual Diagnóstico de los Trastornos Mentales (DSM-5) son: A. Patrón persistente de inatención y/o hiperactividad-impulsividad que interfiere con el funcionamiento o el desarrollo, que se caracteriza por (1) y/o (2):

  1. Inatención: Seis (o más) de los siguientes síntomas se han mantenido durante al menos 6 meses en un grado que no concuerda con el nivel de desarrollo y que afecta directamente las actividades sociales y académicas/laborales. Para adolescentes mayores y adultos (17 y más años de edad), se requiere un mínimo de cinco síntomas. Con frecuencia a) Tiene dificultades en prestar la debida atención a detalles o por descuido se cometen errores en las tareas escolares, en el trabajo o durante otras actividades (p.

    ej. , se pasan por alto o se pierden detalles, el trabajo no se lleva a cabo con precisión). b) Tiene dificultades para mantener la atención en tareas o actividades recreativas (p. ej. , tiene dificultad para mantener la atención en clases, conversaciones o la lectura prolongada).

    c) Parece no escuchar cuando se le habla directamente (p. ej. , parece tener la mente en otras cosas, incluso en ausencia de cualquier distracción apa- rente). d) No sigue las instrucciones y no termina las tareas escolares, los quehaceres o los deberes laborales (p.

    ej. , inicia tareas pero se distrae rápidamente y se evade con facilidad). e) Tiene dificultad para organizar tareas y actividades (p. ej. , dificultad para gestionar tareas secuenciales; dificultad para poner los materiales y pertenencias en orden; descuido y desorganización en el trabajo; mala gestión del tiempo; no cumple los plazos).

    f) Evita, le disgusta o se muestra poco entusiasta en iniciar tareas que requieren un esfuerzo mental sostenido (p. ej. , quehaceres domésticos, preparación de informes, completar formularios, revisar artículos largos). g) Pierde cosas necesarias para tareas o actividades (p.

    • ej;
    • , materiales escolares, libros, instrumentos, billetero, llaves, papeles del trabajo, gafas, móvil);
    • h) Se distrae con facilidad por estímulos externos por pensamientos no relacionados con la tarea que se realiza;

    i) Olvida las actividades cotidianas (p. ej. , hacer las tareas, hacer las diligencias, devolver las llamadas, pagar las facturas, acudir a las citas).

  2. Hiperactividad e impulsividad: Seis (o más) de los siguientes síntomas se han mantenido durante al menos 6 meses en un grado que no concuerda con el nivel de desarrollo y que afecta directamente a las actividades sociales y académicas- laborales. Para adolescentes mayores y adultos (a partir de 17 años de edad), se requiere un mínimo de cinco síntomas.

Con frecuencia a) Juguetea con o golpea las manos o los pies o se retuerce en el asiento. b) Se levanta en situaciones en que se espera que permanezca sentado (p. ej. , se levanta en la clase, en la oficina o en otro lugar de trabajo, o en otras situaciones que requieren mantenerse en su lugar). c) Corretea o trepa en situaciones en las que no resulta apropiado.

  1. (En adolescentes o adultos, puede limitarse a estar inquieto;
  2. ) d) Es incapaz de jugar o de ocuparse tranquilamente en actividades recreativas;
  3. e) Está “ocupado,” actuando como si “lo impulsara un motor” (p;

ej. , es incapaz de estar o se siente incómodo estando quieto durante un tiempo prolongado, como en restaurantes, reuniones; los otros pueden pensar que está intranquilo o que le resulta difícil seguirlos). f) Habla excesivamente. g) Responde inesperadamente o antes de 
que se haya concluido una pregunta (p.

  • ej;
  • , termina las 
frases de otros; no respeta el turno de conversación);
  • h) Le es difícil esperar su turno (p;
  • ej;
  • , mientras espera en una cola);
  • i) Interrumpe o se inmiscuye con otros (p;
  • ej;
  • , se mete en las conversaciones, juegos o actividades; puede empezar a utilizar las cosas de otras personas sin esperar o recibir permiso; en adolescentes y adultos, puede inmiscuirse o adelantarse a lo que hacen otros);

Algunos síntomas de inatención o hiperactivo-impulsivos estaban presentes antes de los 12 años. Varios síntomas de inatención o hiperactivo-impulsivos están presentes en dos o más contextos (p. ej. , en el trabajo; con los amigos o parientes; en casa, etc. Deben existir pruebas claras de que los síntomas interfieren con el funcionamiento social, académico o laboral, o reducir la calidad de los mismos.