Dolor Lumbar A Que Medico Acudir?

Dolor Lumbar A Que Medico Acudir

Hay muchos tipos de médicos que tratan a los pacientes que tienen afecciones de la columna y cada uno tiene un rol levemente distinto. La selección del mejor tipo de profesional de la salud —o equipo de profesionales de la salud— depende, en gran medida, de los síntomas de los pacientes y de la cantidad de tiempo durante la cual los síntomas han estado presentes. Hay tres amplios grupos de profesionales de la salud que tratan el dolor de espalda:

  1. Los profesionales de la salud de cabecera suelen ser la primera opción para los pacientes cuando comienza el dolor de espalda y, por lo general, incluyen:
    • Médicos de cabecera (médicos de familia, internistas, obstetras, ginecólogos, pediatras)
    • Quiroprácticos
    • Doctores en medicina osteopática
  2. Los especialistas en columna tienen un área más específica de experiencia en ciertos diagnósticos y/o tratamientos para el dolor de columna y las afecciones de columna, y son:
  3. advertisement

    • Cirujanos
    • Fisiatras
    • Anestesistas
    • Neurólogos
    • Reumatólogos

    ¿Cómo se llama el médico que trata la lumbalgia?

    Los reumatólogos también tratan muchas otras enfermedades no relacionadas a la artritis, tales como el lupus, la fibromialgia, la lumbalgia, la artrosis, la gota y el síndrome de Sjögren, por nombrar solo unas pocas.

    ¿Cuándo ir al médico por dolor lumbar?

    Pautas para decidir ir al médico en caso de un dolor de espalda – A continuación, dejamos una serie de pautas que, si se dan, pueden ser claves a la hora de decidir que hay que tomar medidas y acudir al médico:

    • Si el dolor en cuestión sucede por primera vez y con intensidad, o si sus características o localización son distintas a las de ocasiones anteriores.
    • Si la molestia es tan intensa que los analgésicos de venta sin receta no la alivian, o si independientemente de la intensidad, el dolor no mejora en 3 días o no desaparece en 7.
    • Si la molestia se extiende por el brazo o la pierna y es más intenso en esos trayectos que en la espalda o el cuello.
    • Si el dolor se acompaña de pérdida de fuerza o alteraciones de la sensibilidad.
    • Si la dolencia impide todo tipo de movimiento o es constante, es decir, no se modifica en función de la postura o el movimiento.
    • Evidentemente, si el dolor está acompañado de otros síntomas, como fiebre, cansancio extremo o pérdida de peso.
    • Si se padecen otras enfermedades o se están tomando medicamentos que contraindiquen algunos tratamientos para el dolor de espalda.
    • En tanto, si se dan en conjunto las siguientes situaciones, la visita al doctor podría posponerse temporalmente:
    • El dolor ya ha sido previamente valorado por un médico, y las características y localización del nuevo episodio son las mismas.
    • El dolor es soportable, se alivia con analgésicos que se pueden comprar sin receta médica, mejora en menos de 2 días y desaparece en menos de 7.
    • El dolor no se acompaña de pérdida de fuerza.
    • El estado general de salud es bueno, no hay fiebre ni pérdida de peso, no se padece ningún tipo de enfermedad y no se están siguiendo tratamientos que puedan influir en el dolor.

    ¿Cómo curar la lumbalgia rápido?

    El tratamiento para la lumbalgia depende de los antecedentes del paciente y de la gravedad del dolor. La gran mayoría de los casos de la lumbalgia se curan dentro de seis semanas sin cirugía y los ejercicios para la lumbalgia son, casi siempre, parte del plan de tratamiento.

    • Descanso. Dejar de realizar actividades durante unos días permite que los tejidos lesionados, y hasta las raíces nerviosas, empiecen a curarse, lo que a su vez puede servir para aliviar la lumbalgia. Sin embargo, descansar por más de unos pocos días puede conllevar una debilitación de los músculos, y los músculos débiles pueden tener dificultades para apoyar la columna adecuadamente.
    • Compresas de calor y hielo facilitan el alivio de la mayoría de los casos de lumbalgia al reducir la inflamación. Muchas veces los pacientes utilizan el hielo, pero algunos prefieren el calor. Se puede alternar entre los dos.
    • Medicamentos. Está disponible una gran diversidad de medicamentos recetados y de venta libre para ayudar a reducir los síntomas de la lumbalgia. Muchos medicamentos reducen la inflamación, que muchas veces es una causa del dolor, mientras que otros tratan de impedir la transmisión de las señales de dolor al cerebro.

      Si el dolor persiste o empeora, se pueden recomendar procedimientos quirúrgicos o diagnósticos más avanzados. Los pacientes que no hacen ejercicio regular para hacerse más fuertes y flexibles son más propensos a experimentar una lumbalgia recurrente o prolongada.

      Cada medicamento tiene múltiples riesgos únicos, posibles efectos secundarios e interacciones farmacológicas (o interacciones con alimentos o suplementos) que deben ser evaluados por un médico.

    advertisement

    • Ejercicios para la lumbalgia. El ejercicio es un elemento clave en casi todo plan de tratamiento de la lumbalgia. Sin importar si el tratamiento se realiza en casa o con un profesional de salud vertebral, como un fisioterapeuta, un quiropráctico, o un médico especialista en medicina física y rehabilitación, un plan generalmente comprenderá tres componentes: acondicionamiento aeróbico, ejercicios de estiramiento y ejercicios de fortalecimiento. Lea Ejercicios para el alivio del dolor ciático

    ¿Cómo saber si es un dolor lumbar?

    Síntomas del dolor lumbar crónico. – Los síntomas más habituales suelen ser: un dolor de larga duración en la zona de los lumbares o que irradia hacia otras zonas como glúteos, muslos o ingles y que además, nos dificulta el poder ponernos de pie, caminar, correr o incluso realizar algunas de nuestras actividades más cotidianas.

    ¿Cuánto tiempo puede durar un dolor lumbar?

    El lumbago se refiere a un dolor que se siente en la región lumbar. Usted también puede presentar rigidez en la espalda, disminución del movimiento de la región lumbar y dificultad para pararse derecho. El dolor de espalda agudo puede durar desde unos pocos días hasta unas cuantas semanas.

    La mayoría de las personas tendrá al menos un dolor de espalda en su vida. Aunque este dolor o molestia puede presentarse en cualquier parte de la espalda, la zona que más comúnmente se ve afectada es la región lumbar.

    Esto se debe a que sostiene la mayor parte del peso del cuerpo. El lumbago es la segunda razón por la cual los estadounidenses acuden al proveedor de atención médica. Es superado únicamente por los resfriados y la gripe. Usted generalmente sentirá primero un dolor de espalda después de levantar un objeto pesado, desplazarse repentinamente, sentarse en una posición por mucho tiempo, o sufrir una lesión o accidente. Las causas del lumbago repentino incluyen:

    • Fracturas por compresión de la columna a causa de osteoporosis
    • Cáncer que compromete la columna
    • Fractura de la médula espinal
    • Espasmo muscular (músculos muy tensos)
    • Hernia de disco o disco roto
    • Ciática
    • Estenosis raquídea (estrechamiento del conducto raquídeo)
    • Curvaturas de la columna vertebral (como escoliosis o cifosis), que pueden ser heredadas y se observan en niños o adolescentes
    • Tensión o desgarros de los músculos o los ligamentos que sostienen la espalda

    El lumbago puede también deberse a:

    • Un aneurisma aórtico abdominal que está filtrándose.
    • Afecciones artríticas, como osteoartritis, artritis psoriásica y artritis reumatoidea.
    • Infección de la columna vertebral (osteomielitis, disquitis, absceso).
    • Infección del riñón o cálculos renales.
    • Problemas relacionados con el embarazo.
    • Los problemas con su vesícula biliar o el páncreas pueden causar dolor en la región lumbar.
    • Enfermedades que afectan los órganos reproductores femeninos, como endometriosis , quistes ováricos , cáncer ovárico o miomas uterinos.
    • Dolor alrededor de la parte posterior de la pelvis o la articulación sacroilíaca (SI, en inglés).

    Usted puede sentir una variedad de síntomas si se ha lesionado la espalda. Puede tener una sensación de hormigueo o ardor, una sensación de dolor sordo o dolor agudo. El dolor puede ser leve, o puede ser tan intenso que usted no es capaz de moverse. Dependiendo de la causa de su dolor de espalda, es posible que también tenga dolor en la pierna, en la cadera o en la planta del pie.

    El lumbago agudo es causado con mayor frecuencia por una lesión repentina en los músculos y los ligamentos que sostienen la espalda. El dolor puede ser causado por espasmos musculares o distensión o desgarro en músculos y ligamentos.

    También puede presentar debilidad en las piernas y los pies. Cuando usted vea a su proveedor por primera vez, le preguntará acerca de su dolor de espalda, incluyendo qué tan a menudo sucede y qué tan severo es. Su proveedor tratará de determinar la causa de su dolor de espalda y si es probable que mejore rápidamente con medidas simples como hielo, analgésicos suaves, terapia física y ejercicios adecuados.

    1. La mayoría de las veces, el dolor de espalda mejorará utilizando estos métodos;
    2. Durante el examen físico, su proveedor tratará de ubicar con precisión la zona de dolor y de evaluar cómo afecta su movimiento;

    La mayoría de las personas con dolor de espalda mejora o se recupera al cabo de 4 a 6 semanas. Su proveedor puede que no ordene ningún examen durante la primera consulta a menos que usted tenga ciertos síntomas. Los exámenes que pueden ser ordenados incluyen:

    • Radiografía
    • Tomografía computarizada de la región lumbar
    • Resonancia magnética de la región lumbar

    Para mejorar rápidamente, adopte las medidas adecuadas cuando sienta dolor por primera vez. A continuación encontrará algunos consejos sobre cómo manejar el dolor:

    • Suspenda la actividad física normal durante los primeros días. Esto ayudará a aliviar sus síntomas y a reducir cualquier inflamación en la zona del dolor.
    • Aplique calor o hielo en la zona de dolor. Un buen método es utilizar hielo durante las primeras 48 a 72 horas y luego usar calor.
    • Tome analgésicos de venta libre como ibuprofeno (Advil, Motrin) o acetaminofeno (Tylenol). Siga las instrucciones en el empaque sobre cuánto tomar. No tome más de la cantidad recomendada.

    Cuando duerma, pruebe acostarse acurrucado, en una posición fetal con una almohada entre las piernas. Si usted usualmente duerme boca arriba, ponga una almohada o toalla enrollada bajo las rodillas para aliviar la presión. Una falsa creencia común acerca del dolor de espalda es que es necesario descansar y evitar actividad por mucho tiempo. De hecho, no se recomienda el reposo en cama.

    Si no tiene ninguna señal de una causa seria de su dolor de espalda (como pérdida en el control de los intestinos o vejiga, debilidad, pérdida de peso, o fiebre), entonces debe permanecer lo más activo posible.

    Pueda que usted quiera reducir su actividad solamente por los primeros dos días. Luego, lentamente comienze sus actividades habituales. No realice actividades que involucren levantamiento de objetos pesados o torsiones de la espalda durante las primeras 6 semanas después de que el dolor comienza.

    • Empiece con actividad aeróbica ligera. Caminar, montar una bicicleta estacionaria y nadar son magníficos ejemplos. Estas actividades pueden mejorar el flujo de sangre hacia la espalda y estimular la curación. También fortalecen músculos en su estómago y espalda.
    • Usted se puede beneficiar con terapia física. El proveedor determinará si usted necesita ver a un terapista físico y puede remitirlo a uno. El terapista físico primero usará métodos para reducir el dolor. Luego, el terapista le enseñará maneras de prevenir volver a tener dolor de espalda nuevamente.
    • Los ejercicios de estiramiento y fortalecimiento son importantes. Pero, empezar estos ejercicios demasiado pronto después de una lesión puede hacer que el dolor empeore. Un terapista físico le puede decir cuándo iniciar ejercicios de estiramiento y fortalecimiento y cómo hacerlos.

    Si el dolor dura más de 1 mes, su proveedor primario puede que lo envíe a ver tanto a un ortopedista (especialista en huesos) como a un neurólogo (especialista en nervios). Si su dolor no ha mejorado después del uso de medicamentos, terapia física y otros tratamientos, su proveedor puede recomendar una inyección epidural. Usted puede también ver a:

    • Un terapista en masajes
    • Alguien que realiza acupuntura
    • Alguien que hace manipulación de la columna (un quiropráctico, un médico osteópata o un terapista físico)

    Algunas veces, unas pocas visitas a estos especialistas ayudarán con el dolor de espalda. Muchas personas se sienten mejor al cabo de 1 semana. Después de otras 4 a 6 semanas, el dolor de espalda debe haber desaparecido por completo. Llame a su proveedor inmediatamente si usted tiene:

    • Dolor de espalda después de un golpe o caída fuerte
    • Ardor con la micción o sangre en la orina
    • Antecedentes de cáncer
    • Pérdida del control de esfínteres (incontinencia)
    • Dolor que baja por las piernas por debajo de la rodilla
    • Dolor que empeora cuando usted se acuesta o dolor que lo despierta por la noche
    • Enrojecimiento o hinchazón en la espalda o en la columna vertebral
    • Dolor intenso que no le permite estar cómodo
    • Fiebre inexplicable con dolor de espalda
    • Debilidad o entumecimiento en las nalgas, los muslos, las piernas o la pelvis

    Llame también si:

    • Ha estado bajando involuntariamente de peso
    • Consume esteroides o drogas intravenosas
    • Ha tenido dolor de espalda antes, pero este episodio es diferente y se siente peor
    • Este episodio de dolor de espalda ha durado más de 4 semanas

    Hay varias cosas que usted puede hacer para disminuir sus posibilidades de desarrollar dolor de espalda. El ejercicio es importante para prevenir el dolor de espalda. A través del ejercicio usted puede:

    • Mejorar su postura
    • Fortalecer la espalda y mejorar la flexibilidad
    • Bajar de peso
    • Evitar caídas

    También es muy importante aprender a levantar objetos y doblarse correctamente. Siga estos consejos:

    • Si un objeto es demasiado pesado o complicado, pida ayuda.
    • Separe los pies para darle a su cuerpo una base de apoyo amplia cuando levante.
    • Párese lo más cerca posible del objeto que está levantando.
    • Doble las rodillas, no la cintura.
    • Apriete los músculos del estómago mientras levanta el objeto o lo descarga.
    • Sostenga el objeto lo más cerca posible de su cuerpo.
    • Levante usando los músculos de sus piernas.
    • A medida que se ponga de pie con el objeto, no se doble hacia adelante.
    • No gire mientras se está agachando hacia el objeto, levantándolo o llevándolo.

    Otras medidas para prevenir el dolor de espalda incluyen:

    • Evite permanecer de pie durante largos períodos de tiempo. Si tiene que estar de pie por cuestiones de trabajo, alterne descansando cada pie sobre un taburete.
    • No use tacones altos. Use suelas amortiguadoras al caminar.
    • Cuando esté sentado por cuestiones de trabajo, sobre todo si está utilizando una computadora, asegúrese de que su silla tenga un respaldo recto con asiento y respaldo ajustables, con apoyabrazos y un asiento giratorio.
    • Use un taburete bajo los pies mientras esté sentado para que las rodillas estén más altas que sus caderas.
    • Coloque una almohada pequeña o una toalla enrollada detrás de la región lumbar mientras está sentado o conduciendo por largos períodos de tiempo.
    • Si conduce una distancia larga, pare y camine un poco cada hora. Traiga su asiento lo más adelante posible para evitar doblarse. No levante objetos pesados inmediatamente después de un viaje.
    • Deje de fumar.
    • Baje de peso.
    • Haga ejercicios en forma regular para fortalecer sus músculos abdominales y centrales. Esto fortalecerá su centro para disminuir el riesgo de más lesiones.
    • Aprenda a relajarse. Pruebe métodos como yoga, tai chi o masaje.

    Dolor de espalda; Dolor en la espalda baja; Lumbago; Dolor – espalda; Dolor de espalda agudo; Dolor de espalda – nuevo; Dolor de espalda – breve; Distensión muscular en la espalda – nueva Corwell BN. Back pain. In: Walls RM, Hockberger RS, Gausche-Hill M, eds. Rosen’s Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 32. El Abd OH, Amadera JED. Low back strain or sprain. In: Frontera WR, Silver JK, Rizzo TD Jr, eds.

    • Luego de 2 a 3 semanas, usted debe comenzar gradualmente con ejercicios nuevamente;
    • Essentials of Physical Medicine and Rehabilitation: Musculoskeletal Disorders, Pain, and Rehabilitation;
    • 4th ed;
    • Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 48;

    Grabowski G, Gilbert TM, Larson EP, Cornett CA. Degenerative conditions of the cervical and thoracolumbar spine. In: Miller MD, Thompson SR, eds. DeLee, Drez, & Miller’s Orthopaedic Sports Medicine. 5th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 130. Malik K, Nelson A.

    Overview of low back pain disorders. In: Benzon HT, Raja SN, Liu SS, Fishman SM, Cohen SP, eds. Essentials of Pain Medicine. 4th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 24. Murray EL, Misulis KE. Lower back and lower limb pain.

    In: Jankovic J, Mazziotta JC, Pomeroy SL, Newman NJ, eds. Bradley and Daroff’s Neurology in Clinical Practice. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2022: chap 33. Versión en inglés revisada por: C. Benjamin Ma, MD, Professor, Chief, Sports Medicine and Shoulder Service, UCSF Department of Orthopaedic Surgery, San Francisco, CA.

    ¿Cuántos días de reposo por lumbalgia?

    ¿En qué consiste?

    Se trata de un dolor localizado en la parte baja de la espalda que se origina a nivel de la columna vertebral, los músculos, ligamentos o nervios de la zona. Así cuando un dolor en esa misma región es debido a otros motivos, como por ejemplo un cólico de riñón, no se trata de lumbago o lumbalgia. Es un síntoma muy frecuente, que padecen el 70% de las personas en algún momento de su vida. La mayoría de los casos se resuelven de forma natural y sólo una pequeña parte (7% de los casos) desarrolla dolor crónico.

    • Pueden ser muchas las causas de la lumbalgia y también es frecuente que no se identifique un motivo concreto;
    • Sin embargo, en la mayoría de los casos hay espasmo y contractura de los músculos de la zona que produce dolor, lo que a su vez aumenta la contractura;

    En el lumbago agudo típico el dolor se inicia bruscamente, es intenso, se acompaña de rigidez y en un principio se hace más intenso con el movimiento, pudiendo extenderse a nalgas y parte superior del muslo. La inactividad y mala forma física, los esfuerzos y sobrecargas de la zona lumbar (cargar pesos o esfuerzos físicos en posición forzada), posturas incorrectas y prolongadas (muchas horas sentados, en asientos inadecuados o de pie) y el estrés, ansiedad y depresión aumentan el riesgo de sufrir dolor de espalda.

    ¿Cómo se trata? El objetivo del tratamiento de la lumbalgia aguda es reducir el dolor, recuperar la actividad y evitar que se haga crónico. – Tanto los analgésicos como los antiinflamatorios son útiles para reducir el dolor y la limitación de movimientos. Además en determinados casos puede ser necesario emplear relajantes musculares para eliminar la contractura y el espasmo. Los medicamentos deberán ser recetados por el médico dependiendo de cada paciente, quien deberá respetar la duración y forma de tomar el tratamiento, evitando siempre la automedicación.

    – En el lumbago común el reposo en cama (acostado boca arriba sobre una superficie firme, con las caderas y rodillas dobladas) debe limitarse a los primeros momentos con dolor intenso al moverse, generalmente entre dos y cuatro días.

    No es eficaz permanecer en cama durante mucho más tiempo, y sin embargo se sabe que es beneficioso para los pacientes mantenerse activos: mejoran más rápido los síntomas y disminuye el riesgo de que se haga crónico. – Aplicar calor moderado en la zona puede ayudar a mejorar la incomodidad y el dolor, pero no es indispensable en el tratamiento. Puede hacerse en forma de duchas calientes o un paño caliente, con cuidado para no provocar quemaduras en la piel. ¿Qué hacer para prevenir el dolor lumbar? – Pónganse en cuclillas para levantar un objeto del suelo y al hacerlo mantenga la espalda recta, evitando doblarse hacia delante cuando lo esté alzando.

    • – Procure no cargar objetos pesados, para moverlos trate de empujarlos en lugar de levantarlos;
    • – Siéntese en sillas con espalda recta o con apoyos para su espalda;
    • Al conducir, siéntese derecho y mueva el asiento hacia delante, así evitará doblarse hacia delante;

    Si debe conducir o estar sentado durante largos períodos de tiempo, haga descansos para estirarse y coloque una almohada pequeña o una toalla enrollada detrás de la parte baja de la espalda. – Cuando esté de pie mantenga una postura firme, con hombros y caderas en línea recta con cabeza y cuello. Otra posibilidad es realizar un programa regular de ejercicios, sin olvidar que es fundamental mantener la actividad general ¿Qué se debe vigilar especialmente? – Dolor que se extiende por la pierna hasta más abajo la rodilla. – Entumecimiento y hormigueo en la pierna pierna, pié o ingle. – Dolor que aparece con fiebre, náuseas o vómitos, molestias en el vientre o al orinar, debilidad, o sudoración. – Dolor causado por una caída, golpe o accidente. – Dolor tan intenso que impide cualquier movimiento y no se alivia con el tratamiento o si su dolor no parece mejorar después de semanas.

    – Evite el calzado de tacón alto, no más de 4 o 5 cm – Fortalecimiento de los músculos de la espalda. Caminar y andar son buenos ejercicios globales para mantener un buen estado físico y éste último es especialmente adecuado para fortalecer la musculatura lumbar.

    Deberán evitarse posturas forzadas y los sobreesfuerzos sin entrenamiento y procurar el fortalecimiento de los músculos con ejercicio moderado y regular. En el lumbago común el reposo se limitará a los primeros días de dolor intenso con el movimiento, aún cuando le duela conviene mantenerse activo.

    .

    ¿Cómo dormir con dolor de lumbago?

    Según la Sociedad Española de Reumatología, una buena postura para dormir si tienes dolor lumbar es la de ‘decúbito supino’ o lo que es lo mismo boca arriba, con las rodillas flexionadas y algo debajo de ellas (una almohada).

    ¿Qué ejercicios no hacer con dolor lumbar?

    Ejercicios beneficiosos – Todo lo anterior, no obstante, no quiere decir que ante el dolor lumbar debamos cesar el ejercicio por completo. Más bien al contrario, la actividad física puede ser un gran medio para aliviarlo y evitar que aparezca de modo recurrente.

    1. Lo que deberemos evitar es realizar ejercicios que flexionen, estiren o compriman de modo prominente la región lumbar, centrándonos en su lugar en otros que trabajen más otras zonas del cuerpo (como los brazos, los pectorales o las piernas), o incluso realizar ejercicios más moderados y de carácter aeróbico;

    Por ejemplo, andar (con una postura y un calzado adecuado) , correr o nadar son maneras de ejercitarnos con una intensidad modulable que tienen grandes beneficios para nuestra salud cardiovascular y que además no suponen un esfuerzo peligroso para nuestra columna ni nuestra espalda. Conforme a los criterios de .

    ¿Por qué se produce el dolor lumbar?

    ¿Cuáles son las causas de dolor lumbar? – Las causas de este síndrome pueden ser muchas y de origen variado. Anatómicamente, el dolor lumbar crónico puede proceder de las estructuras óseas y ligamentosas de la columna vertebral (por desgaste de las articulaciones posteriores o de los discos intervertebrales) o de las vísceras que rodean la columna lumbar (riñones, páncreas).

    Otras mucho menos frecuentes son las traumáticas (fracturas vertebrales, espondilolisis), metabólicas (fracturas vertebrales por osteoporosis), tumorales, infecciosas y la aceleración del proceso evolutivo de la degeneración discal tras una intervención quirúrgica por hernia discal.

    La causa más frecuente del dolor lumbar crónico es la degeneración de los discos intervertebrales y las articulaciones posteriores. Esto forma parte del proceso normal de involución que aparece en la columna vertebral a partir de los 20 años de edad, como ocurre en otras partes del organismo, asociado a una musculatura abdominal y lumbar pobre, sobrepeso (que hace trabajar continuamente a la columna con cargas mayores para las que está “diseñada”), y permanecer de pie durante mucho tiempo y posturas continuas forzadas en flexión lumbar.

    ¿Qué diferencia hay entre el lumbago y la ciática?

    Para empezar, el lumbago localiza el dolor en la parte baja de la espalda , mientras que la ciática se produce en la pierna. Además, en la mayoría de los casos el lumbago desaparece espontáneamente, y, por el contrario, la ciática suele ser más duradero incluso llegando a necesitar periodo de rehabilitación.

    ¿Cuando me tengo que preocupar por un dolor de espalda?

    Cuándo debes consultar con un médico – En la mayoría de los casos, el dolor de espalda mejora progresivamente con el tratamiento en el hogar y el cuidado personal, generalmente en unas pocas semanas. Contacta con tu médico si tu dolor de espalda:

    • Persiste después de un par de semanas
    • Es intenso y no mejora con el descanso
    • Se extiende a una o ambas piernas, especialmente si se prolonga por debajo de la rodilla
    • Provoca debilidad, entumecimiento u hormigueo en una o ambas piernas
    • Está acompañado de pérdida de peso sin causa aparente

    En casos poco frecuentes, el dolor de espalda puede indicar un problema médico grave. Busca atención médica de inmediato si tu dolor de espalda:

    • Ocasiona problemas de vejiga o intestino nuevos
    • Está acompañado por fiebre
    • Aparece después de una caída, un golpe en la espalda u otra lesión

    ¿Cuándo hay que ir a urgencias?

    ¿Cuándo ir a urgencias por hernia discal?

    Cuando debes acudir a urgencias por la sospecha de una hernia discal. – En caso de estos tres supuestos SIEMPRE se debe acudir a urgencias. *

    1. PARALISIS.
    2. ALTERACIÓN SENSIBILIDAD PERINEAL.
    3. ALTERACIÓN ESFÍNTERES.

    ¿Cuándo es necesario acudir al médico?

    Acuda a una sala de emergencias o a un centro de atención de urgencia de inmediato ante los siguientes síntomas: –

    • Fiebre superior a 101 °F
    • Dificultad para respirar
    • Dolor en el pecho
    • Inflamación abdominal (del vientre)
    • Dolor de cabeza grave
    • Debilidad repentina o pérdida de la sensibilidad y el movimiento
    • Convulsiones
    • Erección dolorosa del pene que dure más de 4 horas
Adblock
detector