Que Es Un Tratado Medico?

Que Es Un Tratado Medico

Tratado de medicina –

    Normal 0 false false false EN-GB X-NONE X-NONE MicrosoftInternetExplorer4 /* Style Definitions */ table. MsoNormalTable
  • Cumplimiento en la práctica médica (G. Reach)
  • Farmacocinética de los medicamentos (C. Verstuyft, L. Becquemont, S. Mouly)
  • Exoftalmos (A. Ducasse, I. Larré)
  • Bocio (J. -L. Wémeau, C. Bauters, C. Do Cao)
  • Polialgias (M. Gayraud)
  • Polidipsia-poliuria (N. Tabibzadeh, E. Vidal-Petiot, M. Flamant, J. -P. Haymann)
  • Prurito (F. Cordoliani)
  • Trastornos esfinterianos urinarios (M. Teng, G. Robain)
  • Úlcera genital (B. Chaine)
  • Alteraciones de la magnesemia (A. Blanchard, R. Vargas, M. Livrozet)
  • Velocidad de sedimentación globular elevada (L. Jeantin, J. Cosserat)
  • Alergia alimentaria (G. Kanny, M. -A. Khelifi-Touhami)
  • Radioterapia (F. Huguet, B. Durand, L. Monnier)
  • Hipotensión ortostática: mecanismos, etiología y principios de tratamiento (I. Marroun)
  • Isquemia aguda de un miembro: orientación diagnóstica y tratamiento (J. Emmerich, A. Stansal)
  • Consulta de anestesia (P. Zetlaoui)
  • Hiperparatiroidismo primario (P. Houillier, F. Mifsud)
  • Hipoparatiroidismo (P. Houillier, F. Mifsud)
  • Amenorrea (S. Christin-Maitre, L. Laot, M. Bretault)
  • Cirugía de la obesidad: requisitos, interés y límites (D. Moszkowicz, N. Portmann, J. Rufin, S. Ledoux)
  • Prescripción dietética en la hipertensión arterial (J. Blacher, J. Vay-Demouy, P. Neudorff, S. Kretz, E. Sorbets)
  • Cuidados paliativos y acompañamiento en geriatría (L. Aubert, M. Denis, T. Cudennec, S. Moulias, L. Teillet, M. Pépin)
  • Trastornos de la hidratación, trastornos hidroelectrolíticos, insuficiencia renal aguda, trastornos del metabolismo fosfocálcico (F. Guerville, C. Villain, J. -B. Beuscart)
  • Síncope en el anciano (F. Puisieux)
  • Sospecha de infección genital alta (Y. Athiel)
  • Dificultad sexual en la mujer (J. Waynberg)
  • El médico general en el control del embarazo (Y. Athiel, L. Benoit, L. Guilbaud, J. -M. Jouannic)
  • Leucemia aguda en adultos (C. Recher, F. Huguet)
  • Tratamientos antiplaquetarios (P. Gaussem, N. Ajzenberg)
  • Estados trombofílicos + LPA (P. Morange, P. Suchon, M. -I. Kosta)
  • Pancreatitis aguda (D. Lorenzo, A. Debourdeau)
  • Reflujo gastroesofágico (F. Zerbib, A. Berger)
  • Fisuras y ulceraciones anales (P. Godeberge)
  • Endocarditis infecciosa: del diagnóstico al tratamiento (P. Tattevin, D. Luque-Paz, I. Lakbar)
  • Infecciones nosocomiales e infecciones asociadas al tratamiento médico (P. Astagneau, A. Gaudichon)
  • Glucopéptidos (C. Rabaud, A. Corbel)
  • Antivirales (a excepción del VIH y la hepatitis) (H. Agut)
  • Policondritis atrofiante (T. Papo)
  • Clasificación de las vasculitis sistémicas (L. Guillevin)
  • Periarteritis nodosa (L. Guillevin)
  • Enfermedades autoinflamatorias monogénicas (S. Georgin-Lavialle, G. Grateau, L. Savey)
  • Tumores uroteliales de la vejiga y de la vía excretora superior (M. Rouprêt, U. Pinar, C. Billault)
  • Tumores renales (M. Rouprêt, R. Renard-Penna, M. Peycelon, U. Pinar)
  • Tumores testiculares (M. Rouprêt, U. Pinar, M. Peycelon, R. Renard-Penna)
  • Prostatitis y epididimitis (M. Rouprêt, U. Pinar, V. Phé)
  • Cistitis intersticial (M. Rouprêt, U. Pinar, S. Drouin)
  • Regreso a casa del paciente operado de las vías urinarias (M. Rouprêt, U. Pinar, C. Billault)
  • Paciente con sonda vesical permanente a domicilio (M. Rouprêt, U. Pinar, V. Phé)
  • Litiasis urinaria: tratamiento en urología (M. Rouprêt, U. Pinar, C. Champy)
  • Cáncer de próstata: estrategias diagnósticas y terapéuticas (M. Rouprêt, M. Baboudjian, G. Ploussard)
  • Deterioro repentino de la función visual (B. Bodaghi, H. Zeghidi)
  • Condiciones orbitales (J. Vu-Landman)
  • Ojo seco (R. Farhat, J. -L. Bourges)
  • Uveitis (P. Duraffour)
  • Cataratas (S. Touhami)
  • Diagnóstico y tratamiento de los acufenos (C. Nicolas-Puel, J. -C. Ceccato, P. Tran Ba Huy, B. Carlander, G. Gascou)
  • Otalgia (F. Blanc, M. Mondain)
  • Epistaxis (G. Mortuaire, T. Vanderhaegen)
  • Cánceres otorrinolaringológicos: conducta práctica y tratamiento (A. Dupret-Bories, B. Vairel, E. Chabrillac, V. Sarradin, P. Mazerolle, A. Modesto)
  • Prurito idiopático (E. Brenaut)
  • Actitud diagnóstica y terapéutica ante la sospecha de infección broncopulmonar aguda en pacientes inmunocompetentes (G. Voiriot, F. Schlemmer, M. Fartoukh)
  • Anomalías respiratorias en el paciente infectado por el virus de la inmunodeficiencia humana (P. Choinier, J. Cadranel, A. Parrot)
  • Asma (a excepción del asma aguda) (C. Taillé, M. Le Brun, A. Justet)
  • Síndrome depresivo (E. Neff)
  • Reglas de prescripción de psicótropos durante el embarazo (R. Wallaert, A. Kipman, N. Dantchev, N. Carena)
  • Prescripción de fármacos psicotrópicos en los ancianos (C. Hanon, F. Hozer, N. Hoertel, R. Pascal de Raykeer, P. Lavaud, A. Seigneurie, F. Limosin)
  • Estados depresivos en la adolescencia (O. Bonnot)
  • Osteoartritis de la rodilla (J. Sellam, I. Kouki, A. Courties)
  • Infiltraciones espinales, articulares y periarticulares (E. Chorin, E. Legrand)
  • La caries dental, un problema de salud pública (M. Zanini, A. Tenenbaum, S. Azogui-Lévy)
  • Enfermedad periodontal y salud general (B. Sojod, J. -M. Périer, A. Zalcberg, S. Bouzegza, B. Halabi, F. Anagnostou)
  • El papel del médico de cabecera en relación con el paciente trasplantado de órganos (R. Snanoudj, A. Scemla)
  • Obesidad infantil (P. Tounian)
  • Enfermedad por reflujo gastroesofágico en niños (T. Lamireau, R. Enaud, E. Dobremez)
  • Conducta práctica ante las alteraciones del crecimiento (C. Bouvattier, A. -S. Lambert)
  • Tratamiento de las bronquiolitis agudas del lactante (C. Milesi, J. -F. Baleine, G. Cambonie)
  • Trastornos alimentarios en niños pequeños (0-3 años) (J. Le Foll, A. Guédeney)
  • Trastornos alimentarios en niños y adolescentes (N. Godart, C. Doyen, F. Hirot)
  • Oftalmología pediátrica (D. Bremond-Gignac)

Última actualización de esta página: jueves 28 de octubre de 2021. Comité científico

  • Directores científicos:  Thomas Papo (Par Normal 0 false false false EN-GB X-NONE X-NONE MicrosoftInternetExplorer4 /* Style Definitions */ table. MsoNormalTable í s), Julie Cosserat (Par Normal 0 false false false EN-GB X-NONE X-NONE MicrosoftInternetExplorer4 /* Style Definitions */ table. MsoNormalTable í s)
  • Redacción: Albine O’Neill  (Par Normal 0 false false false EN-GB X-NONE X-NONE MicrosoftInternetExplorer4 /* Style Definitions */ table. MsoNormalTable í s)
  • Tratado de medicina El tratado EMC Medicina ha sido creado para los médicos de medicina general, aunque puede ser consultado por los especialistas que buscan una información fuera de su área de competencia. Constituye una ayuda indispensable para el razonamiento clínico y para el seguimiento global del paciente. Presenta un doble enfoque: un enfoque por síntoma – que permite establecer con rapidez el diagnóstico y el tratamiento – y un enfoque por especialidad.

    • Incluye también datos de epidemiología, algoritmos de toma de decisión e informaciones sobre el contexto psicosociológico del paciente;
    • Gracias a la presentación didáctica, esta obra permite al médico un acceso rápido a la información científica para su utilización en la práctica cotidiana;

    El contenido integral de este tratado, regularmente actualizado , es accesible a los abonados individuales en el sitio www. em-consulte. com/es. Complementos electrónicos (iconografías suplementarias, videos, algoritmos de toma de decisiones, informaciones a los pacientes, etc.

    ) enriquecen los artículos on line y completan la versión impresa. El tratado EMC Medicina ha sido creado para los médicos de medicina general, aunque puede ser consultado por los especialistas que buscan una información fuera de su área de competencia.

    Constituye una ayuda indispensable para el razonamiento clínico y para el seguimiento global del paciente. Presenta un doble enfoque: un enfoque por síntoma – que permite establecer con rapidez el diagnóstico y el tratamiento – y un enfoque por especialidad.

    Incluye también datos de epidemiología, algoritmos de toma de decisión e informaciones sobre el contexto psicosociológico del paciente. Gracias a la presentación didáctica, esta obra permite al médico un acceso rápido a la información científica para su utilización en la práctica cotidiana.

    El contenido integral de este tratado, regularmente actualizado , es accesible a los abonados individuales en el sitio www. em-consulte. com/es. Complementos electrónicos (iconografías suplementarias, videos, algoritmos de toma de decisiones, informaciones a los pacientes, etc.

      • Este año la EMC incorpora la novedad de poder consultar los artículos sin tener que esperar a que se publiquen en papel. Los artículos se encuentran disponibles en internet directamente a través de la página correspondiente a su tratado o en el apartado “prepublicación” antes de su inclusión en la actualización trimestral.
    • Artículos gratuitos
        • Pierna hinchada y roja
        • [1-0645]
        • O. Steichen, C. Bachmeyer
        • Infecciones de las vías respiratorias superiores
        • [4-0860]
        • B. Barry, S. Bernard
    • Artículos más consultados
        • Diagnóstico y tratamiento de la coxartrosis
        • [7-0720]
        • T. Conrozier
        • Antibióticos y riñón
        • [5-0180]
        • H. Izzedine, V. Launay-Vacher
        • Paciente con sonda vesical permanente a domicilio
        • [5-0686]
        • V. Phé, M. Rouprêt
        • Lincosamidas
        • [5-0090]
        • J. -P. Stahl
        • Diagnóstico de las parasitosis hepáticas
        • [4-0359]
        • P. Bourée
        • Hipo crónico: síntomas y diagnóstico
        • [1-0710]
        • J. Cabane
        • Tiempo de Quick (tasa de protrombina), INR
        • [1-1167]
        • G. Jourdi, L. Calmette, E. de Maistre, M. -F. Hurtaud, V. Siguret, I. Gouin-Thibault, Groupe français d’étude de l’hémostase et la thrombose (GFHT)
        • Bronquiolitis del adulto
        • [6-0775]
        • M. Fournier, G. Dauriat, G. Thabut, M. Colombat, O. Groussard
        • Farmacocinética de los medicamentos
        • [1-0141]
        • C. Verstuyft, L. Becquemont, S. Mouly
        • Lesiones oclusivas ateromatosas crónicas de la aorta y de los miembros inferiores
        • [2-0450]
        • Y. Georg, F. Koskas
      • Ver +
      • Ver –

    ¿Cuáles son los 7 tratados de Hipócrates?

    ¿Cuál es el tratado de medicina más antiguo?

    El papiro conocido como el Papiro Edwin Smith, el tratado médico más antiguo del mundo, fue adquirido y traducido por el estadounidense a mediados del siglo XIX. Este papiro, data del Imperio Antiguo, el siglo XVII antes de Cristo, unos nueve siglos después de que fueron construidas las tres pirámides de Gizeh, aproximadamente un siglo antes del tiempo en que se establece que vivió Moisés.

    Plasmado en tinta negra y roja, el antiguo escribiente egipcio usó el hierático, un tipo de escritura cursiva que es más abstracta que la ya familiar escritura con dibujos de los jeroglíficos y esto lo hace diferente.

    Revela que la medicina egipcia es la madre de la griega y que los tratados de Hipócrates dan cuenta de la influencia que recibieron de ella, y Dioscórides da todavía muchos nombres de materias médicas en egipcio. Dioscórides, médico griego del siglo I, se interesó en el uso de las plantas como productoras de drogas.

    1. El papiro da el comienzo de un tratado quirúrgico estrictamente racional y bien organizado;
    2. Empieza con las heridas de la cabeza, luego pasa al tronco, etcétera;
    3. Cada caso comprende la descripción clínica, el diagnóstico, la indicación sobre las probabilidades de cura y el tratamiento apropiado;

    Este detalle demuestra con toda evidencia que la medicina egipcia en el Tercer Milenio iba ya por el camino de lo que sería la medicina griega. También muestra que los médicos de la antigüedad tenían una muy buena idea de que la sangre, bombeada por el corazón, fluye a todo el cuerpo y sabían cómo suturar cortaduras.

    • Incluye las descripciones más antiguas que se conozcan de los efectos de lesiones cerebrales, y la meninges, la membrana que cubre el cerebro;
    • Simultáneamente aconseja aplicar miel, que mata bacterias de manera natural, sobre heridas abiertas, y darles a los pacientes un extracto de corteza de sauce, que contiene un analgésico natural que es químicamente similar a la aspirina, y colocar moho sobre las heridas, lo que sugiere que los médicos egipcios se habían topado por casualidad con el principio detrás de la penicilina;

    El autor del papiro documenta 48 casos médicos, que comienzan por la parte superior de la cabeza y bajan gradualmente hasta la parte superior del brazo y el pecho. Y hasta aquí llega el documento, por lo que los expertos deducen que originalmente continuaba hasta los pies.

    1. Trata, en su mayoría, de lesiones traumáticas como punciones y fracturas de huesos, así que pudo haber sido un manual para heridas de batalla y, en un caso específico, aborda la extirpación quirúrgica de un tumor en el pecho;

    Alguien, en su tiempo, y esto es notable, agregó al texto original la receta de una pomada para lucir más joven. Esta joya es propiedad de la Academia de Medicina de Nueva York y en estos días se exhibe por vez primera en el Museo de Arte Metropolitano como parte de la muestra “El Arte de la Medicina en el Antiguo Egipto”.

    James Allen, director de arte egipcio del Metropolitano, comenta: “Lo que sabían sobre el cuerpo humano es muy sorprendente, aunque no siempre lo entendían. Así el documento casi desconocido hoy podrá ser admirado en el museo neoyorquino.

    Además de sus valores como tratado de medicina, de suyo el papiro es una obra del arte plástico por su hermosa caligrafía. Entre los antiguos mexicanos igualmente la práctica de la medicina se describe en numerosos códices, entre ellos el “Nuttall”, donde se representa la escena de la operación de agujerear el tabique nasal, y, en otros, la utilización del alrededor de mil 200 plantas que se utilizaban en la terapéutica.

    • En 1570 el rey Felipe II envió a México a su médico personal, Francisco Hernández quien, en siete años de fatigosa labor durante los cuales gastó la enorme suma de 60 mil ducados, reunió importante cantidad de conocimientos sobre las plantas medicinales del país y recogió un magnífico herbolario;

    Sus manuscritos fueron destruidos por el incendio de 1671 en El Escorial, conservándose hasta el día de hoy, en nuestro país y en Italia importantes extractos de su obra los cuales pueden ser fácilmente consultados. De unos a otros testimonios, la cosa es buena.

    ¿Qué es y significa el Corpus hippocraticum?

    La medicina en tiempos de Hipócrates Leonardo Katz Bercovitz Facultad de Medicina. Campus Xalapa. Universidad Veracruzana RESUMEN Hipócrates, nacido en el siglo IV a. , fue un médico que gozó de gran prestigio, autor de gran número de escritos, que comprenden 72 libros y 59 tratados que integran la Colección Hipocrática o Corpus Hippocraticum, la cual fue recopilada por Ptolomeo en la gran Biblioteca de Alejandría, donde creó un gran centro cultural, con la idea de reunir la totalidad de los conocimientos humanos.

    El método hipocrático expresa una actitud racional, libre de interpretaciones sobrenaturales y religiosas, mediante la observación directa y el estudio del paciente y no de la enfermedad, lo cual permite hacer una evaluación honesta y ayudar a las fuerzas naturales del cuerpo humano.

    La Colección Hipocrática incluye conceptos de anatomía, fisiología, patología general, ginecología, obstetricia, enfermedades mentales, cirugía, diagnóstico, pronóstico y tratamiento; influyendo de manera relevante la ética. De ahí surgió el Juramento de Hipócrates que aún se encuentra vigente.

    Puntos fundamentales de este documento son: El respeto a los maestros, compañeros y discípulos. El tratamiento de los pacientes tendiente a su recuperación. La abstención de toda maldad o daño. No administrar fármacos mortales, aunque se lo pidan.

    En qué se diferencian la investigación médica y el tratamiento médico

    No provocar abortos ni practicar cirugías si no está capacitado; referir al paciente con quien sí lo esté. Practicar su arte en forma sana y pura, manteniendo el secreto profesional de la intimidad humana. No seducir a las mujeres ni a los niños. Y jurar cumplir con todos estos preceptos positivamente, sin caer en falsedades.

    Palabras Clave : medicina hipocrática, ética, observación, evaluación honesta. ABSTRACT Hippocrates, who was born in the IVth century BC, was a doctor of great prestige, author of a great number of documents that include 72 books and 59 treaties that integrate the Hippocratic Collection or Corpus Hippocraticum which was compiled by Ptolomeo in the great Library of Alexandria, where he created a great cultural center with the idea of assembling the totality of human knowledge.

    The Hippocratic method expresses a rational attitude, free of supernatural and religious interpretations; throughout direct observation and study of the patient and not the disease, which allows the assessment of an honest evaluation and helps the natural forces of the human body.

    • The Hippocratic Collection includes anatomical, physiological, general pathology, gynecological, obstetrics, mental diseases, surgerical, diagnostic, prognosis and treatment concepts; influencing, relevantly the ethics;

    This is the origin of the, still valid, Hippocratic Oath. The fundamental aspects of the document are: The respect for the teachers, classmates and disciples. The treatment of the patient with the trent of total recovery. The absence of all evil or damage. Do not administer mortal medicines, even if requested.

    1. Do not provoke abortions or practice surgeries if uncapable or underqualified; transfer the patient to whom is;
    2. The practice of the art in a healthy and pure way, maintaining the professional secret of human intimacy;

    Do not seduce women or children. And swear to perform all these precepts positively, without falseness. Key words : Hippocratic Medicine, ethic, observation, honest evaluation. Hipócrates nació en la Isla de Cos, perteneciente a Grecia, hacia el 406 a. y murió en el año 370 a.

    en Tesalónica. Fue un médico muy conocido, pues ejerció en varios lugares y es autor de un gran número de escritos que se denominan Colección Hipocrática. Otros médicos contemporáneos y posteriores a Hipócrates, que también gozaban de cierta reputación, son: Crisipo (médico filósofo), Euripo de Cnido y Praxágoras.

    Estos dos últimos junto con Hipócrates fueron los creadores de la dietética. Discípulo de ellos fue Serófilo, considerado un gran anatomista en la Escuela de Alejandría a finales del siglo IV a. Hipócrates fue considerado como psicólogo y psiquiatra debido a los tratamientos efectuados en Macedonia y el que llevó a cabo para curar la locura de Demócrito.

    Su apariencia era de un hombre robusto, de rostro noble y solemne, como correspondía al médico ideal. La Colección Hipocrática o Corpus Hippocraticum fue recopilada en el siglo IV a. en la Gran Biblioteca de Alejandría, donde Ptolomeo creó un extraordinario Centro Cultural con la intención de reunir la totalidad de los conocimientos humanos, en los que no podían faltar las obras de Hipócrates, cuyo nombre llegó a ser muy famoso.

    La Colección Hipocrática incluye 72 libros y 59 tratados, los cuales se encuentran organizados coherentemente por materias, por lo que se agrupan a criterios de similitud. Anatomía: Los aspectos anatómicos están dispersos y no guardan una sistematización.

    Poco se mencionan las vísceras, excepto el corazón, mencionando el pericardio, el miocardio, las válvulas, los tiempos de contracción de aurículas y ventrículos, así como los grandes vasos. Los nervios los considera huecos y los confunde con los ligamientos.

    Tampoco hace diferencia entre arterias y venas. Fisiología: El pneuma del aire se inspira por los pulmones y este aire junto con la sangre se encuentra en las arterias, lo cual produce el calor del cuerpo que es indispensable para la vida. La visión depende del cristalino y del humor vítreo.

    1. La retina no corresponde al órgano de la vista;
    2. Los cuatro elementos de la naturaleza (agua, aire, fuego y tierra) están en concordancia con los cuatro humores (humedad, sequedad, calor y frío) y su armonía es esencial para la salud;

    Patología general: La enfermedad tiene como etiología causas internas y externas, como las producidas por los cambios climáticos, la higiene personal, la dieta y el ejercicio físico. La enfermedad tiene tres estados: degeneración de los humores, proceso de cocción y crisis y eliminación de los malos humores.

    En su colección incluye 40 historias clínicas, tan excelentemente elaboradas que es posible conocer de qué padecimientos se tratan. Terapéutica: Aconseja actuar sin interferir la evolución natural de la enfermedad, excepto que existan signos en contrario.

    El tratamiento debe ayudar a la naturaleza. La timidez indica incapacidad y la precipitación es signo de inexperiencia. Se usaban pocos medicamentos: hiervas laxantes, eméticas y narcóticos. Se daba mucha importancia a baños, masajes y dieta, que era escasa y simple.

    • Las sangrías, ventosas y escarificaciones también eran comunes;
    • Diagnóstico: Daban gran importancia a la condición del paciente y el interrogatorio; lo hacían investigando el pasado y el presente del enfermo, poniendo especial atención a sus dolencias, la observación general y cuidadosa del paciente y las características de sus secreciones;

    Se practicaba examen vaginal y se utilizaban sondas y espéculos para observar los orificios. Se aplicaba el oído al pecho y a la espalda para valorar la respiración especialmente, y a los ruidos cardiacos se les daba poca importancia. La palpación permitía obtener información sobre las características de las partes del cuerpo y su temperatura.

    1. El pulso, el gusto y el olfato son datos que debía obtener el médico para tener una valoración total del enfermo;
    2. Pronóstico: El estudio completo del paciente se usaba para pronosticar quién se curaba y quién moría, así como la duración de la enfermedad;

    La confianza de los pacientes y los familiares hacia el médico dependía de la exactitud como predecía la evolución de la enfermedad. Cirugía: La mayor información de los escritos hipocráticos son los referentes a la cirugía. Las fracturas y dislocaciones tratadas con manipulación y métodos conservadores.

    • Las heridas de la cabeza y de otras regiones son descritas minuciosamente, utilizando medicamentos locales, practicando aplicaciones, inserciones y vendajes;
    • Las heridas de guerra tienen una gran connotación, al grado tal que quien desee ser cirujano debe tratar “heridas de guerra”;

    Las hemorragias se trataban por compresión, lavado y aspectos posturales. Indicaban que lo no curable con medicamentos se cura con el cuchillo, y lo que el cuchillo no cura lo hace el fuego, y lo que éste no puede curar es incurable. La ligadura de vasos casi no se menciona.

    1. Las técnicas operatorias se describen minuciosamente, incluyendo la preparación del paciente, la mesa, la iluminación, el instrumental y los asistentes;
    2. Las operaciones más frecuentes son extirpación de tumores, la corrección de fístulas, úlceras y hemorroides;

    Ginecología y obstetricia: El parto se realizaba con la mujer arrodillada sobre un taburete. La presentación cefálica era considerada normal y a la presentación pélvica había que darle la vuelta antes del nacimiento, aunque se creía que el feto era el que tomaba la decisión.

    • Se aconsejaba la expulsión gradual y espontánea de la placenta;
    • Se pensaba que el “semen” que procedía del ovario izquierdo daba lugar a un feto femenino, y si procedía del ovario derecho, el feto era masculino;

    Algunas enfermedades del útero fueron bien descritas, aunque se desconocía su localización exacta en el abdomen. Enfermedades mentales: Los escritos hipocráticos son especialmente descriptivos y precisos en lo que se refiere a los estados emocionales y las enfermedades mentales.

    • La epilepsia y el delírium trémens son incluidos como enfermedades orgánicas, y los trastornos como la depresión y la ansiedad se describen con perspicacia;
    • De igual modo, se toma en cuenta la utilidad médica del sueño;

    Ética: De gran relevancia es la conducta del médico, señalada frecuentemente en la Colección Hipocrática. El prestigio del médico exige que tenga un aspecto sano, sea aseado y vaya bien vestido. Que sea discreto en el aspecto moral y en sus actitudes, que sea reservado y lleve una vida tranquila y sin excesos, mostrándose afable con todo el mundo.

    Señala también quiénes pueden ingresar a la profesión, cómo deben comportarse, lo que deben decir y dar consuelo a sus pacientes. De ahí surgió el Juramento Hipocrático, en el que se señalan aspectos importantísimos que debe seguir el médico durante su formación y a lo largo de toda su vida.

    1º. El respeto a sus maestros, compañeros y discípulos. 2º. El tratamiento dirigido a la recuperación de los pacientes, en la medida de su capacidad y juicio, absteniéndose de toda maldad y daño. 3º. No administrar a nadie un fármaco mortal, aunque se lo pida. No recetar a la mujer ningún abortivo, vivir y practicar su arte en forma sana y pura.

    • 4º;
    • No operar a pacientes si no es capaz de hacerlo, sino referirlos a quien se dedique a estas prácticas;
    • 5º;
    • Al entrar a una casa, hacerlo para el bien de los enfermos, evitando daños voluntarios y actos perversos, desechando seducir a las mujeres o muchachos;

    6º. Callar cuanto vea y oiga, dentro o fuera de su actuación profesional, mantener y no divulgar la intimidad humana, como un secreto. 7º. El cumplimiento de este Juramento “que me conceda gozar de la vida y de mi actividad profesional, rodeado de la consideración de todos, pero si lo violo y juro en falso, que me ocurra todo lo contrario”.

    El método hipocrático expresa una actitud racional libre de interpretaciones sobrenaturales y religiosas. Sus principios se basan en: 1. “Observarlo todo”: Hace un resumen de la génesis e inicio de la enfermedad mediante múltiples preguntas y exploraciones minuciosas, captando muchos aspectos que el paciente no dice en su relato; usa para el diagnóstico todos los sentidos: la vista, el olfato, el gusto y el tacto.

    “Estudio del paciente en vez de la enfermedad”: Lo importante para el médico era la forma en que el paciente sufría la enfermedad; su aspecto, las circunstancias y su forma de vida, la edad del enfermo, su dieta, sus costumbres, la forma de hablar o su silencio, los hábitos, su figura, la forma en que camina o si está acostado, si duerme o padece de falta de sueño, el contenido y origen de los sueños.

    Con todos estos datos, debe estudiarse y razonar su significado. “Evaluación honesta”: El estudio de la patología reunió la precisión, la integridad y lo conciso en sus descripciones. Admitió la necesidad de críticas en el tratamiento y tuvo la capacidad de establecer pronósticos, señalando quien moría y quien vivía.

    “Ayudar a la naturaleza”: La misión del médico es ayudar a las fuerzas naturales del cuerpo humano a lograr el equilibrio de la salud. Su actitud es “curar” y “no perjudicar”. Sin embargo, no siguieron con una actitud pasiva; tenían métodos más activos y directos, como las numerosas técnicas quirúrgicas; disponían de un sistema, una base o una teoría que fundamentara los conocimientos fisiológicos y patológicos.

    • El consejo de Hipócrates es estudiar al paciente en su conjunto, integrado a su ambiente;
    • Señaló: “La vida es corta, el arte es largo, la ocasión fugaz, el experimento engañoso, el juicio difícil;
    • El médico sólo podrá salir airoso en la curación de una enfermedad si lo favorece el enfermo, los asistentes y las circunstancias exteriores”;

    BIBLIOGRAFIA 1. Adams, F: R: The genuine work of Hippocrates. Translated from Greek, with preliminary discourse and annotations. New York: William Wood. 1891. Amundson, D. “Romanticizing the ancient medical profession: The characterization of the physician in the Graeco.

    • Roman novel” Bull;
    • Hist;
    • Med;
    • 1974; 18: 320-37 a;
    • Brock, A;
    • Greek Medicine: Extracts of Medical Writers from Hippocrates to Galen;
    • London and Toronto: J;
    • Dent & sons, 1920;
    • Cohen, M;
    • and Dralkin, I;
    • A sourcebook in Greek Science;

    Cambridge, Mass. Harvard University Press, 1948. Darenberg, Ch. État de la médecine entre Homere et Hippocrate. Paris: Didier, 1869. Darenberg, Ch. Oeuvres choisies d’Hippocrate. Paris: Labe. 1885. Edelstein, L. “The genuine works of Hippocrates”. Bull. Hist. Med. 1939; 7: 236-48 a.

    Edelstein, L. “The Hippocrates Oath: Text, translation and interpretation”. Bull. Hist. Med. Suppl. 1943. Gerster, A. “On the hippocratic doctrine of the injurics of the cranium” Pret. Charaka Club I. 1932; 32. 10. Hippocrates.

    Hippocrates. 4 vols. Greek text with English translation by W. Jones. London: Loeb Classical Library, 1923; 31. 11. Joly, R. “Esclaves et médecines dans la Grèce antique”. Sudhoffs Arch. 1969; 53: 1-14. 12. Katz, A. and Katz, P. “Diseases of the heart in the works of Hippocrates”.

    Br. Heart J. 1962; 24: 257-64. 13. Kump, W. “Health care delivery systems in ancient Greece and Rome”. Pharos, April 1973; 42-48. 14. Long, E. , “Selected reading in phatology from Hippocrates to Virchow”. Sprinfield, III: Charles C.

    Thomas, Publisher, 1929. 15. Lyons, A. , Petrucelli, R. Historia de la Medicina, Ediciones Dogma, 1981; 195-217. 16. Marks, E. The aphorism of Hippocrates. New York: Collins, 1817. 17. Phillips, S. , Aspect of Greek Medicine. New York: St. Martin’s Press, 1973. 18. Richards, D. , “The first aphorism of Hippocrates”.

    ¿Quién es el padre de la medicina?

    Introducción Es una satisfacción recordar las clases magistrales del Dr. Jorge Melgarejo Duran, quien dictaba sus lecciones de anatomía, con minuciosidad, detalle, profundidad y empeño, además de anatomía, sus clases eran matizadas con magnificas referencias sobre la Historia de la Medina, de él supimos que el padre de la Medicina fue el griego Hipócrates de Cos.

    1. Las clases se llevaban a cabo en el tercer piso del edificio central de la Facultad de Medicina, allá por los años 70, el salón era el aula “K”, donde los estudiantes ávidos y deseosos de aprender anatomía de los labios del Gran Maestro, Master en Ciencias Morfológicas, título obtenido en la ciudad de Cali Colombia;

    El dominio de los temas anatómicos era extraordinario, conocía a perfección y profundidad la denominada Biblia de la Anatomía, el libro de Testut. Y además de otros libros como Rouviere. Después de la intervención de la Universidad por la Dictadura de Banzer, se creó el CNES (Consejo Nacional de Educación Superior), nefasta institución que intervino, reformo y conculco la Autonomía Universitaria; ente suprauniversitario que reformó el pensum de la carrera de medicina (y de las demás carreras de la Universidad), dividiendo en dos semestres el año académico.

    • La cátedra de Anatomía tenía la sigla de MOR-201, “Anatomía Macroscópica”, y el texto oficial era Anatomía (Estudio por regiones del cuerpo humano) de Gardner, de 1037 páginas, (1) el mismo que se adaptaba al corto tiempo (4 meses) para aprender anatomía; como se puede apreciar, existe una enorme diferencia con los cuatro tomo de Testut, o los tres tomos de Rouviere;
    See also:  Medico Que Estudia Las Mamas?

    En la introducción, del primer libro, se hace una escueta referencia, entre otras, a la historias de la anatomía. (2) “La anatomía griega tuvo su origen en Egipto. Alcmeón de Crotona (hacia 5000 a. de J. ) proporciona los primeros datos de observación anatómica animal”.

    • “Hipócrates de Cos (hacia 400 a;
    • de J;
    • ) es considerado como uno de los fundadores de la ciencia anatómica (;
    • ) De anatomía (de la colección hipocrática correspondiente a mediados del siglo IV a;
    • de J;
    • )) fue, tal vez, el primer tratado de anatomía;

    Del corazón (de la colección hipocrática, hacia 340 a. de J. ) fue la primera obra completa de anatomía”. El profesor Melgarejo, inspirado en la Historia de la Medicina, relataba la genialidad de Hipócrates de Cos, de concebir que las enfermedades no eran castigo de seres divinos por actos pecaminosos que haya cometido el paciente.

    La enfermedad era el desequilibrio de la physis, es decir, del microcosmos o medio interno (de Claude Bernard). La salud, era la eucrasia y la enfermedad, era la discrasia, esta última producida por alteración de los humores.

    Empédocles de Agrigento Empédocles, nació el año 495 y murió 423 a. ( fig. 1 ), filósofo materialista, ideólogo de la democracia esclavista, era ciudadano de Agrigento, Sicilia. Estudio los sentidos, localizando la sensación auditiva en el laberinto, Postuló la existencia de cuatro elementos que formaban la naturaleza (physis): la tierra, el aire, el fuego y el agua, de cuyas combinaciones surgen todas las cosas. (3 – 4) En su poema filosófico “De la Naturaleza”, reduce toda la diversidad de las cosas a cuatro elementos (raíces): 1) tierra, 2) agua,3) aire y 4) fuego. Por lo tanto, postula la “teoría de los cuatro elementos”, reúne el agua de Tales de Mileto, el fuego de Heráclito de Éfeso, el aire de Anaxímenes de Mileto y la tierra de Jenófanes de Colofón, las cuales se mezclan en los distintos entes sobre la tierra.

    1. Por ello, “nada es verdaderamente destruido, sino sólo transformado en otra combinación”;
    2. Estos elementos están sometidos a dos fuerzas, que pretenden explicar el movimiento (generación y corrupción) en el mundo: el Amor, que las une (amistad o atracción), y el Odio (enemistad o repulsión), que las separa;

    El hombre es también un compuesto de los cuatro elementos, el microcosmos es semejante al macrocosmos, es decir, la physis. Por lo tanto, la salud consiste en cierto equilibrio entre ellos. (5) Hipócrates de Cos Hipócrates nació en la Isla de Cos, actual Grecia, 460 a.

    • (en la época de la Octogésima Olimpiada), murió en Larisa (Tesalia) en el año 377 a;
    • Según la tradición, Hipócrates descendía de una estirpe de médicos-sacerdotes, Asclepios y se decía que estaba directamente emparentado con Esculapio, el dios griego de la medicina;

    Hijo de Fenáretes y Heráclides médico de Cos, amigo de Demócrito y Gorgias. Contemporáneo de Sócrates y Platón, éste último lo cita en diversas ocasiones en sus obras. Al parecer, durante su juventud Hipócrates visitó Egipto, donde se familiarizó con los trabajos médicos que la tradición atribuye a Imhotep.

    Hipócrates ser sirvió de sus sentidos y su razón como los únicos instrumentos diagnósticos, desarrollando un sistema racional basado en la observación y la experiencia; inició la práctica clínica junto al lecho (clínica) del enfermo y repitió una y otra vez las observaciones hasta conocer los signos distintivos de cada síndrome.

    Por eso Hipócrates ha sido llamado padre de la medicina. ( fig. 2 ). (6,7) Hipócrates y la Medicina Racional El pensamiento filosófico sobre la enfermedad se origina en el pensamiento filosófico del orden natural (physis) que es el bien y el desorden (caos) que es el mal. La naturaleza es obra divina y en consecuencia el orden natural es formalmente bueno, de igual manera el orden físico (physiologya) de un individuo es bueno, es decir, salud. (8) El desorden o desequilibrio se manifiesta como enfermedad, tal es así que, Hipócrates postulaba la doctrina del equilibrio de los cuatro elementos y si estos entraban en desequilibrio cuando la persona enfermaba, de ahí que los tratamientos consistían en reponer tal equilibrio utilizando sangría, vomitivos, lavativas, etc.

    ( Fig. 3 ) Hipócrates consideraba que en la sangre radicaban los cuatro humores, que representa a los cuatro elementos de la physis, así observo que cuando coagula la sangre ocurre los siguientes fenómenos: una vez iniciado la coagulación se puede observar dos estratos: 1) la base del coágulo es oscura y densa, 2) la superficie es roja y fluida.

    Hipócrates, lo mismo que ya había hecho Empédocles, llegó a la conclusión de que en el coágulo existen dos substancias distintas, una más ligera, que se coloca en la superficie, otra más densa (la parte superficial del coagulo, en contacto con el aire, adquieren el color carmesí, que tanto llamó la atención de los griegos, en tanto que la parte de la base conservan su color natural rojo-negruzco). Hipócrates realizó otra observación: tomando un recipiente en que vertió la sangre procedente de una sangría, sin dar tiempo a que se formara el coágulo, agitó con un batidor el líquido hasta obtener a los pocos segundos dos sustancia. De la sangre se desprendió una materia blancuzca y pegajosa, una mucosidad, a la que dio el nombre de “flema” (pituita). Apartando la flema del resto de la sangre, esperó a que se formara el coágulo. Pero fue en vano, el coágulo no apareció (había separado la fibrina de la sangre).

    1. Luego de unos minutos, la base se contrae y desprende un líquido amarillo-claro, al cual denominó bilis amarilla o cólera (es decir, el suero);
    2. Hipócrates razonaba: (9) «Al ser separada del cuerpo, la sangre se enfría y ésta es la causa de que muera, ya que sin calor no hay vida;

    Por eso se coagula la flema y hace coagular con ella a las otras partes que la sangre contiene». “La flema coagula la sangre, es la bestia blanca, por eso en las venas de los cadáveres se encuentra sangre coagulada y fría, en los vivos sangre líquida y caliente” Hipócrates designo, a los elementos encontrados en la sangre, de la siguiente manera: 1) a la mucosidad la denomino flema (la fibrina); 2) a la bilis amarilla que se desprende del coágulo la llamó cólera (el suero), 3) a la base de color negro la denominó bilis negra, o melancolía, y 4) a la parte superficial roja del coágulo la llamó hema, Hipócrates concluyo: ( 10) “Cuatro son los elementos que constituyen todos los cuerpos del universo, como ya definió Empédocles, y por eso son cuatro las partes de la sangre, ello es evidente”.

    («De la Naturaleza Humana. ») Hipócrates sabía perfectamente, por lo tanto, que a cada uno de los elementos definidos por Empédocles, aire, tierra, agua y fuego, le correspondían unas propiedades específicas: 1) El aire había sido definido como el principio caliente y húmedo, 2) la tierra como el frío y seco, 3) el agua como frío y húmedo, y 4) el fuego como caliente y seco.

    Esta era la clasificación establecida por la física (physis) en los siglos de mayor apogeo de la cultura griega. Hipócrates dio al fin con la secreta correspondencia entre las partes de la sangre y los elementos de la physis ( Fig. 4 ): (11-12) Cualquier alteración en la composición de la sangre motivaba la enfermedad; los cuatro humores debían coexistir en equilibrio (eucrasia) sin que ninguno de los cuatro predominara sobre los demás (discrasia). Este concepto se halla repetidamente expresado a lo largo de los textos hipocráticos: (13) “Todo se funda sobre un único confluir de todos los humores, sobre una única concordia, una única simpatía. ” («De la Alimentación. ») “El cuerpo humano contiene sangre, flema, bilis amarilla y bilis negra, y esto es lo que constituye su naturaleza orgánica, y lo que sirve de base a la salud y a la enfermedad.

    El hombre es pues tanto más sano cuanto dichos componentes se hallen entre sí en una relación de mayor ponderación y equilibrio en lo referente a mezcla, fortaleza y cantidad. El ser humano sufre, en cambio, cuando alguna de dichas substancias existe en cantidades excesivamente grandes o pequeñas, o ha sido eliminada del cuerpo, no estando mezclada con las restantes.

    ” («De la Naturaleza Humana. ») “La salud del hombre es un estado dado por la naturaleza, la cual no emplea elementos extraños sino una cierta armonía entre el espíritu, la fuerza vital y la elaboración de los humores” Además, Hipócrates fue uno de los primeros médicos que rechazó las supersticiones, leyendas y creencias populares que señalaban como causantes de las enfermedades a las fuerzas sobrenaturales o divinas.

    1. De la epilepsia, enfermedad sagrada de la antigüedad, en su “Tratados Médicos: Sobre la Enfermedad Sagrada”, decía: (14) “Acerca de la enfermedad que llaman sagrada sucede lo siguiente;
    2. En nada me parece que sea algo más divino ni más sagrado que las otras, sino que tiene su naturaleza propia, como las demás enfermedades, y de ahí se origina;

    Pero su fundamento y causa natural lo consideraron los hombres como una cosa divina por su ignorancia y su asombro, ya que en nada se asemeja a las demás. Pero si por su incapacidad de comprenderla le conservan ese carácter divino, por la banalidad del método de curación con el que la tratan vienen a negarlo.

    1. Porque la tratan por medio de purificaciones y conjuros”;
    2. Ética Médica Hipocrática Hipócrates de Cos fundador de la Medicina Racional, fue también precursor de la Ética Médica;
    3. Fue contemporáneo de Sócrates, a pesar de no haber visitado Atenas y no conocerlo personalmente, los principios éticos de éste eran conocidos en toda Grecia;

    El bien es el principal fundamento universal de la ética, por lo tanto, es el fin supremo del hombre: ( 15) “Sócrates sostiene que el bien, idéntico a la verdad, se impone irresistiblemente a la voluntad lo mismo que a la inteligencia, desde que se la conoce.

    Todo hombre quiere necesariamente su mayor bien o su verdadera dicha, los actos particulares que realiza no son sino medios que se dirigen a aquel fin general. Pero, el mayor bien del individuo es el bien mismo.

    Por consiguiente, basta conocer el bien para practicarlo. Sócrates ( Fig. 6 ), ha pasado a la historia de la filosofía como el primer ético, Sócrates considera que se debe enseñar sabiduría a la juventud porque es un deber patriótico y una misión divina y se consagró a la instrucción ética de la juventud ateniense. Sócrates decía que la virtud es ciencia y que puede ser enseñada.

    El bien es uno de los elementos, junto a la templanza y la justicia, universalmente entendidos: ( 16) “Para Sócrates el bien no es, ni el placer, como entiende Arispo, ni lo que tal o cual hombre llama así, como la gloria o la riqueza, sino lo que todos los hombres, sin distinción alguna, honran, lo que conviene en proclamar hermoso y bueno y lo que en efecto es tal universalmente y siempre, como la templanza y lajusticia”.

    Sócrates sostiene que el bien o la virtud es lo que se impone a la elección del hombre que toma como guía su interés, si el bien es útil, se deduce de ahí que la ética tiene por fin la dicha; pero ésta se reduce a su vez a la virtud, y encuentra en ella su realización inmediata.

    Concibe la dicha como una alegría suprema que implica la renuncia de los goces vulgares, es un sentido muy elevado, la dicha no engaña las esperanzas de los que creen en ella y se hacen dignos de experimentarla.

    Por lo tanto, la virtud debe ser el ideal supremo del hombre (gr. virtud = viril, valor): (17) “Los medios de llegar a la felicidad de la vida son las virtudes, que no son otra cosa que las ciencias mismas. La virtud por excelencia es la prudencia o ciencia general del bien; las otras virtudes entran en la de la prudencia, no siendo cada una en particular sino el conocimiento de una sola clase de bien: así es la templanza el conocimiento de los bienes verdadero, que están en oposición con los falsos, a los que llamamos placeres; la fortaleza es la justa apreciación de los males aparentes, que no debemos temer, como las enfermedades y la muerte, y de los verdaderos males, que debemos evitar, como la injusticia; y, por fin, la justicia es el conocimiento de lo que nos es lícito y de lo que está vedado, sea por las leyes divinas sea por las humanas”.

    El bien es el conjunto de bienes particulares dirigido por la razón, de donde resulta la felicidad (eudaimonia). El bien -para Sócrates- es lo útil. A veces identifica el bien con lo agradable; el mal, con lo desagradable.

    La práctica de la virtud es la más útil para el hombre porque es el medio de alcanzar el mayor bien, que es la felicidad. ( 18) “La virtud es la ciencia del bien. El hombre busca necesariamente su propio bien y como el bien es la virtud, basta conocer la virtud para practicarla necesariamente.

    Por tanto, el hombre virtuoso es el sabio”. “La virtud es la felicidad. Si la virtud es el bien supremo, cuando se tiene, se tiene la felicidad. El que conoce el bien lo practica y el que lo practica es feliz”.

    El mal consiste en la ignorancia. Sócrates decía que ninguno peca voluntariamente. Por tanto, el mal es ignorancia “La virtud es una sola: la sabiduría práctica -frónesis-, que tiene diferentes nombres según los objetos. Se llama piedad si se refiere a las relaciones del hombre con los dioses; justicia, si regula las relaciones entre los hombres; fortaleza, si se refiere a la superación de los obstáculos; templanza, si modera los apetitos inferiores.

    • Entonces el que tiene una virtud las tiene todas”;
    • Hipócrates coincide con los principios éticos de Sócrates;
    • Considera dos principios éticos que se aplica a la Medina: 1) Hacer el Bien o Bonuus Facere y 2) No hacer daño o Primum non nocere;

    La ética médica clásica establece criterios para la relación entre paciente y médico, “lo que es mejor” para el paciente (principio de beneficencia) y el conjunto de virtudes que debe reunir el buen médico, la téchneo ars medica, habilidades para evitar hacer daño (principio de no maleficencia): 1.

    • PRIMERO NO HACER DAÑO;
    • Primum non nocere o primero no hacer daño al paciente;
    • Se trata de respetar la integridad física y psicológica de la vida humana;
    • “Si no puedes hacer el bien, por lo menos no hagas daño”;

    El origen de la frase no es conocido con certeza; en contra de una extendida creencia, la locución no se encuentra en las versiones del Juramento Hipocrático, si bien se le atribuye al mismo Hipócrates; se ha descrito como una paráfrasis latina de Galeno de un aforismo hipocrático.

    HACER EL BIEN. Bonum facere o hacer el bien. El médico debe poner todo su conocimiento (arte) y habilidades (techne) y sobre todo prudencia. En el juramento hipocrático el médico se compromete a utilizar sus conocimientos en beneficio de los pacientes.

    Utiliza expresiones tales como “para bien de los enfermos mientras que se alejen el mal y la injusticia” Frecuentemente se piensa que la Ética Médica se inicia desde la época de Hipócrates, con su famoso Juramento Hipocrático. Efectivamente fue así, si se habla de la cultura occidental.

    1. Muchos coinciden en que el Juramento Hipocrático no es suficiente para normar la ética de la medicina actual; y que ha sido rebasado por el crecimiento en los conocimientos, por la tecnología médica actual y por las formas de organizar el soporte económico del acto médico;

    Por otro lado, el paternalismo hipocrático, siempre orientado por el principio de que el enfermo carecía de autonomía y era incapaz de tomar decisiones (el paciente no sólo está enfermo físicamente, también mentalmente), siendo su única obligación moral, la obediencia. Bioética La Bioética es el nuevo paradigma de la ética médica, que viene de la escuela anglosajona, es decir, del empirismo anglosajón. Los principios filosóficos están contenidos en la autonomía y la libertad, principios ampliamente debatidos en la actualidad: ( 19) 1. El principio de libertad y autonomía de la bioética tiene sus orígenes en la filosofía ética anglosajona. Uno es la obra “Second Treatise on Govemment” de John Locke en la que se afirma que el hombre es libre e igual, por naturaleza, y, por lo tanto, nadie tiene soberanía sobre otro, si no es a través de un contrato social suscrito libremente.

    Los argumentos de John Locke dieron lugar a la noción de los “derechos negativos”, que son aquellos que tiene una persona a que otros no intervengan en sus asuntos. Esos derechos negativos han llegado a ser para mucha gente la base de la democracia liberal.

    Una segunda fuente del derecho ético a la autonomía y a la libertad es el ensayo “On Liberty” de John S. Mill. Este autor afirma que la única restricción a la libertad es el daño a los demás, no el daño a uno mismo. Esta última noción, unida a la idea de los derechos negativos de John Locke, constituye el principal eslabón entre la noción filosófica de autonomía y la noción legal de intimidad.

    Este vínculo ejerce gran influencia en los tribunales jurídicos anglosajones; es el principio generalmente usado para resolver conflictos sobre quién debe tomar la decisión final de aceptar o rechazar un tratamiento médico.

    El término Bioética fue utilizado por vez primera por el oncólogo y profesor de la Universidad de Wisconsin, el norteamericano, Van Rensselaer Potter el año 1970, posteriormente, este término, tuvo una amplia aceptación y diversos modos de interpretación de acuerdo con la profesión o ideología.

    • Los médicos vieron en él, el nuevo rostro de la clásica ética médica o deontología profesional;
    • Van Rensselaer Potter, publicó en 1971, un libro que tituló “Bioethics, bridge to the future” (Bioética, puente para el fututo);

    En él muestra interés entre la relación del hombre con la tierra, los animales y las plantas, llegó al convencimiento de que si no se ponía freno al comportamiento del ser humano frente a la naturaleza, su supervivencia sobre el planeta no iría a ser muy larga.

    Luego de profundas reflexiones concluyó que la pervivencia del hombre podía depender de una ética basada en el conocimiento biológico. A esa ética le dio el nombre de “Bioética”, vale decir, “Ciencia de la supervivencia”.

    “Una ciencia de la supervivencia —decía— debe ser más que ciencia sola; por lo tanto yo propongo el término Bioética en orden a enfatizar los dos más importantes ingredientes, en procura de la nueva sabiduría tan desesperadamente necesaria: los conocimientos biológicos y los valores humanos”.

    • (20) Los cambios y progresos producidos en el área de la salud, y en particular de la medicina y biología, ha permitido el nacimiento de un nuevo paradigma (la bioética) en la relación médico-paciente;

    Es nuevo modelo obliga al profesional médico informar a su paciente detalladamente todo lo concerniente a los actos médicos, es decir: el diagnóstico y tratamiento (tanto médico como quirúrgico) principalmente. Por lo tanto, surge la vigencia del documento “consentimiento informado” como instrumento escrito que pone de manifiesto las voluntades (médico-paciente) expresadas, desplegando una nueva relación de tipo contractual con base éticas: 1) el derecho del paciente a la elección responsable, y 2) el respeto a la propia libertad y autonomía sobre su cuerpo y su salud.

    Si bien en la antigüedad, aún vigente en nuestro medio, según la escuela paternalista hipocrática, el enfermo no podía decidir sobre su tratamiento porque no sólo estaba enfermo físicamente sino que también mentalmente.

    El surgimiento de los Derechos Humanos, principalmente los de primera generación: 1) derecho a la vida, a la salud, 2) a la libertad, entre otras, ha motivado el nuevo paradigma de la bioética que debe regir todo acto médico y que todos los profesionales médicos deben conocer: (21) 1.

    AUTONOMÍA. La autonomía es la capacidad individual de disponer de su cuerpo, es decir, de decidir, en el caso del paciente, a someterse a tratamientos cruentos. La autonomía es el principio que representa la capacidad para ejecutar actos con conocimiento de causa y sin coacción.

    Se puede definir como la obligación de respetar los valores y opciones personales de cada individuo en aquellas decisiones básicas que le atañen vitalmente. Supone el derecho incluso a equivocarse a la hora de hacer uno mismo su propia elección. De aquí se deriva el consentimiento libre e informado de la ética médica actual.

    LIBERTAD. La libertad que tiene una persona para establecer sus normas personales de conducta, es decir la facultad para gobernarse a sí misma, basada en su propio sistema de valores y principios: es la capacidad de un individuo a decidir lo que le conviene, a elegir al profesional que lo asista y el tratamiento de su problema de salud.

    JUSTICIA. Es el principio que contempla el respeto al ser humano en el orden de la vida social. Consiste en el reparto equitativo de cargas y beneficios en el ámbito del bienestar vital, evitando la discriminación en el acceso a los recursos sanitarios.

    Este principio se basa en la justicia conmutativa, que es la facultad de cada uno de los individuos o miembros de la sociedad de exigir lo suyo a los demás individuos y la justicia distributiva, que consiste en el poder que tienen los miembros de la sociedad de exigir a ésta o a sus gobernantes ser considerados en la participación de bienes o cargos públicos, en relación con sus méritos y capacidad.

    Este principio impone límites al de autonomía, ya que pretende que la autonomía de cada individuo no atente a la vida, libertad y demás derechos básicos de las otras personas. Responsabilidad Médica El principio de la responsabilidad médica viene del derecho, es decir, del Derecho de Obligaciones. Todos los actos y compromiso del hombre están atados a ciertas obligaciones. El medico también está atado a una obligación con su paciente, por la relación Médico-Paciente que surge de un contrato: ( 22) “La obligación es un vínculo jurídico que coloca a una persona determinada (deudor) en la necesidad de dar, hacer o no hacer alguna cosa, respecto a otra, también determinada (acreedor) “Contrato es el acuerdo de voluntades con la intensión de crear, modificar o extinguir derecho y obligaciones”.

    El acreedor (paciente) es el sujeto activo de la obligación, el que tiene facultad de exigir algo de otra persona (médico). El deudor es el sujeto pasivo de la obligación; es el que está colocado en la necesidad de dar, hacer o no hacer una cosa.

    El médico se constituye como deudor en una obligación de hacer (un servicio médico), es el individuo ligado al paciente. Por lo tanto, para el médico la obligación es una deuda o una carga y debe anotar esta obligación, en el debe de su patrimonio, y la cosa debida (hacer un servicio médico) de la obligación es aquello que el acreedor o paciente tiene derecho a exigir del deudor o médico; es lo que el deudor debe dar, hacer o no hacer.

    • Como es natural, no hay efecto sin causa: 1) las obligaciones nacen del concurso real de las voluntades de dos o más personas, como en los contratos o convenciones; ya que es un hecho voluntario de la persona que se obliga, como en la aceptación de realizar un servicio (hacer un servicio médico) y los cuasicontratos, que surgen de un hecho voluntario, lícito, no convencional que impone obligaciones (atención de pacientes en emergencias); 2) también a consecuencia de actos de las personas: delito (acto premeditado y doloso) y cuasidelito o culpa (acto no premeditado), y finalmente por la ley (ley del ejercicio médico);

    La culpa (negligencia, impericia, imprudencia y error) es la falta de diligencia o cuidados que los hombres empelan ordinariamente en sus obligaciones. Delito es un acto ilícito, intencional, premeditado y perjudicial, es decir, doloso. La culpa debe ser resarcida por el fuero civil, y el delito por el fuero penal: (23) 1.

    1. IMPERICIA;
    2. Del latín: in = sin, peritia = pericia;
    3. Se habla en primer término de la impericia cuando faltan la capacidad, habilidad, experiencia y conocimiento de quien emprende un tratamiento médico, particularmente cuando éstos no han sido certificados por alguna institución reconocida legalmente;

    Consiste, pues, en la incapacidad técnica para el ejercicio de la profesión médica y equivale a la “inobservation des regles d’art ” de la doctrina francesa; a la “malpractice” de los anglosajones” y al “kunstfehler” de los alemanes. NEGLIGENCIA. (latín negligo = descuido, nec = lego, dejar pasar o no hacer lo que se debe hacer).

    Se habla de negligencia cuando, a pesar del conocimiento de lo que debe hacerse, no se aplica y por lo tanto se produce un daño. Equivale a descuido u omisión. Aquí entran gran número de posibilidades, entre las que se incluyen todos los registros defectuosos en las historias clínicas, las actitudes de confianza en la evolución esperada que llevan al médico tratante a descuidar la observación continua (distinta de “permanente”, pues algunos jueces esperan que el médico se postre en la cama vecina, para acompañar al enfermo las 24 horas de todos los días hasta su egreso) de su paciente, la entrega de responsabilidades a personal subalterno sin suficiente preparación o sin competencia (como ocurre con muchos anestesiólogos que encargan a una enfermera de la recuperación de paciente, o de los cirujanos que se desentienden del operado antes de que el procedimiento termine, o de los odontólogos que permiten a su auxiliar actos que les están vedados, etc.

    IMPRUDENCIA. (latín in = sin, prudentia = prudencia, hacer lo que no se debe hacer). La imprudencia consiste en una acción temeraria que se efectúa a pesar de haberse previsto el resultado adverso que ocasionará el daño en el enfermo. Esto equivale a efectuar un acto médico sin las debidas precauciones.

    Es la conducta opuesta a la que aconsejarían la experiencia y el buen sentido de un especialista en determinado aspecto de la medicina, para la cual no se pueden tomar riesgos. Naturaleza de la Obligación Asumida por el Médico Frente al Paciente.

    El médico que presta sus servicios asume una obligación de medios y no de resultados, es decir, no se obliga a sanar al enfermo (lat. sanare = restablecer la salud), sino a suministrarle cuidados y diligencia, es decir, curar; para aliviar su dolor (lat.

    1. cura = cuidado, atención), tomando todas las precauciones que la ciencia y la práctica profesional le recomienda ( Fig;
    2. 9 );
    3. (24) Por regla general el médico no asume ni puede asumir el compromiso de conservar la vida o eliminar la enfermedad sino solamente le es posible comprometerse a prestar al enfermo diligente e idónea atención, sobre las bases de las reglas del arte de la medicina (LexArtis) y de su evolución (protocolos de atención médica);

    Por lo tanto, no se compromete a obtener un resultado, sino tan sólo a poner los medios necesarios para lograr esa finalidad. Esta actitud se basa en el principio de la medicina clásica, el médico no sana, sólo alivia el dolor (cura), la naturaleza sana. (25) Esto es conocido desde hace muchos años por la jurisprudencia colombiana, la Corte Suprema de Justicia, sentencia: (26) “. La obligación profesional del médico no es, por regla general, de resultado sino de medio, o sea que el facultativo está obligado a desplegar en pro de su cliente los conocimientos de su ciencia y pericia, y los dictados de su prudencia, sin que pueda ser responsable del funesto desenlace de la enfermedad que padece su cliente o de la no curación de éste.

    ” El médico, como cualquier otro profesional, o aún más, como todo practico en una ciencia u oficio, está obligado a observar todas aquellas o principios que hacen al ejercicio o desempeño de su especialidad.

    La responsabilidad del médico es contractual en relación al enfermo que atiende en virtud de un contrato. Cuando la atención se presta en ausencia de todo contrato y se incurre en culpa la responsabilidad es extracontractual , lo que no quiere decir que la culpa se aprecie de distinta manera ; los usos de la profesión obligan siempre al médico a los mismos deberes que aquellos que se compromete normalmente hacia un cliente.

    • En virtud de ello es que si bien la culpa es siempre la misma en cuanto a inobservancia de los deberes propios de la profesión del médico tiene a su cargo la prueba de que los servicios profesionales se prestaron sin esa prudencia y diligencia;
    See also:  Que Debe Llevar Un Maletin Medico?

    Por eso se ha declarado que “cualquiera la fuere la fuente de su obligación, contractual, el médico nunca puede prometer la conservación de la vida del paciente ni la extirpación de la dolencia; basta que actúe en la conducción de sus actos profesionales con la diligencia común a todo ser humano” Créditos de las Ilustraciones Fig.

    1: El Siciliano, Empédocles De Agrigento, El Autor De La “Teoría De Los Cuatro Elementos” Rosario, Santa Fe, Argentina, 22:49 – Domingo, 3 de Agosto de 2014. http://diarioelsiciliano. com. ar/diario/?p=1155 Fig.

    2: Hernández JC. CIMEQ. Epónimos. El idioma y la medicina, Epónimos, Historia de la medicina Habana: CIMEQ Noviembre 21 st, 2010. http://articulos. sld. cu/cimeq/?p=4661 Fig. 3: Elaboración Propia Fig. 4 Esteve C. Hipócrates. Asociación Naturista de Buenos Aires. www. Asociación+Naturista+de+Buenos +Aires.

    1. +Hipócrates&gws_rd=ssl#q=;
    2. HIPOCRATES%2F1839802307;
    3. NATUROPAT%C3%8DA+-+CLASE+9;
    4. pdf Fig;
    5. 5: Wikipedia;
    6. Hipócrates;
    7. http://es;
    8. wikipedia;
    9. org/wiki/Hip%C3%B3crates Fig;
    10. 6: El Superpoder de la Filosofía;
    11. De Sócrates al Caballero Oscuro;

    martes, 4 de septiembre de 2012. http://www. superfilosofia. com/2012/09/de-socrates-al-caballero-oscuro. html Fig. 7: Elaboración Propia Fig. 8: Elaboración Propia Fig. 9: Quintana C. Documentos Clásicos. BIOÉTICA desde ASTURIAS. September 2011. http://www. bioeticadesdeasturias.

    • com/2011/09/documentos-clasicos;
    • html REFERENCIAS 1;
    • Gardner E;
    • Gray DJ;
    • O^Rahilly R;
    • Anatomía;
    • Barcelona: Ed;
    • Salvat S;
    • 1967;
    • [ Links ] 2;
    • Ibíd;
    • Pág;
    • 6-7         [ Links ] 3;
    • Rosental MM;
    • Judin PF;
    • Diccionario Filosófico;

    Montevideo: Ed. Ediciones Pueblos Unidos; 1965. Pág. 136         [ Links ] 4. Diepgen P. Historia de la Medicina. Barcelona: Ed. Labor; 1925. Tomo I, pág. 57         [ Links ] 5. Bréhier É. Historia de la Filosofía. 5 o ed. Buenos Aires: Ed. Sudamericana; 1962. pág. 267         [ Links ] 6.

    Pérgola F. Okner O. Historia de la Medicina. Buenos Aires: Ed. EDIMED; 1986. pág. 121         [ Links ] 7. Kvitko LA. La Relación Médico Paciente Hipocrática. Med. leg. Costa Rica vol. 27 n. 1, Heredia Mar. 2010 (pp. 7-14)         [ Links ] 8.

    Lain P. Historia de la Medicina. Barcelona: Ed. Masson (Elsevier;2006); 1978. Pág. 60         [ Links ] 9. AlbyJC. La Concepción Antropológica de la Medicina Hipocrática. Enfoques. XVI, I (otoño 2004) 5-29         [ Links ] 10. Izaguirre R. de Micheli A. Evolución del conocimiento sobre la sangre y su movimiento.

    Parte II. El saber sobre su composición. Iatroquímica de la sangre. Rev. invest. clín. vol. 57 no. 1 (México) ene. /feb. 2005         [ Links ] 11. Fábregas J. El Cuerpo Humano. Barcelona: Ed. Bruguera; 1965, pág. 57-60         [ Links ] 12.

    Saint-Lup E. Historia de la Medicina. La Paz: Ed- Juventud: 1992; Pág. 90-91         [ Links ] 13. Hipócrates. De la Naturaleza Humana. En: Tratados Hipocráticos. Vol. VII. Madrid: Ed. Gredos SA; 1984. [ Links ] 14. Hipócrates. Sobre la Enfermedad Sagrada. En: Tratados Hipocráticos Vol.

    • Madrid: Ed Gredos SA; 1990;
    • 399-400;
    • [ Links ] 15;
    • Janet;
    • Séailles G;
    • Historia de la Filosofía;
    • París; 1891;
    • Pág;
    • 333         [ Links ] 16;
    • Ibíd;
    • Pág;
    • 406         [ Links ] 17;
    • Ibíd;
    • Pág;
    • 407         [ Links ] 18;

    Sanabria, J. Ética de Sócrates y Platón. En Ética. México: Ed. Porrúa; 2005. Pág. 122-123. [ Links ] 19. Pellegrino E. Relación entre la Autonomía y la Integridad en la Ética Médica. Bol. OPS, v. 108, n° 5-6, may-jun. 1990. Pág. 10         [ Links ] 20. Potter. Van Rensselaer.

    Bioethics Bridge to the Future. Prentice Hall. 1971. [ Links ] 21. Vera O. Ética y Bioética Médica. La Paz: Ed. Élite Impresiones; 2014. Pág. 28-29         [ Links ] 22. Alessandri. Derecho Civil, Teoría de las Obligaciones.

    Santiago: Ed. Imprenta “El Esfuerzo”; 1934. Pág. 4-17         [ Links ] 23. Campohermoso O. Ética Bioética, Responsabilidad y Auditoria Médica. La Paz: Ed. Original San José, 2009. Pág. 259-260         [ Links ] 24. Pérez de Leal R. Responsabilidad Civil del Médico. Buenos Aires: Ed.

    ¿Quién fue el primer médico en el mundo?

    Desde que hay enfermos ha tenido que haber médicos; o algo parecido. En la prehistoria y en las culturas originales siempre existía la figura del sanador: chamán, brujo, curandero, medicine man… y con muchas otras denominaciones. Se trataba de individuos reconocidos por la comunidad, a quienes se les otorgaba el mayor poder posible: sanar.

    En muchos pueblos primitivos persiste esta figura. Se diferencian de los médicos en que utilizan remedios no científicos, y su poder curativo es de orden sobrenatural, basado en supersticiones y falsas creencias.

    El devenir histórico hizo que, en un determinado momento, algunos de esos hechiceros se convirtieran en médicos, en nuestros antecesores. ¿Dónde podríamos encontrar a ese primer médico, al primero en aunar la búsqueda de la sanación con la arcaica ciencia médica? La historia de la Humanidad comienza con la escritura, por lo que debemos remontarnos a Babilonia y a los pueblos de la antigüedad mediterránea.

    Los primeros médicos babilonios fueron los sacerdotes de Assipu, que se ocupaban de las enfermedades internas y de las posesiones demoníacas con remedios mágico-religiosos. Más adelante aparecieron los Asu, médicos no sacerdotes que se ocupaban sobre todo las afecciones externas, como las heridas, usando terapias naturales.

    Los primitivos médicos babilonios mezclaban medicina y superstición por lo que, junto a métodos naturales, usaban magia y adivinación. Los médicos hebreos más importantes eran también sacerdotes. Probablemente el primero en separar las funciones sacerdotales de las del médico fue el rey Asa, quien al enfermar “no buscó a Dios sino a los médicos”.

    • Cuando los médicos se independizaron de la religión hebrea, su campo de acción se restringió, ya que no se les permitía tratar las “afecciones ocultas”: las enfermedades internas, la epilepsia o las posesiones quedaban en manos del sacerdote;

    Si saltamos hasta Egipto, podríamos encontrar al fin al que podría ser “el primer médico de la historia”, por ser el primero sobre el que existe documentación escrita. Se trata de Imhotep (en torno al 3. 000 y 2. 850 a. ), la figura egipcia equivalente a Asclepio en Grecia.

    • Imhotep fue visir del rey Zoser, de la III dinastía, y tenía conocimientos de astrología y arquitectura;
    • A él se debe, entre otras grandes obras, la construcción de la pirámide escalonada de Sakkara;
    • Fue una figura muy popular y al morir su cuerpo fue llevado al Nilo en una ceremonia que inició su posterior glorificación y deificación;

    Siglos después Imhotep se convertiría en dios de la medicina. La cultura griega daba mucha importancia a la salud, debido a que consideraban que la enfermedad era un acto punitivo de los dioses. Los dioses castigaban con flechas individualmente, causando ceguera, locura o lepra; o colectivamente mediante epidemias.

    • Según la mitología, el origen de la medicina occidental se encuentra en Asclepio, semidiós médico, hijo de Apolo y Corónide, que fue educado por el centauro Quirón;
    • Asclepio curó a multitud de enfermos y practicó también resucitaciones;

    Los templos Asclepio (asklepeia) se edificaban en lugares salubres, para mantener a los enfermos en condiciones óptimas. Tras realizar una ofrenda a Asclepio, los sacerdotes recibían a los enfermos en el templo, donde llevaban a cabo la curación: dormían y al día siguiente el sueño era relatado al sacerdote, quien lo interpretaba y aplicaba el tratamiento.

    La veneración a Asclepio se extendió por toda Grecia y en Roma fue latinizado como Esculapio. Actualmente quedan vestigios de los asklepeiaen Kos, Epidauro y Pérgamo, así como en Ampurias. Entre los siglos VI y IV a.

    en Grecia se comienzan a cuestionar los mitos. En filosofía aparecen los prehipocráticos y en medicina las escuelas prehipocráticas. Los presocráticos intentaban explicar el mundo a través de la razón, sin tener que recurrir a los mitos. A su vez, los médicos prehipocráticos pretendían explicar la enfermedad por causas naturales, sin recurrir a la religión ni a los dioses.

    En torno al 700 a. se fundó en Cnido (Asia Menor) la primera escuela prehipocrática, que rechazaba la medicina teúrgica, basando los diagnósticos en las observaciones realizadas junto al enfermo. A finales del siglo VI a.

    ya había seis escuelas: Crotona, Agrigento, Cirene, Rodas, Cnido y Cos. El primer médico prehipocrático del que tenemos conocimiento es Alcmeón de Crotona (siglo VI a. Alcmeón, médico y filósofo pitagórico, escribió el primer libro griego de medicina del que se tiene noticia.

    Alcmeón consideraba que la enfermedad se debía a un desequilibrio entre los principios opuestos (húmedo y seco, cálido y frío, amargo y dulce) y que el cerebro era el centro vital. Fue el predecesor de las disecciones, siendo uno de los primeros en observar que las arterias estaban vacías y las venas llenas de sangre, postulando que las arterias conducían aire.

    Según el Diógenes Laercio, Alcmeón”es el primero que escribió del orden de la naturaleza, como dice Favorino en su Historia varia”. Alcmeón de Crotona postuló el desequilibrio entre principios opuestos como explicación fisiopatológica y después Empédocles de Agrigento (siglo V a.

    ), el médico más destacado de la escuela de Agrigento, añadió que la materia estaba constituida por cuatro elementos básicos (fuego, agua, tierra y aire), siendo preciso su equilibro. Sobre esta base, Hipócrates (460-370 a.

    ), popularizado como “el padre de la medicina”, pudo argumentar que las enfermedades se producían por un disbalance entre los cuatro humores (flema, bilis amarilla, bilis negra y sangre), compuestos a su vez por los cuatro elementos de Empédocles. La escuela de Hipócrates sustituyó las explicaciones mágicas y sobrenaturales sobre la enfermedad por otras naturales.

    Aunque hoy sabemos que sus especulaciones realmente no tienen una base científica, Alcmeón, Empédocles e Hipócrates buscaron la sanación a través de la naturaleza, sin tener que mirar al cielo. El paso del mito al logos (a la razón) que se estaba dando en filosofía, también se produjo en medicina.

    Si hacemos caso del tópico que otorga a Hipócrates la paternidad de la medicina, Alcmeón y Empédocles serían sus abuelos e Imhotep y Asclepio los bisabuelos. Desde los inicios de la medicina se cumple el aforismo que afirma que “somos enanos a hombros de gigantes”, así como que desde los primeros médicos, le debemos todo a los enfermos.

    ¿Cuáles son los tipos de medicina?

    ¿Qué dijo Hipócrates?

    El juramento de Hipócrates – Tal vez la tradición mas duradera en la historia de la medicina sea el “Juramento de Hipócrates”. Este juramento fue escrito como un lineamiento de ética médica y aunque la palabras exactas han cambiado con los tiempos, el contenido general es el mismo: un juramento de respeto para aquellos que impartieron su conocimiento sobre la medicina y para los pacientes, así como la promesa de tratarlos con el mejor conocimiento médico.

    • El Juramento dice: Juro por Apolo médico, por Esculapio, por Higea y Pancea, por todos los dioses y todas las diosas, tomándolos como testigos, que cumpliré, según mis fuerzas y mi capacidad, el juramento y el compromiso siguiente: Respetaré a mi maestro de medicina tanto como a los autores de mis días, compartiré con él mis bienes y, si es preciso, atenderé a sus necesidades; consideraré a sus hijos como hermanos y, si desean aprender la medicina, se las enseñaré gratis y sin compromiso;

    Comunicaré los preceptos, las lecciones orales y el resto de la enseñanza a mis hijos, a los de mi maestro, a los discípulos ligados por un compromiso y un juramento según la ley médica, pero a nadie mas. Dirigiré el régimen de los enfermos en provecho de ellos, según mis fuerzas y mi juicio, y me abstendré de todo mal y de toda injusticia.

    No entregaré veneno a nadie, si me lo piden, ni tomaré la iniciativa de tal sugestión, tampoco entregaré a ninguna mujer un pesario abortivo. Pasaré mi vida y ejercitaré mi arte en la inocencia y la pureza.

    No operaré del mal de piedra. En cualquier casa que entre, iré para la utilidad de los enfermos, guardándome de toda mala acción voluntaria y de corrupción, y sobre todo de la seducción de mujeres y de muchachos, libre o esclavos. De todo aquello que vea u oiga en la sociedad durante el ejercicio de mi profesión, e incluso fuera de ella, callaré lo que no necesita ser nunca divulgado, considerando la discresión como un deber en semejante caso.

    • Si cumplo este juramento sin infringirlo, seré honrado siempre por los hombres; si lo violo y soy perjuro, que mi suerte sea la contraria;
    • Como es claro, la organización del Juramento está dividida en dos partes;

    La primera parte especifica los deberes del estudiante hacia su maestro y sus obligaciones al trasmitir el conocimiento médico, mientras la segunda parte es un breve resúmen de la ética médica. Sin embargo, como esta segunda parte no es consistente con los principios y prácticas del propio Hipócrates, se ha supuesto que él no fué el único que lo redactó y algunos de los argumentos son los siguientes.

    Una inconsistencia inmediata es la prohibición del aborto, ya que el Corpus Hipocraticus contiene varias alusiones a los métodos para abortar y el uso de ‘pesarios’. Además, las prohibiciones del Juramento no hacen eco a los sentimientos del público en general, ya que en la época griega, igual que en la romana, el aborto se practicaba sin escrúpulos.

    Una segunda discrepancia entre el Juramento y los principios hipocráticos en general, es la prohibición del suicidio, ya que en la antiguedad este no era censurado. El suicidio como un alivio para la enfermedad era visto como justificable, tanto así que en algunas ciudades-estado era una institución legalizada por las autoridades.

    En las religiones antiguas tampoco se prohibe el suicidio. Además, los griegos no pensaban en un castigo eterno para los que terminaban su vida en esa forma y las leyes y religiones dejaban libres a los médicos para hacer lo que su conciencia les permitiera.

    La posición tomada en el Juramento parece estar de acuerdo con los principios de los pitagóricos, ya que entre todas las escuelas griegas de filosofía sólo ellos sancionaban el suicidio y el aborto. El Juramento también está de acuerdo con las prohibiciones pitagóricas contra los procedimientos quirúrgicos de todo tipo y contra el derramamiento de sangre, ya que se creía que ahí residía el alma.

    De nuevo, esta prohibición contra cortar es especialmente contraria a varios tratados en el Corpus Hipocraticus , donde hay extensas reseñas sobre técnicas quirúrgicas y los procedimientos de las salas de operaciones.

    El Juramento de Hipócrates puede haber sido escrito entre el siglo VI aC y el siglo IV dC. Ha sido el ejemplo de ética médica y no es raro que, aunque incorrectamente atribuído en su totalidad a Hipócrates, se haya mantenido como el símbolo de la actitud de los médicos.

    La prohibición contra el aborto y el suicidio estaban (y aún están) de acuerdo con los principios de la iglesia cristiana. Además la primera referencia al Juramento fue en el siglo I dC y puede haber sido adecuado poco después, porque llenaba los ideales religiosos de esa época.

    Sin embargo, es irónico que con toda la influencia religiosa implícita el Juramento, sea asociado con Hipócrates, el médico que separó la medicina de la religión y la enfermedad de las explicaciones sobrenaturales.

    ¿Cuál es la importancia de la medicina?

    Podemos decir que la importancia de la Medicina Humana se debe a que es la única profesión que atiende y protege la salud de las personas antes de nacer y después de morir. La carrera de medicina se ha convertido en una de las más demandadas por los estudiantes alrededor del mundo.

    ¿Cómo se llama el juramento de los médicos?

    Pasaron más de 2500 años desde que Hipócrates, que vivió en el siglo V antes de Cristo, escribió cuáles debían ser las obligaciones de los que ejercen la medicina. Este Juramento Hipocrático , con algunas modificaciones, es el mismo que en la actualidad deben firmar los que terminan sus estudios y quieren dedicarse a la profesión “No llevar otro propósito que el bien y la salud de los enfermos”, fue la base del juramento que Hipócrates les hizo hacer a sus discípulos, que llevarían a lo largo del mundo la medicina.

    1. A más de dos milenios, la concepción del griego continúa siendo la base de la ética médica a nivel global;
    2. ¿Cuáles son los alcances actuales de este juramento? “En sus orígenes la medicina era una experiencia que se transmitía de persona a persona;

    De padre a hijo. Eran conocimientos heredados. Una especie de sacerdocio profesionalizado. En ese contexto surge el juramento”, explicó a LA NACION  Roberto Cambariere ,  presidente del Comité de Bioética de la universidad de la Fundación Favaloro. “Durante estos años se fue resquebrajando, adaptando y modernizando, pero que en esencia lo que se busca es defender a ultranza la vida de las personas.

    Implícitamente, el juramento hipocrático, está en contra de la eutanasia. Se puede decir que lo que perdura es la confidencialidad y la preservación del paciente”, detalló. Cambariere dijo que este juramento no tiene una validez jurídica en el país y “se relaciona más a cuestiones éticas y deontológicas”.

    Además detalló que cada universidad adapta el estilo del juramento y, en algunos casos, se utilizan otros como el código de Maimónides o el de Hammurabi. El especialista explicó que en la Argentina existen también los códigos deontológicos y comités de ética de cada especialidad médica y, llegado el caso, se pueden judicializar.

    ¿Cuándo se inventó la medicina?

    El origen de la medicina y su desarrollo posterior – Hace unos 6. 000 años florecieron entre el Tigris y el Éufrates las primeras civilizaciones humanas, en Mesopotamia ya se tenía un gran conocimiento de la medicina, de hecho en el Código de Hammurabi ya se hace una referencia muy intensa a la praxis de los médicos y a sus modos de curar.

    Básicamente la enfermedad era vista como un castigo de los Dioses por una acción impura, y sus métodos tenían más que ver con el animismo que con la propia ciencia. Los primeros métodos verdaderamente científicos comenzaron a desarrollarse en la civilización egipcia, Heródoto llegó a escribir que en el Antiguo Egipto existía un médico para cada enfermedad.

    Es cierto que los egipcios todavía tenían una visión teológica de la enfermedad, sin embargo fueron los que comenzaron a buscar explicaciones científicas a los síntomas estableciendo el origen de la medicina. Las medicinas griega y romana supusieron un gran impulso para la humanidad, de hecho durante estos siglos vivieron algunos de los médicos más famosos de la historia.

    Los humores de Hipócrates o las teorías de Galeno de Pérgamo sirvieron como base de la medicina occidental durante más de mil años. La medicina medieval combatía las pequeñas dolencias con mayor o menor fortuna y trataban de aminorar las crónicas, sin embargo poco pudieron hacer contra las grandes epidemias que asolaron a la humanidad durante aquellos años.

    Como otros aspectos de la cultura, la medicina sufrió un gran atraso durante los casi diez siglos que duró la Edad Media. En estos siglos fueron los científicos árabes los que revolucionaron la medicina con novedades como la cura con alcohol, y nombres como el de Avicena, que generalizó la medicina.

    La expansión musulmana permitió que muchos de estos avances llegaran a occidente. El siglo XVII y la ilustración trajeron grandes avances y comenzaron a democratizar la ciencia medicinal, además de ordenar sistemas, de esta manera los médicos tenían diferentes métodos para asegurar sus tratamientos.

    El siglo XIX y XX han visto la revolución de los utensilios médicos, gracias al desarrollo tecnológico se han podido tratar diferentes dolencias con absoluta fiabilidad y previendo tratamientos apropiados para cada caso. Es difícil prever lo que nos depara la ciencia médica, sin embargo desde Clinic Cloud tratamos de adaptarnos a todo lo que viene para poder seguir el desarrollo de la medicina y ofrecerte los servicios médico-tecnológicos que necesitas..

    ¿Qué es médico hipocrático?

    Siguiente Pedro Laín Entralgo Durante los siglos VI y V a. tiene lugar en la franja colonial del mundo griego -Magna Grecia y Sicilia, costa jónica del Asia Menor, isla de Cos- el acontecimiento más importante de la historia universal de la medicina: la constitución de ésta como un saber «técnico» ( tékhnē iatrikē , ars medica ) fundado sobre el conocimiento científico de la naturaleza ( physiología ).

    • El breve texto en que Alcmeón de Crotona resume su concepción «fisiológica» 1 de la salud y la enfermedad (Aecio V, 30, 1; Diels-Kranz B 4) constituye para nosotros la primera noticia de tal acontecimiento; pero va a ser la llamada «medicina hipocrática» la que poco después transmita a la posteridad y convierta en bien universal tan decisiva hazaña helénica;

    Teniendo muy en cuenta el indudable carácter auroral del texto de Alcmeón y la no menos indudable conexión real entre las escuelas médicas de Jonia y las de Sicilia y la Magna Grecia, trataré de exponer en forma sistemática la génesis, la estructura, el contenido y la significación de la medicina que tuvo su héroe epónimo en Hipócrates de Cos.

    • Desde dos puntos de vista puede y debe ser estudiada la medicina hipocrática: como realizadora de la hazaña médica antes consignada y como parte integral de la cultura griega;
    • La medicina hipocrática es, en efecto, una etapa singularmente decisiva en la historia universal del saber médico y un aspecto particular de la ingente, fundamental, creación histórica -el «milagro griego», según la célebre expresión de Renan- que en su conjunto fue la obra de los antiguos helenos;

    Ambos puntos de vista son, por supuesto, complementarios, y a los dos habremos de recurrir en nuestra exposición. Esta comprenderá los siete siguientes apartados:

    1. Nacimiento de la medicina hipocrática;
    2. Medicina y physiología ;
    3. Antropología hipocrática;
    4. Diagnóstico hipocrático;
    5. Tratamiento hipocrático;
    6. Medicina social y ética médica;
    7. Diversidad interna del Corpus Hippocraticum.

    Alcmeón de Crotona, «joven cuando Pitágoras era viejo» -según el testimonio de Aristóteles-, debió de componer el texto que nos transmite Aecio en torno al año 500 a. Los escritos del Corpus Hippocraticum que algunos filólogos, con U. Fleischer, consideran más tardíos – Sobre el médico , los Preceptos , Sobre la decencia -, procederían de siglos ulteriores al III, y acaso de la época de la segunda sofística. La total elaboración de la medicina que solemos llamar «hipocrática» duró, en consecuencia, no menos de trescientos años. Nuestro problema puede ser formulado, por tanto, mediante estas dos interrogaciones: ¿Qué pasó en el mundo griego durante el siglo VI y la primera mitad del siglo V para que en él y de él naciese la medicina hipocrática? ¿Cómo los fundamentos intelectuales y las líneas maestras de esta medicina fueron constituyéndose sobre tal suelo, desde Alcmeón de Crotona hasta la muerte de Hipócrates? Llamando «hazaña hipocrática» a esa obra común, puesto que en Hipócrates tuvo su más importante operario, mi respuesta va a ser ordenada de la siguiente forma:

    1. El suelo histórico de la hazaña hipocrática;
    2. La víspera de esa hazaña;
    3. Protagonistas;
    4. Su paulatina expresión literaria.

    ¿Cómo se llama el símbolo de la medicina?

    E l simbolismo constituye una de las formas de lenguaje más arcaicas del pensamiento humano. Símbolo, que deriva del latín symbolum , y éste del griego symbolon ( σύμβoλoν) o symballo , significa “yo junto, hago coincidir”, en las sociedades antiguas expresaba la idea de unir el cielo y la tierra.

    Los griegos llamaban symbola a un objeto cortado en dos o más partes, del que varias personas conservaban una pieza cada una de modo que, como prueba de reconocimiento de los portadores, las hacían coincidir; el conjunto de la symbola era la alianza contraída con antelación 1.

    El símbolo impregna todas las manifestaciones humanas desde la noche de los tiempos y desde el Paleolítico se encuentran formas simbólicas esculpidas o pintadas. El simbolismo es estudiado desde el punto de vista de lo psicológico y artístico, antropológico y filosófico.

    Las ciencias de la comunicación le dispensan a este estudio un valor especial y bucean en la lingüística, en la semiótica y la cibernética. Lo mismo ocurre con la epistemología, las matemáticas, la lógica simbólica, entre otras formas culturales 2.

    Por diversos caminos se buscan explicaciones sobre el lenguaje: la semiótica de la significación (Ronald Barthes, Jacques Lacan, Michel Foucault) y la semiología de la comunicación (Humberto Eco, Máximo Bense, Charles Pierce). El estudio de los símbolos abarca diversas esferas culturales: por un lado, la estructura de lo imaginario y la función simbolizante de la imaginación y, por otro, se indaga en el mito simbólico, raíz del símbolo gráfico.

    Ahora bien, nos parece que, como sostiene Jean Chevalier (1873-1956) en su diccionario de símbolos, el conocimiento objetivo tiende a eliminar lo que de simbólico queda en el lenguaje porque esa abstracción (números imaginarios, cantidades negativas, diferencias infinitesimales) vacía el símbolo y engendra el signo 3.

    El símbolo es algo más que trazo o signo, ya que posee un valor en si mismo que lleva más allá de la significación figurada, la que necesita de una interpretación y ésta requiere una cierta predisposición que juega con las estructuras mentales. Dice Chevalier que “se las compara con esquemas afectivos, funcionales y motores, para mostrar que moviliza de alguna forma la totalidad del psiquismo humano”.

    El lenguaje simbólico trasciende lo escrito y lo gráfico. Vale pensar en la intensidad simbólica de los mitos, los sueños, los cuentos y las creencias, entre las que se encuentran aquellas relacionadas con la enfermedad, los modos de curarla y los modos de morir y procesar la muerte.

    Lo simbólico juega en cualquier interlocución humana o gestión “polifónica” de narraciones o relatos. Incluso la palabra llega a ser insuficiente para la comprensión de los signos. El arte, la poesía, la metáfora, la alegoría, la parábola, intentan expresar o comprender la felicidad, el dolor o la melancolía.

    • Cuando estos caminos se angostan, surgen los símbolos para que la comunicación sea más profunda;
    • Desarrollaremos en el presente artículo algunos símbolos vinculados con la Medicina como son el caduceo de Hermes y la vara de Esculapio;

    Caduceo El caduceo de Mercurio o Hermes ( Figura 1 ) es una vara entrelazada con dos serpientes que, en la parte superior tiene dos pequeñas alas o un yelmo alado. Según la fábula de Ovidio, en la mitología griega, el caduceo fue regalado por Apolo a Mercurio para terminar una disputa entre ellos; Mercurio había regalado al dios de la música la lira de siete cuerdas.

    1. Según se dice, Mercurio encontró en el Monte Citerón a dos serpientes que se peleaban, él arrojó en medio de ellas su varilla para separarlas y vio cómo, sin hacerse daño, se enroscaron y se entrelazaron alrededor de la vara, de forma tal que con la parte más alta de sus cuerpos formaron un arco, quedando sus cabezas frente a frente sin señal de enemistad;

    Probablemente, de este mito que muestra el complemento de los opuestos nació el símbolo. Después de esto, Mercurio lo utilizó para sus funciones; con el caduceo adormecía y despertaba a los mortales, atraía a ellos las almas de los fallecidos o las conducía a la morada de los muertos o al infierno, sujetaba los vientos y disipaba las nubes, convertía en oro lo que tocaba, transformaba las tinieblas en luz.

    Era una vara de poder, siendo para el hombre fuente de seguridad, paz, concordia, beneficio y fortuna. Los griegos hicieron de este emblema el sello distintivo de los heraldos y embajadores. Según algunos historiadores, las alas del caduceo de Mercurio, están presentes porque es Hermes.

    Dios egipcio adoptado por los griegos, inventor fabuloso de la alquimia, ciencia médica por excelencia; entre sus atribuciones llevaba un pileus o casco con alas, las que representarían la vieja máxima médica: Curare tuto, cito, et, jacunde , que quiere decir: curar todo, pronto, placenteramente.

    1. Para otros las alas son el representativo de los médicos que, al disolverse el Colegio de Pitágoras en Samos, no escogieron residencia fija y se trasladaban de un país a otro; también se dice que indican la actividad, diligencia y rapidez de las funciones;

    Mercurio es considerado el dios del comercio y el mensajero de los dioses del olimpo. Por ser el dios de los mercados, patrón del comercio y del juego de dados, por su fama de ingenioso se le atribuyó la creación de la lira, el alfabeto, los números, la gimnasia, los pesos y las medidas.

    Los romanos utilizaron el caduceo como símbolo del equilibrio moral y de la buena conducta; el bastón expresa el poder; las dos serpientes la sabiduría; las alas la diligencia; el yelmo es emblemático de elevados pensamientos.

    Esa vara, con las serpientes entrelazadas junto con dos esfinges aladas que representan la ascensión hacia la deidad es el atributo de Hermes, pero también fue la insignia de los heraldos en Grecia y Roma. Por eso se llama caduceo (del latín caduceum, relativo al heraldo) o kerykeión (del griego keryx, heraldo).

    Desde el punto de vista de los elementos, el caduceo representa su integración, correspondiendo la vara a la tierra, las alas al aire, las serpientes al agua y al fuego (movimiento ondulante de la onda y de la llama).

    La antigüedad del símbolo es muy grande y se encuentra en la India grabado en las tablas de piedra denominadas nagakals, que aparecen en la entrada de los templos. Se han encontrado símbolos semejantes en civilizaciones más antiguas como la Asiria, y la Edad de Piedra Tallada, 30.

    000 años a. , la Edad de Piedra Pulida, 6. 500 años a. , y la Caldea, 3. 000 años a. Heinrich Zimmer deriva el caduceo de Mesopotamia, donde lo ve en el diseño de la copa sacrificial del rey Gudea de Lagash (2. 600 a.

    ) 4. A pesar de la lejana fecha, el autor citado dice que el símbolo es probablemente anterior, considerando los mesopotámicos a las dos serpientes entrelazadas como símbolo de Dios que cura las enfermedades, sentido que pasó a Grecia y a los emblemas de nuestros días.

    • Primitivamente, fue una rama de olivo, otras veces de laurel, de cabeza nudosa que se bifurcan en dos y se enroscan para juntar sus extremos, variando a través de los tiempos y las culturas, adquiriendo las serpientes y las alas de Mercurio;
    See also:  Que Medico Trata Artritis Reumatoide?

    Los griegos lo tenían como báculo heráldico, representado por una caña entrelazada con hilos de lana; en la Edad Media fue un bastón cubierto de terciopelo flordelisado y así fue cambiando según la época histórica. Desde el conocimiento tradicional de la India, la vara del caduceo corresponde al eje del mundo y sus serpientes aluden en la India a la fuerza kundalini o energía evolutiva del hombre.

    Kundalini es una palabra sánscrita que significa “enroscado”, y denota una concentración de energía psíquica localizada en un centro ubicado en la base de la columna vertebral. El despertar de este centro, normalmente dormido, se manifiesta por la súbita aparición de dones extraordinarios de elocuencia, intuición y talento literario.

    La primera vez que en el Libro del Éxodo la vara se transforma en serpiente, Moisés dice: “¡Por favor, Señor! Yo no he sido nunca hombre de palabra fácil, ni aun después de haber hablado tú con tu siervo; sino que soy torpe de boca y de lengua”. Queda aquí expresada figurativamente la idea que Moisés ha despertado a kundalini.

    • Según Schneider, las dos S formadas por las serpientes corresponden a enfermedad y convalecencia 5;
    • La organización por exacta simetría, cual en la balanza de Libra, o en la triunidad de la heráldica (escudos entre dos tenantes) expresa siempre la misma idea de equilibrio activo, de fuerzas adversarias que se contrarrestan para dar lugar a una forma estática y superior;

    En el caduceo, esta binariedad equilibrada es doble: las serpientes y las alas, por lo que ratifica ese estado supremo de fuerza y autodominio (y en consecuencia, de salud) en el plano inferior (serpientes, instintos) y en el superior (alas, espíritu) 6.

    1. En el siglo XVI, el impresor alemán Johann Froben (1460-1527) usó el caduceo como sello distintivo de su establecimiento;
    2. Los primeros volúmenes en aparecer con el caduceo fueron De homine libri due , de G;

    Marzio (1517), y la Utopía de Tomás Moro (1518). Algunos autores señalan que de los 256 libros impresos por Froben con el caduceo en la portada, sólo uno estaba relacionado con la medicina: La preservación de la buena salud , de Plutarco. Posteriormente, Hieronymus Froben (1501-1563), hijo de Johannes Froben, imprimió algunos libros médicos con el mismo símbolo, entre los cuales se encuentran una edición en griego de los trabajos de Hipócrates (1538) y la traducción latina del Tetrabiblion de Aëtius de Amida (1542).

    • En ese mismo siglo, sir William Butts (1486-1545), médico de Enrique VIII, fue autorizado para usar el caduceo como distintivo profesional; posteriormente se incluyó en los emblemas del Royal College of Physicians de Londres , con el significado de la presencia de la farmacia y la alquimia;

    Tres siglos después, la casa editorial de libros médicos J. Churchill, lo usó como distintivo. Así nació la confusión en el uso de estos dos símbolos. Según diversos autores, el caduceo apareció en 1851 cuando fue adoptado por el cuerpo de hospitales del ejército estadounidense; para otros, en 1856 cuando los servicios hospitalarios de la Marina lo utilizaron para mostrar la naturaleza no combatiente de los cuerpos médicos.

    En 1871 se convirtió en el símbolo de los servicios de salud pública. Existe el antecedente de que en 1817 el escudo original del cuerpo militar norteamericano tenía como símbolo la vara; hay quienes señalan que los cuerpos médicos del ejército empezaron a usar el caduceo en 1902.

    Hay muchos países aún donde sus instituciones de salud usan como distintivo el caduceo de Mercurio, por ejemplo, Nicaragua, Ecuador, algunos estados de Brasil, el Colegio Dominicano de Cirujanos, entre otros 7. La costumbre e influencia de los norteamericanos ha hecho que se generalice el uso del caduceo; sin embargo, existen numerosos grupos que defienden la vara de Esculapio como símbolo de la profesión médica, ya que históricamente representa el poder y el misterio del arte de curar, así como la compasión y devoción del sanador.

    Vara de Esculapio La vara o bastón de Esculapio o Asclepio o vara de Aarón ( Figura 2 ) tiene un doble simbolismo, de apoyo y como instrumento de castigo. Homero cuenta en la Iliada que Esculapio existió en el siglo XII a.

    de C. ; y vivió en Tesalia. Fue guerrero y participó en la guerra de Troya junto con sus hijos Podaleiro y Macaón, también médicos, patrones éstos de los internistas y de los cirujanos respectivamente. La vara es un tronco, de cabeza nudosa, donde se enrosca una serpiente que exterioriza la cabeza, quedando separada y erguida.

    Este símbolo con el paso del tiempo sufrió cambios al recibir la influencia de las costumbres y creencias del hombre, según el momento histórico; entre ellas, la magia y el sortilegio que usaron los primeros médicos que, al separarse del estado sacerdotal, tuvieron que tener su propio símbolo que los identificara, por lo que finalmente quedó como ha llegado a la actualidad: una vara fina con un nudo en el extremo superior, rematado por un pseudo espejo formado por un ramo de uvas estilizado; la serpiente está enroscada en la vara y queda su cabeza frente al pseudo espejo.

    Además, todo esto está rodeado de dos palmas, cada una diferente, a la izquierda una rama de laurel y a la derecha una de roble. El nudo indica las dificultades de la ciencia. La vara es símbolo de poder. El racimo de uvas significa el vino produciendo embriaguez; es usado con fin profético y adivinador en la práctica misteriosa de los taumaturgos y en la terapéutica como medicamento preciado.

    1. Desde hace un tiempo se acepta el pseudo espejo, pues en Egipto el espejo era mágico y, al tomar un narcótico, en él se veían los rasgos de seres sobrenaturales a través de los reflejos luminosos;
    2. El roble es el árbol sagrado en la Galia y Grecia, los sacerdotes especializados en estos quehaceres interpretaban el ruido del viento al batir las hojas del árbol en el bosque;

    El laurel, tiene propiedades ligeramente narcóticas en sus hojas 1,2,8,9. Este símbolo aparece en el siglo IX a. Según cuenta la leyenda, estando Esculapio en casa de Glauco, quien se encontraba mortalmente herido, apareció en ese momento en la habitación una serpiente y Esculapio la mató con su bastón; otra serpiente entró al aposento llevando en su boca unas hierbas con las que revivió a la serpiente muerta, poniéndosela en su boca.

    Emulando esto, Esculapio salva a Glauco de la muerte 8. Esculapio luego de su muerte fue inmortalizado, y se dio así inició al mito, siendo venerado en Atenas, Corinto y Pérgamo, ciudad natal del Galeno.

    A Esculapio se le representa como un hombre de edad madura, barbudo, de mirada serena, con abundante cabello que recoge con una diadema. Casi siempre aparece vistiendo un manto que deja al descubierto el brazo derecho y el pectoral. A sus seguidores los griegos les llamaban Asclepios y los romanos Aesculapios, o Esculapios en castellano, que eran comunidades semirreligiosas que practicaban la medicina 9.

    Según la mitología griega, Asclepio fue hijo de Apolo y de la mortal Coronis. Apolo le confió al pequeño Asclepio al Centauro Quirón (representa al curador herido, por lo tanto, es el que habla desde su saber y experiencia, rey de los Centauros), quien le inculcó las artes de la medicina y de la caza.

    Apolo y Atenea intervinieron también en su educación; esta última le entregó dos botellas llenas de sangre de la Gorgona (Medusa, reina de las gorgonas, la que fue decapitada por Perseo siguiendo los consejos de Quirón, logrando que los ríos del odio y del amor que éstas mantenían mezclados para confusión de los humanos fluyesen uno para un lado y el otro para el otro; de allí el origen de estas dos sangres).

    • Una de las sangres estaba envenenada y la otra contenía propiedades para resucitar a la gente;
    • Asclepio llegó a dominar el arte de la resurrección y cuenta el mito que devolvió a la vida a un gran número de personas importantes;

    Practicó la medicina con gran éxito, por lo que le levantaron grandes santuarios por toda Grecia. Desde la mitología, Hades, señor del infierno, presentó su queja en el Olimpo contra Asclepio por haber resucitado a un muerto y haberle por ello robado un súbdito.

    1. Zeus mató a Asclepio con un rayo, quien subió a los cielos y se convirtió nada menos que en la constelación de serpentario;
    2. Desde tiempo inmemorial, el hombre ha sentido una extraña fascinación por la serpiente, que adquiere nueva existencia en la primavera, al cambiar completamente de piel;

    Por esta razón, el hombre la ha relacionado con el rejuvenecimiento, la sabiduría, la fertilidad, la salud y la prosperidad. La costumbre de venerar a la serpiente data del año 3. 000 a. , cuando la estrella Alpha Draconis de la constelación Draco (dragón = serpiente con alas) era la estrella Polar, muy importante para determinar el destino del hombre; hacia el 1.

    600 a. , los cretenses rendían culto a la diosa Serpiente en el santuario de Cnosos y le atribuían propiedades curativas; los egipcios adoraban a la diosa Hator a quien representaban como serpiente y, también, le atribuían propiedades curativas o a la diosa Waget, que podía transformarse en serpiente; el reptil entre los egipcios era símbolo de sabiduría, inmortalidad, fortaleza y protección, de ahí que los faraones portaban en la frente la representación de la cobra real (Ureus); los indios de América del Norte rindieron tributo a la serpiente de cascabel; los aztecas y los mayas, a la serpiente emplumada (Quetzalcóatl y Kukulkán, respectivamente); los indios del Amazonas a la anaconda, los budistas a la cobra y, los babilónicos a la pitón; en particular, la serpiente de la vara de Esculapio, sería del género coluber longissimus , de color amarillo y negro, de uno a dos metros de largo, las cuales aún se pueden hallar en las ruinas de los templos romanos al sur de Europa.

    El bastón de Esculapio fue adoptado en 1898 por el ejército inglés. Los médicos de la armada belga lo pusieron en sus uniformes un año después. En 1902 fue adoptado oficialmente por el cuerpo médico de Estados Unidos de Norteamérica en sustitución de la “Cruz de San Juan”.

    Actualmente, el bastón de Esculapio, verdadero símbolo de la medicina, se usa como emblema médico en Gran Bretaña, Alemania, México, Perú, Bélgica, Filipinas y Cuba, entre otros países. La OMS lo usa desde su fundación en 1947.

    Es importante conocer la verdadera historia del símbolo de Esculapio, que para nosotros es el que realmente representa a la medicina en todos sus campos, debido a que este es considerado uno de los dioses de la medicina, un héroe que, según cuenta la literatura, vivió y practicó esta ciencia con profundo sentido humanista, además de transmitir sus conocimientos a las futuras generaciones.

    • Agradecimientos: Al antropólogo Arturo Sala por la lectura crítica y aportes a este manuscrito;
    • Referencias 1;
    • de la Garza-Villaseñor L;
    • El origen de tres símbolos utilizados en medicina y cirugía;
    • Cir Cir 2010; 78: 369-76;

    [ Links ] 2. Murillo-Godínez G. El símbolo de la medicina: la vara de Esculapio (Asclepio) o el caduceo de Hermes (Mercurio). Med Int Mex 2010; 26: 608-15. [ Links ] 3. Chevalier J, Gheerbrant A. Diccionario de los símbolos. Madrid, España. Editorial Herder; 1998.

    • 118-27;
    • [ Links ] 4;
    • Zimmer H;
    • Mitos y símbolos de la India;
    • Madrid, España;
    • Editorial Siruela; 1995;
    • 234-6;
    • [ Links ] 5;
    • Schneider M;
    • El origen musical de los animales-símbolos en la mitología y la escultura antiguas;

    Madrid, España. Editorial Siruela; 1997. 56-62. [ Links ] 6. Cirlot JE. Diccionario de símbolos. Madrid, España. Editorial Siruela; 4º Ed; 2000. 120-1. [ Links ] 7. Rodríguez Moro D. El caduceo médico. Rev Cubana Med Gen Integr 1997; 13: 409-11. [ Links ] 8.

    Anía Lafuentea BJ, Asenjo González M, Suárez Almenarad JL. Los verdaderos símbolos de la medicina: la serpiente y el bastón de Asclepio, pero no el caduceo. Med Clin (Barc) 2002; 119: 336-8. [ Links ] 9.

    Semeniuk GB. La última persona sana. La vara de Esculapio y el caduceo de Mercurio. Medicina (Bs As) 2008; 68: 258-60. [ Links ].

    ¿Cómo curaba Hipócrates?

    El método hipocrático expresa una actitud racional, libre de interpretaciones sobrenaturales y religiosas, mediante la observación directa y el estudio del paciente y no de la enfermedad, lo cual permite hacer una evaluación honesta y ayudar a las fuerzas naturales del cuerpo humano.

    ¿Qué hizo Hipócrates?

    Al parecer, durante su juventud Hipócrates visitó Egipto, donde se familiarizó con los trabajos médicos que la tradición atribuye a Imhotep. Aunque sin base cierta, se considera a Hipócrates autor de una especie de enciclopedia médica de la Antigüedad constituida por varias decenas de libros (entre 60 y 70).

    ¿Qué dice el juramento hipocrático?

    A nadie daré una droga mortal aún cuando me sea solicitada, ni daré consejo con este fin. De la misma manera, no daré a ninguna mujer supositorios destructores; mantendré mi vida y mi arte alejado de la culpa. No operaré a nadie por cálculos, dejando el camino a los que trabajan en esa práctica.

    ¿Cuáles fueron los aportes de Hipócrates?

    Que Es Un Tratado Medico Hipócrates. Antología bizantina, s. XIV. Biblioteca Nacional de Francia” En una hermosísima novela, Médico de cuerpos y almas ( Dear and Glorious Physician, 1958), Taylor Caldwell relata una intervención quirúrgica realizada en plena época romana, en el siglo I, que es cuando se sitúa el periplo vital del griego Lucano el sanador, quien después será San Lucas, el tercer evangelista.

    La narración de la operación impactó al joven lector que entonces era, no solo por su realismo y detalle, sino por el minucioso conocimiento que mostraba la autora sobre un aspecto menos conocido del mundo antiguo, la práctica de la medicina.

    Muchos años después, al mirar la cantidad de bisturíes, tijeras, pinzas y morteros que se conservan en los museos arqueológicos de Grecia, no pude dejar de recordar la novela de Caldwell, pensando que por lo visto las operaciones quirúrgicas en la antigüedad eran más habituales de lo que imaginamos.

    Quizás uno de los libros que más marcaron mi intento de comprensión del pensamiento antiguo fue Initium sapientiae. Los orígenes del pensamiento filosófico griego (Cambridge, 1952) de F. Cornford. En realidad, el tema del paso de una explicación mágica y mítica del mundo a una racional fue tema que cautivó a una gran cantidad de filólogos clásicos, filósofos e historiadores del pensamiento en el siglo XX.

    De ahí quedan trabajos decisivos como Los orígenes del pensamiento griego (París, 1962) o Mito y pensamiento en la Grecia antigua (París, 1965) de J. -P. Vernant, o el ciclo de conferencias de H. -G. Gadamer titulado, precisamente, El inicio de la sabiduría (Stuttgart, 1999).

    • Sin embargo, el tratado de Cornford desarrolla una idea que, recuerdo, me impactó profundamente, y aún me ayuda a comprender mejor el asunto: para el autor, la medicina jugó un papel protagónico en el desarrollo del pensamiento empírico y la superación del saber intuitivo;

    En otras palabras, esa mezcla de cantor, chamán y vidente que eran el rapsoda y el aedo, el sophós , fue sustituida por el médico como antecesor del filósofo. Bien mirado, no es muy difícil de entender: fue la medicina antes que la filosofía. Alcmeón de Crotona y el surgimiento de la physiología Como en otros tantos aportes de los griegos a la ciencia y al conocimiento, fue en los extremos del mundo helénico donde surgieron las nuevas ideas.

    • En efecto, y matizando un poco las posiciones de Cornford, la nueva forma de concebir el “arte de curar”, la tékhnê iatriké, no puede entenderse sin el florecimiento de la filosofía en los siglos VI y V a;

    en las costas de Jonia, al suroeste de la actual Turquía. Filósofos como Tales de Mileto, pero sobre todo Anaxímenes y Anaximandro una generación después, buscaron por primera vez una explicación naturalista y lógica del funcionamiento del mundo, las leyes racionales que gobiernan el universo, la llamada physiología.

    Paralelamente, en las islas de Cos y de Cnido frente a las costas jonias, un grupo de médicos, o como entonces se les llamaba, “asclepíadas” (seguidores de Asclepio, dios de la salud), trataba de aplicar esas leyes naturales al comportamiento del cuerpo humano y superar la manera mágica de concebir las enfermedades.

    Justo al otro extremo del mundo griego, en el Golfo de Tarento al sur de Italia, Alcmeón de Crotona, un médico relacionado con la escuela de Pitágoras, intentaba exactamente lo mismo. Es muy poco lo que sabemos de Alcmeón. Aristóteles dice que “era joven cuando ya Pitágoras era anciano”.

    De los pitagóricos tomó sin duda su concepción del alma inmortal, intentó una teoría del sueño, estudió la epilepsia y descubrió que las funciones psíquicas residen en el cerebro, contra lo que anteriormente se pensaba.

    A él se debe la primera explicación de la enfermedad y la salud, tal y como nos la transmite Aecio (V, 30, 1): Afirma Alcmeón que la salud está sostenida por el equilibrio de las potencias: lo húmedo y lo seco, lo frío y lo cálido, lo amargo y lo dulce, y las demás.

    1. El predominio de una de ellas es causa de la enfermedad, pues el predominio de una de las dos es pernicioso;
    2. La enfermedad sobreviene, en lo tocante a su causa, a consecuencia de un exceso de calor o de frío, y en lo que concierne a su motivo, por un exceso o defecto de alimentación; pero en lo que atañe al dónde, tiene su sede en la sangre, en la médula o en el encéfalo;

    A veces las enfermedades se originan por obra de causas externas: a consecuencia de la peculiaridad del agua o de la comarca, o por esfuerzos excesivos, necesidad o causas análogas. La salud, por el contrario, consiste en la mezcla bien proporcionada de las cualidades.

    Para citar una atinada frase de Pedro Laín Entralgo, resulta difícil exagerar la importancia de este fragmento. Antes de él, la medicina no era más que una mezcla de empirismo y magia. Alcmeón resume en este texto toda una concepción “fisiológica” de la salud y la enfermedad.

    Ésta deja de ser mancha ni castigo divino para convertirse en alteración del orden de la naturaleza, una ruptura de su equilibrio. La medicina se convierte, pues, en asunto humano, en esa palabra tan difícil de traducir que expresa a la vez arte y ciencia, tékhnê , una “técnica”.

    Hipócrates y la escuela de Cos Decíamos que simultáneamente en las islas de Cos y Cnido otros “asclepíadas” se enfrascaban en la misma búsqueda que Alcmeón. Como suele suceder, de nuevo las fuentes son remisas a la hora de darnos datos certeros sobre la vida de Hipócrates.

    Según Sorano de Éfeso, el ginecólogo que escribió su primera biografía en el siglo II, vivió durante el tiempo de Pericles. Se sabe también que su padre y su abuelo también eran médicos, y que su padre se llamaba Heráclides. Se dice asimismo que, además de medicina, estudió filosofía con Demócrito el atomista y Gorgias el sofista.

    De resto, se formó en el “Asclepeion” de Cos y pasó toda su vida enseñando y practicando la medicina por las islas y el norte de Grecia. Parece que murió de avanzada edad, a los 80 o 90 años, aunque otros dicen que de más de 100, en Larisa, en la Grecia central.

    Para Hipócrates y sus seguidores de la Escuela de Cos, el cuerpo estaba compuesto de cuatro “humores” que se encontraban en proporciones similares. Estos son la sangre, la bilis blanca, la bilis negra y la flema. Cuando estos humores se desequilibran (la akrasía ) sobrevienen las enfermedades y la salud se restaura solo cuando se recupera su equilibrio.

    En ello va la terapia hipocrática, en suministrar los medicamentos naturales capaces de restaurarlo. Hipócrates fue el primero en describir una cantidad de enfermedades, clasificándolas en agudas, crónicas, endémicas y epidémicas.

    Desarrolló protocolos de conducta médica en los que prescribía la estricta limpieza tanto del paciente como del médico y diseñó métodos de observación y de diagnóstico. Implementó asimismo una cuidadosa disciplina de anotación y comparación de los síntomas y ciclos de cada enfermedad, y desarrolló instrumentos y técnicas como la cauterización, la escisión y la proctoscopia que hoy continúan siendo útiles.

    Así, a la vez que desarrollaba técnicas quirúrgicas, sentaba las bases de la moderna terapéutica y de la semiología médica. Y como consideraba que la alimentación, el clima y la ubicación geográfica del paciente influyen en su salud, formuló una serie de prescripciones dietéticas de acuerdo a las estaciones y recomendaciones de ubicaciones idóneas para asegurar el equilibrio de los humores, y por tanto la salud.

    Todo ello le valió un prestigio unánime e inmediato. El conjunto de todo el saber hipocrático está reunido en los cincuenta y tres tratados que componen el Corpus hippocraticum, una colección que probablemente fue compilada en Alejandría en el siglo I. Esos tratados abarcan temas que van desde cuestiones éticas (como el famoso “Juramento”) hasta temas dietéticos, epidemiológicos, clínicos, terapéuticos y quirúrgicos.

    Los alejandrinos trataron de clasificar estos tratados en aquellos que juzgaban auténticos (el “pequeño catálogo”, mikrós pínax ) y los dudosos, que fueron comprados a navegantes y mercaderes de manuscritos ( tà ek tôn ploiôn ).

    Hoy sabemos que no todos los tratados pueden ser atribuidos al médico de Cos, incluso, strictissimo sensu, hay quien asegura que no escribió ninguno. Sin embargo el consenso general de los expertos apunta a que se trata más bien de una serie de estudios desarrollados durante algo más de trescientos años por discípulos suyos y otros “fisiólogos” de la Escuela de Cos (los filólogos identifican diecinueve).

    • Lo que sí es innegable es que todos estos tratados contienen o continúan las enseñanzas del maestro;
    • Fortuna y pervivencia del Corpus hippocraticum Asumo que no hace falta explicar por qué pocos corpora de la antigüedad gozaron de tanta fortuna como el que agrupa los tratados hipocráticos;

    De las muchas ediciones que de la Hippocratis Opera se hicieron en el Renacimiento, las más celebradas fueron la de Cornarus (Basilea, 1538) y la de Foës (Francfort, 1590). Sin embargo, la edición canónica para los estudios hipocráticos sigue siendo, siglo y medio después, la edición crítica con traducción francesa de Émile Littré ( Oeuvres complètes d’Hippocrate, París, 1839-1861).

    1. También en español podemos complacernos de contar con excelentes estudios acerca de la obra de Hipócrates, como el del médico e historiador Pedro Laín Entralgo, La medicina hipocrática (Madrid, 1970);
    2. Si obviamos las traducciones y el cultivo de la tradición hipocrática que se hizo en Al-Andalus así como la obra de copistas y comentadores medievales, puede decirse que el hipocratismo español se remonta al siglo XVI, cuando Bernardino de Laredo tradujo al castellano los Aforismos y el Pronóstico en 1522 y 1527 respectivamente;

    Sin embargo no será sino hasta 1747-1770 cuando Andrés Piquer y Arrufat, profesor de la Universidad de Valencia y médico de la corte, traduzca íntegramente el Corpus hippocraticum. En Hispanoamérica las enseñanzas del médico de Cos se difundieron prácticamente con la llegada misma de los conquistadores.

    El primer libro de medicina escrito en América, la Opera medicinalia (México, 1570), dedicaba el tercero de sus cuatro capítulos a las enseñanzas de Hipócrates y Galeno. De los nuestros y más recientemente, muy valorada es la Bibliografía hipocrática del también médico y helenista Blas Bruni Celli (Caracas, 1984), si bien merece mención el capítulo que dedica a Hipócrates Joaquín Díaz González en su Historia de la medicina en la Antigüedad (Mérida, 1974).

    Al cabo del tiempo y de la distancia, se entiende perfectamente que para Aristóteles el maestro de Cos haya sido simplemente “el más grande”. Platón comparó su importancia con la de Fidias y Policleto en la escultura, mientras que Galeno le llegó a llamar “divino”, “inventor de todo lo bueno”.

    ¿Cuál es el pensamiento de Hipócrates?

    Hipócrates – Hipócrates era un médico griego nacido en la isla de Cos, Grecia, el año 460 aC. Fue visto como el médico mas grande de todos los tiempos y basó su práctica médica en la observación y el estudio del cuerpo humano. Rechazó los puntos de vista de sus contemporáneos que consideraban que la enfermedad era producida por supersticiones, como la posesión por espíritus diabólicos o la caída del favor de los dioses, y sostuvo que la enfermedad tenía una explicación física y racional.

    Por esto se le considera el fundador de la medicina. Hipócrates sostenía que el cuerpo debe ser tratado como un todo y no como una serie de partes, describiendo con cuidadolos síntomas de la neumonía, así como de la epilepsia en los niños.

    Mantenía que el proceso de la curación natural podía obtenerse por medio del reposo, una dieta adecuada, aire fresco y limpieza corporal. Además, notó que había diferencias individuales en la severidad de los síntomas de enfermedades y que algunos individuos las resistían mejor que otros.

    Fue el primer médico que tuvo la idea de que los pensamientos, ideas y sensaciones provenían del cerebro y no del corazón como muchos de sus contemporáneos creían. Hipócrates viajó mucho por Grecia, fundando escuelas de medicina en Cos, una isla cerca de Rodas, en el Asia Menor, donde empezó a enseñar sus ideas.

    Por esto, se le asoció con Esculapio de Cos y un grupo de tratados conocidos colectivamente como el Corpus Hipocraticus. Hipócrates también es famoso por sus ideas sobre la separación entre la medicina y el unionismo en la medicina, y su preocupación con los deberes de los médicos, mas que sus derechos, lo llevaron a desarrollar un juramento de ética médica que es llamado el Juramento de Hipócrates y aún actualmente es tomado por los médicos cuando empiezan su práctica.

    ¿Qué dice la teoría de aire agua y lugares?

    815 palabras 4 páginas ENSAYO AIRES, AGUAS Y LUGARES Hipócrates en su libro Aires, Aguas y Lugares quiere darnos a conocer como se ve afectada la salud de la población, por los cambios medioambientales que se pueden presentar en diferentes lugares, para lo cual es necesario tener en cuenta la influencia positiva o negativa de las aguas y de los vientos a los que el autor denomina aires, además de involucrar al médico como el profesional que se debe encargar de indagar en cada lugar a donde llegue a trabajar, bajo qué condiciones vive la gente y a que factores de riesgo medioambientales están expuestos, con el fin de anticiparse a las enfermedades propias de cada región, promocionar la salud y prevenir la enfermedad, para lo cual aborda en su libro los …ver más… Cuando el autor se refiere a las aguas como las que traen la enfermedad o la buena salud, los males o los bienes; mantiene la relación agua – ambiente, dado que estas siempre están influenciadas por las condiciones atmosféricas estacionales, donde también confluyen otros aspectos como la cantidad de agua disponible sobre la superficie de la tierra, el hecho de que sean aguas corrientes o estancadas y la forma como se encuentren disponibles, dependiendo de si es verano donde la encontraremos en estado líquido, o.