Fiebre Cuando Llevar Al Bebe Al Medico?

Fiebre Cuando Llevar Al Bebe Al Medico
También llame al médico de su hijo si: Su hijo sigue comportándose como si estuviera enfermo una vez que su fiebre ha bajado. Su hijo parece estar empeorando. La fiebre persiste por más de 24 horas en un niño menor de 2 años. La fiebre persiste por más de 3 días (72 horas) en un niño de 2 años en adelante.

¿Cuándo ir a urgencia por fiebre en niños?

¿Cuándo puede ser la fiebre un signo de algo grave? – En los niños sanos, no se deben tratar todos los episodios de fiebre. De todos modos, la fiebre alta puede hacer que su hijo se encuentre molesto e incómodo y crear problemas (como la deshidratación ).

Los médicos deciden si tratar o no tratar la fiebre basándose en la temperatura y en el estado general del niño. Los niños con una temperatura inferior a 102 ºF (38,9 ºC) no suelen necesitar medicación, a menos que tengan malestar asociado a la fiebre.

Solo hay una importante excepción: si un bebé de 3 meses de edad o menos tiene una temperatura rectal de 100,4ºF (38ºC) o superior, llame al médico o acuda a un servicio de urgencias de inmediato. Hasta una fiebre leve puede ser un síntoma de una infección potencialmente grave en bebés tan pequeños.

  1. Si su hijo de entre 3 meses y 3 años de edad tiene una fiebre de 102,2 ºF (39ºC) o superior, llame para saber si el médico necesita verlo;
  2. Con niños mayores, tenga en cuenta el comportamiento y nivel de actividad física del niño;

El hecho de observar el comportamiento de su hijo le permitirá hacerse una buena idea de si la causa de su fiebre es una enfermedad de poca importancia o si necesita que lo vea un médico. Lo más probable es que la enfermedad de su hijo no sea grave si:

  • sigue interesado en el juego
  • come y bebe bien
  • está alerta y le sonríe
  • tiene la piel de color normal
  • tiene buen aspecto cuando le baja la temperatura.

Y no se preocupe demasiado si un niño con fiebre no quiere comer. Es algo muy habitual en las infecciones que causan fiebre. Si el niño sigue bebiendo y orinando con normalidad, el hecho de que coma menos que de costumbre cuando tenga fiebre no debe ser motivo de preocupación.

¿Cuánto tiempo debe durar la fiebre en un bebé?

¿Cuándo debemos acudir al pediatra? – Lo primero que debemos es mantener la calma, la fiebre no daña a los niños. Los procesos febriles suelen durar entre 3 y 5 días. Y la evolución de la fiebre, entre las primeras 48-72 horas es más rebelde a antitérmicos, es decir, a veces, el uso del medicamento no garantiza la bajada de temperatura corporal.

Sin embargo, como ya hemos comentado, la fiebre es un proceso fisiológico que debemos vigilar, pero con el que no nos debemos obsesionar. Si pasados 3-4 días, en los que se ha administrado el antitérmico, la fiebre persiste, entonces debemos acudir al pediatra.

Además de esta persistencia durante días, existen 3 signos fundamentales a los que debemos prestar atención y si aparece alguno de ellos acudir a urgencias. Estos signos son:

  • .

    ¿Qué hago si mi bebé tiene 38.1 de temperatura?

    ¿Cómo saber si un niño tiene fiebre? – Puedes tomarle la temperatura a tu hijo en la boca o en la axila con un termómetro digital, de vidrio o de oído. Los termómetros de mercurio ya no se recomiendan. Esto se debe a que el termómetro podría romperse, y el mercurio, que es una sustancia tóxica, penetrar en el cuerpo de tu hijo.

    Tal vez te resulte más fácil tomar la temperatura en la axila, ya que a tu hijo pudiera serle difícil mantener el termómetro en la boca. Sin embargo, ten en cuenta que estas mediciones son menos precisas, debido a que la axila está ligeramente más fría.

    Para tomarle la temperatura a tu hijo de esta manera, colócale el termómetro debajo de la axila, directamente contra la piel, y sostén su brazo con delicadeza contra el pecho. Para tomarle la temperatura en la boca, colócale el termómetro debajo de la lengua por dos o tres minutos.

    Si tu hijo tiene una temperatura que supera los 38°C , el niño tiene fiebre. Si te preocupa, comunícate con el médico de cabecera. Este te preguntará cuáles son los síntomas de tu hijo, y pudiera decirte si el niño necesita ser examinado.

    De ser así, el médico de cabecera le tomará la temperatura a tu hijo, además de medirle el ritmo cardíaco y la respiración. También pudiera hacerte preguntas sobre la historia clínica de tu hijo. Podría resultarte útil llevar un registro de la temperatura y otros síntomas de tu hijo , para que puedas brindar le información clara al médico de cabecera.

    En muchas ocasiones la causa de la fiebre en niños puede ser evidente, por lo que quizás no sea necesario realizarle otras pruebas. Sin embargo, si la fiebre en el niño persiste más de unos días y la causa no está clara, el médico de cabecera podría también tomarle una muestra de sangre y/o de orina.

    Si al médico de cabecera le preocupan los síntomas de tu hijo, podría remitir al niño a un pediatra (especialista en salud infantil) y, en muy raros casos, solicitar asistencia médica de emergencia.

    ¿Cuándo hay que preocuparse por la fiebre?

    1. ¿Por qué nos sube la fiebre?

    La fiebre de forma aislada no es una enfermedad, sino una respuesta de nuestro cuerpo generalmente ante una infección. Podríamos considerar por tanto, que la fiebre es una defensa natural de nuestro organismo que se desarrolla cuando un patógeno, como un virus o una bacteria, logra penetrar las barreras físicas de nuestro cuerpo. En ese contexto, nuestro organismo lo que hace es aumentar la temperatura con el fin de activar nuestro sistema inmune y lograr la destrucción de esos gérmenes perjudiciales.

    1. ¿Cuándo se puede considerar que tenemos fiebre y hasta cuánto puede subir?

    La temperatura corporal normal varía de una persona a otra, incluso varía a lo largo del día, es decir, sigue un ritmo circadiano, esto significa que existen momentos donde la temperatura será ligeramente más elevada. Comúnmente este aumento de la temperatura corporal aparece entre las 16:00 y las 20:00 horas para posteriormente descender hasta aproximadamente las 6:00. Por definición, el límite considerado normal para la temperatura corporal, son 37ºC medidos en la región axilar.

    1. ¿En qué momento hay que empezar a intervenir?

    Como regla general, cuando la subida de la temperatura sea bien tolerada no es necesario intervenir. Es recomendable comenzar a tratar la fiebre por encima de los 38ºC, especialmente en el caso de personas con otras enfermedades como diabetes, insuficiencia renal, cardiaca o personas especialmente vulnerables. Existen medidas físicas y/o farmacológicas para reducir la temperatura corporal.

    A partir de ese límite, consideramos que aparece febrícula y, por encima de 37. 8ºC, se considera fiebre, pudiendo llegar a sobrepasar los 41ºC. Se puede recurrir a fármacos para controlar los síntomas, siendo de elección, de no existir contraindicación médica, el paracetamol.

    Se trata de un medicamento antipirético, es decir un fármaco que reduce la fiebre, además de tener un efecto sobre el control del dolor. Es preciso recordar la utilidad de los medios físicos para reducir la fiebre, como son los baños con agua templada, paños de agua fría o desnudar al enfermo.

    1. ¿Se pueden dar convulsiones por fiebre? ¿Qué hacer?

    Las convulsiones febriles son aquellas desencadenadas por la fiebre, por definición pueden aparecen entre los 6 meses y los 5 años de edad, siendo más frecuentes durante los primeros años de vida. En caso de presenciar un episodio, se debe mantener la calma, intentar cuantificar la duración aproximada del cuadro, colocar al enfermo de tumbado sobre uno de sus lados y retirar aquellos objetos de alrededor que pudieran provocarle una lesión accidental.

    En definitiva, no siempre debemos recurrir a la toma de fármacos para bajar la temperatura, de hecho, hay que recordar que se trata de una defensa natural del organismo. Por otro lado, no se debe intentar sujetar al enfermo durante la convulsión puesto que de intentarlo es posible que se genere alguna lesión a nivel osteoarticular.

    Una vez cesa el episodio convulsivo, debemos intentar reducir la fiebre del enfermo y acudir a un centro médico para recibir una correcta valoración.

    1. ¿De qué depende el umbral de la fiebre? ¿Por qué una persona con dos décimas se encuentran muy mal y otras con 38,5ºC apenas lo notan?

    La manera en la que cada enfermo vive un síntoma, como es el caso de la fiebre, es única. De la misma manera que, ante un dolor exacto, dos personas lo toleran de forma muy distinta, igual ocurre con el aumento de la temperatura corporal. Por este motivo es importante realizar un registro de la temperatura corporal en los procesos infecciosos, siendo el método más recomendable la medición axilar mediante termómetros de contacto.

    ¿Qué pasa si un bebé tiene 39 de fiebre?

    ¿Cuándo debería llamar al médico? – La temperatura exacta que debe tener un niño para que sus padres llamen al médico es algo que depende de la edad del niño, la enfermedad que padezca y de que presente otros síntomas, aparte de la fiebre. Llame al médico si:

    • tiene un bebé menor de 3 meses con una temperatura rectal de 100,4 ºF (38 ºC) o superior
    • tiene un niño mayor con una temperatura superior a 102,2 ºF (39 ºC).

    Llame también si un niño mayor tiene una temperatura inferior a 102,2 ºF (39 ºC) pero:

    • rechaza los líquidos o parece estar demasiado enfermo para beber
    • tiene diarrea persistente o vómitos repetidos
    • presenta signos de deshidratación (orina menos que de costumbre, no tiene lágrimas al llorar, está menos alerta y menos activo de lo habitual)
    • se queja de un dolor específico (como dolor de garganta o de oído)
    • lleva más de 24 horas con fiebre (si se trata de un niño menor de 2 años de edad) o más de 72 horas con fiebre (si supera los 2 años)
    • tiene fiebres recurrentes, aunque sólo duren pocas horas todas las noches
    • tiene un problema médico crónico, como una enfermedad cardíaca, cáncer, lupus o enfermedad de las células falciformes
    • presenta una erupción
    • tiene dolor al orinar

    Acuda a un servicio de urgencias si su hijo presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

    • llanto inconsolable
    • inquietud o irritabilidad extremas
    • aletargamiento o problemas para despertarse
    • un sarpullido o manchas moradas similares a los moretones en la piel (que el niño no presentaba antes de enfermar)
    • labios, lengua o uñas azuladas
    • las fontanelas de la cabeza de un lactante parecen sobresalir hacia afuera o están hundidas
    • rigidez de cuello
    • fuerte dolor de cabeza
    • flacidez o negativa a moverse
    • problemas para respirar que no mejoran al destaparle la nariz
    • inclinación hacia delante y babeo
    • convulsiones
    • dolor abdominal (estómago o vientre).

    Así mismo, llame también al médico si él le ha dado directrices específicas sobe cuándo debe llamar en caso de fiebre.

    ¿Qué pasa si no se le baja la fiebre a un bebé?

    ¿Qué hacer si mi bebé tiene fiebre y está dormido?

    Cómo hacer que esté cómodo – Es tentador envolver a tu hijo en ropa cálida o poner más mantas en su cama cuando sabes que está enfermo, pero es mucho mejor ponerle ropa ligera. Intenta evitar que el bebé coja temperaturas elevada y tenga temblores.

    ¿Cuándo se debe llevar a un bebé a urgencias?

    Cada vez que un niño está enfermo o lesionado, es necesario decidir cuán grave es el problema y qué tan pronto se debe conseguir atención médica. Esto le ayudará a decidir si lo mejor es llamar al médico, acudir a un ambulatorio de urgencias o ir a una sala de urgencias de inmediato.

    Vale la pena pensar en el lugar correcto a dónde ir. El tratamiento en un servicio de urgencias puede costar de 2 a 3 veces más que los mismos cuidados en el consultorio médico. Piense respecto a esto y otros asuntos que se enumeran a continuación al momento de decidir.

    ¿Con qué rapidez necesita su hijo atención? Si su hijo podría morir o quedar permanentemente discapacitado, es una emergencia. Llame al número local de emergencias (911 en los Estados Unidos) para que el equipo de urgencias vayan donde usted de inmediato si no puede esperar, como en caso de:

    • Asfixia
    • Que se detenga la respiración y se ponga morado
    • Posible intoxicación (llame al Centro de Toxicología más cercano)
    • Lesión en la cabeza con desvanecimiento, vómito o no comportarse de manera normal
    • Lesión en el cuello o la columna vertebral
    • Quemadura grave
    • Convulsión que duró de 3 a 5 minutos
    • Sangrado que no se puede detener

    Vaya a un servicio de urgencias o llame al número local de emergencias y solicite ayuda para problemas tales como:

    • Dificultad para respirar
    • Desvanecimiento, desmayo
    • Reacción alérgica grave con dificultad para respirar, hinchazón, urticaria
    • Fiebre alta con dolor de cabeza y rigidez en el cuello
    • Fiebre alta que no mejora con medicamento
    • Dificultad para despertarse, estar demasiado soñoliento o confundido de manera repentina
    • Incapacidad repentina para hablar, ver, caminar o moverse
    • Sangrado abundante
    • Herida profunda
    • Quemadura grave
    • Tos o vómito con sangre
    • Posible fractura ósea, pérdida de movimiento, especialmente si el hueso está saliendo a través de la piel
    • Una parte del cuerpo cerca a un hueso lesionada está insensible, con hormigueo, débil, fría o pálida
    • Dolor de cabeza o dolor torácico inusual o fuerte
    • Frecuencia cardíaca rápida que no disminuye
    • Vómito o heces sueltas que no cesan
    • Boca seca, ausencia de lágrimas, no mojar pañales en 18 horas, fontanela en el cráneo hundida (deshidratada)

    Cuando su hijo tenga un problema, no espere demasiado tiempo para conseguir atención médica. Si el problema no es potencialmente mortal ni hay riesgo de discapacidad, pero a usted le preocupa y no puede ver al médico pronto, vaya a una clínica de urgencias. Los tipos de problemas que una clínica de urgencias puede tratar incluyen:

    • Padecimientos comunes, como resfriados, gripe, dolores de oído, dolores de garganta, cefaleas menores, febrículas y erupciones limitadas
    • Lesiones menores, como esguinces, hematomas, cortaduras y quemaduras pequeñas, fracturas óseas menores o lesiones oculares menores

    Si no está seguro de lo que debe hacer y su hijo no tiene una de las afecciones graves mencionados anteriormente, llame al pediatra. Si el consultorio no está abierto, su llamada será remitida a alguien más. Descríbale los síntomas que presenta el niño al médico que atienda su llamada y averigüe qué debe hacer. El médico o su compañía de seguros de salud también le pueden ofrecer una línea de asistencia telefónica con personal de enfermería.

    • Llame a este número y coméntele a la enfermera los síntomas que presenta el niño para que le aconseje sobre lo que debe hacer;
    • Antes de que su hijo tenga un problema médico, sepa cuáles son sus opciones;

    Visite la página de Internet de su compañía de seguros de salud. Ponga estos números telefónicos en la memoria de su teléfono:

    • El pediatra
    • El servicio de urgencias que el pediatra le recomiende
    • Centro de toxicología
    • La línea de asistencia telefónica con personal de enfermería
    • El ambulatorio de urgencias
    • La clínica ambulatoria (sin cita previa)

    Sala de emergencias – niños; Departamento de emergencias – niños; Atención urgente – niños; Sala de emergencias – cuándo utilizarla American College of Emergency Physicians, Emergency Care For You website. Know When to Go. www. emergencyphysicians. org/articles/categories/tags/know-when-to-go. Accessed February 10, 2021. Markovchick VJ. Decision making in emergency medicine. In: Markovchick VJ, Pons PT, Bakes KM, Buchanan JA, eds. Emergency Medicine Secrets. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 1.

    Versión en inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.

    Editorial team. Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc..

    ¿Qué pasa cuando un bebé tiene 38 grados de temperatura?

    Una temperatura rectal de más de 100,4 grados Fahrenheit ( 38 grados centígrados) se considera fiebre. No siempre es necesario que un niño con fiebre vea a su médico. Esto depende de la edad del niño (leer: La fiebre y su bebé ) y de otros síntomas que tenga.

    ¿Cuándo llevar a un niño a urgencias?

    Cada vez que un niño está enfermo o lesionado, es necesario decidir cuán grave es el problema y qué tan pronto se debe conseguir atención médica. Esto le ayudará a decidir si lo mejor es llamar al médico, acudir a un ambulatorio de urgencias o ir a una sala de urgencias de inmediato.

    Vale la pena pensar en el lugar correcto a dónde ir. El tratamiento en un servicio de urgencias puede costar de 2 a 3 veces más que los mismos cuidados en el consultorio médico. Piense respecto a esto y otros asuntos que se enumeran a continuación al momento de decidir.

    ¿Con qué rapidez necesita su hijo atención? Si su hijo podría morir o quedar permanentemente discapacitado, es una emergencia. Llame al número local de emergencias (911 en los Estados Unidos) para que el equipo de urgencias vayan donde usted de inmediato si no puede esperar, como en caso de:

    • Asfixia
    • Que se detenga la respiración y se ponga morado
    • Posible intoxicación (llame al Centro de Toxicología más cercano)
    • Lesión en la cabeza con desvanecimiento, vómito o no comportarse de manera normal
    • Lesión en el cuello o la columna vertebral
    • Quemadura grave
    • Convulsión que duró de 3 a 5 minutos
    • Sangrado que no se puede detener

    Vaya a un servicio de urgencias o llame al número local de emergencias y solicite ayuda para problemas tales como:

    • Dificultad para respirar
    • Desvanecimiento, desmayo
    • Reacción alérgica grave con dificultad para respirar, hinchazón, urticaria
    • Fiebre alta con dolor de cabeza y rigidez en el cuello
    • Fiebre alta que no mejora con medicamento
    • Dificultad para despertarse, estar demasiado soñoliento o confundido de manera repentina
    • Incapacidad repentina para hablar, ver, caminar o moverse
    • Sangrado abundante
    • Herida profunda
    • Quemadura grave
    • Tos o vómito con sangre
    • Posible fractura ósea, pérdida de movimiento, especialmente si el hueso está saliendo a través de la piel
    • Una parte del cuerpo cerca a un hueso lesionada está insensible, con hormigueo, débil, fría o pálida
    • Dolor de cabeza o dolor torácico inusual o fuerte
    • Frecuencia cardíaca rápida que no disminuye
    • Vómito o heces sueltas que no cesan
    • Boca seca, ausencia de lágrimas, no mojar pañales en 18 horas, fontanela en el cráneo hundida (deshidratada)

    Cuando su hijo tenga un problema, no espere demasiado tiempo para conseguir atención médica. Si el problema no es potencialmente mortal ni hay riesgo de discapacidad, pero a usted le preocupa y no puede ver al médico pronto, vaya a una clínica de urgencias. Los tipos de problemas que una clínica de urgencias puede tratar incluyen:

    • Padecimientos comunes, como resfriados, gripe, dolores de oído, dolores de garganta, cefaleas menores, febrículas y erupciones limitadas
    • Lesiones menores, como esguinces, hematomas, cortaduras y quemaduras pequeñas, fracturas óseas menores o lesiones oculares menores

    Si no está seguro de lo que debe hacer y su hijo no tiene una de las afecciones graves mencionados anteriormente, llame al pediatra. Si el consultorio no está abierto, su llamada será remitida a alguien más. Descríbale los síntomas que presenta el niño al médico que atienda su llamada y averigüe qué debe hacer. El médico o su compañía de seguros de salud también le pueden ofrecer una línea de asistencia telefónica con personal de enfermería.

    1. Llame a este número y coméntele a la enfermera los síntomas que presenta el niño para que le aconseje sobre lo que debe hacer;
    2. Antes de que su hijo tenga un problema médico, sepa cuáles son sus opciones;

    Visite la página de Internet de su compañía de seguros de salud. Ponga estos números telefónicos en la memoria de su teléfono:

    • El pediatra
    • El servicio de urgencias que el pediatra le recomiende
    • Centro de toxicología
    • La línea de asistencia telefónica con personal de enfermería
    • El ambulatorio de urgencias
    • La clínica ambulatoria (sin cita previa)

    Sala de emergencias – niños; Departamento de emergencias – niños; Atención urgente – niños; Sala de emergencias – cuándo utilizarla American College of Emergency Physicians, Emergency Care For You website. Know When to Go. www. emergencyphysicians. org/articles/categories/tags/know-when-to-go. Accessed February 10, 2021. Markovchick VJ. Decision making in emergency medicine. In: Markovchick VJ, Pons PT, Bakes KM, Buchanan JA, eds. Emergency Medicine Secrets. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 1.

    Versión en inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.

    Editorial team. Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc..

    ¿Cómo debe dormir un niño con fiebre?

    La primera fiebre en un bebé o en un lactante con frecuencia es atemorizantes para los padres. La mayoría de las fiebres son inofensivas y son causadas por infecciones leves. Arropar demasiado a un niño puede incluso causar un aumento en la temperatura. Independientemente, usted debe informarle al proveedor de atención médica de su hijo sobre cualquier fiebre en un recién nacido que sea superior a 100.

    • 4°F (38°C) (tomada en el recto);
    • La fiebre es una parte importante de las defensas del cuerpo contra la infección;
    • Muchos bebés mayores presentan fiebres altas incluso con enfermedades menores;
    • Las convulsiones febriles ocurren en algunos niños y pueden ser atemorizantes para los padres;

    Sin embargo, la mayoría de las convulsiones febriles terminan rápidamente. Estas convulsiones no significan que su hijo tenga epilepsia y no causan ningún daño permanente. Su hijo debe tomar bastante líquido.

    • No le dé a su hijo ningún jugo de frutas.
    • Los bebés deben tomar leche materna o formula.
    • Si están vomitando, se recomiendo una bebida con electrolitos como Pedialyte.

    Los niños pueden ingerir alimentos cuando tienen fiebre. Sin embargo, no los obligue a comer. Los niños que están enfermos a menudo toleran mejor los alimentos blandos. Una dieta blanda incluye alimentos que sean blandos, no muy picantes y con poco contenido de fibra. Usted puede tratar con:

    • Panes, galletas y pastas hechos con harina blanca refinada.
    • Cereales calientes refinados, tales como harina de avena o crema de trigo.

    No arrope a un niño con frazadas o ropa extra, ni siquiera si tiene escalofríos. Esto puede impedir que la fiebre baje o hacerla subir.

    • Trate con una capa de ropa ligera y una frazada liviana para dormir.
    • El cuarto debe ser cómodo, ni demasiado cálido ni demasiado frío. Si hace calor en el cuarto o está mal ventilado, un ventilador puede ayudar.

    El paracetamol (Tylenol) y el ibuprofeno (Advil, Motrin) ayudan a bajar la fiebre en los niños. El pediatra puede aconsejarle que utilice ambos tipos de medicamentos.

    • En el caso de los niños menores de 3 meses de edad, llame primero al proveedor de su hijo antes de darles medicamentos.
    • Sepa cuánto pesa su hijo; luego verifique siempre las instrucciones en el paquete.
    • Tome paracetamol cada 4 a 6 horas.
    • Tome ibuprofeno cada 6 a 8 horas. No lo utilice en niños menores de 6 meses de edad.
    • No le dé ácido acetilsalicílico ( aspirin ) a los niños, a menos que el proveedor de su hijo le diga que no es problema.

    No es necesario que la fiebre baje del todo a la temperatura normal. La mayoría de los niños se sentirán mejor cuando la temperatura baje aunque sea un solo grado. Un baño de agua tibia o baño de esponja puede ayudar a bajar la fiebre.

    • Estos baños funcionan mejor si el niño también recibe medicamentos; de lo contrario, la temperatura podría subir de nuevo inmediatamente.
    • No use baños fríos, hielo ni fricciones con alcohol, ya que estos con frecuencia empeoran la situación causando temblores.

    Consulte con el proveedor de su hijo o acuda a la sala de urgencias cuando:

    • Su hijo no parece estar despierto ni más cómodo cuando le baja la fiebre
    • Los síntomas de fiebre reaparecen después de que habían desaparecido
    • El niño no produce lágrimas cuando está llorando
    • El niño no está mojando pañales o no ha orinado durante las últimas 8 horas

    Igualmente, consulte con el proveedor de su hijo o acuda a la sala de emergencias si su hijo:

    • Tiene menos de 3 meses y tiene una temperatura rectal de 100. 4°F (38°C) o superior.
    • Tiene de 3 a 12 meses y tiene una fiebre de 102. 2°F (39°C) o superior.
    • Es menor de 2 meses y tiene una fiebre que dura más de 48 horas.
    • Tiene una fiebre superior a 105°F (40. 5°C), a menos que la fiebre baje prontamente con tratamiento y el niño esté cómodo.
    • Ha estado teniendo fiebres intermitentes hasta por una semana o más, aun cuando no sean muy altas.
    • Tiene otros síntomas que sugieren que se puede necesitar tratamiento para una enfermedad, como dolor de garganta, dolor de oído, diarrea, náuseas, vómitos o tos.
    • Tiene una enfermedad seria, como un problema cardíaco, anemia drepanocítica, diabetes o fibrosis quística.
    • Recientemente le aplicaron una vacuna.

    Llame al número local de emergencia (9-1-1 en los Estados Unidos) si su hijo tiene fiebre y:

    • Está llorando y no puede calmarse
    • No lo pueden despertar fácilmente o no se despierta en absoluto
    • Parece confundido
    • No puede caminar
    • Tiene dificultad para respirar , incluso después de que la nariz está despejada
    • Tiene los labios, la lengua o las uñas de color morado
    • Tiene un dolor de cabeza muy intenso
    • Presenta rigidez en el cuello
    • Se niega a mover un brazo o una pierna
    • Tiene una convulsión
    • Tiene un nuevo sarpullido o aparecen hematomas

    Fiebre – lactante; Fiebre – bebé Marcdante KJ, Kliegman RM. Fever without a focus. In: Marcdante KJ, Kliegman RM, eds. Nelson Essentials of Pediatrics. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 96. Mick NW. Pediatric fever. In: Walls RM, Hockberger RS, Gausche-Hill M, eds. Rosen’s Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice.

    • 9th ed;
    • Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 166;
    • Versión en inglés revisada por: Neil K;
    • Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA;
    • Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A;

    Editorial team. Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc..

    ¿Cómo bajar la fiebre en menos de 5 minutos?

Adblock
detector