Cuando Ir Al Medico Por Fiebre Adultos?

Cuando Ir Al Medico Por Fiebre Adultos
Cuándo llamar al médico de urgencia – Llama al médico de urgencia si tu hijo tiene fiebre después de haber estado en un auto caliente o si pasó por alguna otra situación potencialmente peligrosa y muestra alguna de estas señales de advertencia:

  • Fiebre sin sudor
  • Dolor de cabeza intenso
  • Convulsiones
  • Rigidez en el cuello
  • Desorientación
  • Vómitos o diarrea repetitivos
  • Irritabilidad o incomodidad significativas
  • Cualquier síntoma preocupante, diferente o inusual
Tabla de conversión Fahrenheit-Celsius
Fahrenheit Celsius
105 40,6
104 40,0
103 39,4
102 38,9
101 38,3
100 37,8
99 37,2
98 36,7
97 36,1
96 35,6

.

¿Cuándo es peligrosa la fiebre en adultos?

La fiebre es el aumento temporal en la temperatura del cuerpo en respuesta a alguna enfermedad o padecimiento. Un niño tiene fiebre cuando su temperatura está en o por encima de estos niveles:

  • 100. 4°F (38°C) medida en las nalgas (rectal)
  • 99. 5°F (37. 5°C) medida en la boca (oral)
  • 99°F (37. 2°C) medida bajo el brazo (axilar)

Un adulto probablemente tiene fiebre cuando la temperatura está por encima de 99°F a 99. 5°F (37. 2°C a 37. 5°C), según la hora del día. La temperatura corporal normal puede cambiar durante cualquier día dado. Por lo general es más alta a principios de la noche. Otros factores que pueden afectar la temperatura corporal son:

  • El ciclo menstrual de una mujer. En la segunda parte de este ciclo, su temperatura se puede elevar 1 grado o más.
  • La actividad física, emociones fuertes, comer, ropas gruesas, medicamentos, temperatura ambiente alta y humedad alta pueden incrementar la temperatura corporal.

La fiebre es una parte importante de las defensas del cuerpo contra la infección. La mayoría de las bacterias y virus que causan las infecciones en las personas prosperan mejor a 98. 6°F (37°C). Muchos bebés y niños presentan fiebre alta con enfermedades virales menores. Aunque la fiebre sea para nosotros un signo de que se podría estar presentando una batalla en el cuerpo, dicha fiebre está luchando a favor de la persona y no en su contra.

  1. Generalmente no ocurrirá daño cerebral a raíz de la fiebre, a menos que sea de más de 107;
  2. 6°F (42ºC);
  3. La fiebre sin tratamiento causada por infección pocas veces sobrepasa los 105°F (40;
  4. 6ºC), a menos que el niño tenga demasiada ropa o esté en un lugar caluroso;

Las convulsiones febriles en realidad ocurren en algunos niños. La mayoría de ellas terminan rápidamente y no significan que el niño tenga epilepsia. Estas convulsiones tampoco causan ningún daño permanente. Las fiebres inexplicables que continúan por días o semanas se denominan fiebres de origen desconocido (FOD). Casi cualquier infección puede causar fiebre, como las siguientes:

  • Infecciones óseas ( osteomielitis ), apendicitis , infecciones cutáneas o celulitis y meningitis
  • Infecciones respiratorias como enfermedades seudo   resfriados  o gripales , dolores de garganta, infecciones del oído , infecciones sinusales , mononucleosis infecciosa , bronquitis , neumonía y tuberculosis
  • Infecciones urinarias
  • Gastroenteritis viral y gastroenteritis bacteriana

Los niños pueden tener una fiebre baja durante 1 o 2 días después de algunas vacunas. La dentición puede causar un ligero aumento en la temperatura de un niño, pero no superior a 100°F (37. 8°C). Los trastornos inflamatorios o autoinmunitarios también pueden causar fiebres. Algunos ejemplos son:

  • Artritis o enfermedades del tejido conectivo como artritis reumatoidea y lupus eritematoso sistémico
  • Colitis ulcerativa y enfermedad de Crohn
  • Vasculitis o periarteritis nudosa

El primer síntoma de un cáncer puede ser fiebre. Esto se da especialmente en el caso de enfermedad de Hodgkin , linfoma no Hodgkin y leucemia. Otras posibles causas de fiebre abarcan:

  • Coágulos de sangre o tromboflebitis
  • Medicamentos como algunos antibióticos, antihistamínicos y anticonvulsivos

Un resfriado simple u otra infección viral algunas veces puede causar fiebre alta (102°F a 104°F o 38. 9°C a 40°C). Esto por lo regular no significa que usted o su hijo tengan un problema serio. Es posible que algunas infecciones serias no causen fiebre o incluso que causen una temperatura corporal muy baja, sobre todo en los bebés. Si la fiebre es leve y no tiene ningún otro problema, usted no necesita tratamiento. La enfermedad probablemente no es seria si su hijo:

  • Todavía está interesado en jugar
  • Está comiendo y bebiendo bien
  • Está despierto y le sonríe
  • Tiene un color de piel normal
  • Luce bien cuando le baja la temperatura

Tome medidas para bajar la fiebre si usted o su hijo están incómodos, vomitando, resecos (deshidratados) o no están durmiendo bien. Recuerde: la meta es bajar la fiebre, no eliminarla. Al intentar bajar la fiebre:

  • NO envuelva a alguien que tenga escalofríos.
  • Quite el exceso de ropa o de frazadas. El cuarto debe estar cómodo, no demasiado caluroso ni frío. Pruebe con una capa de ropa ligera y una manta liviana para dormir. Si el cuarto está caliente o mal ventilado, un ventilador puede ayudar.
  • Un baño tibio o un baño de esponja pueden ayudar a refrescar a alguien que tiene fiebre. Esto es especialmente eficaz después de suministrar medicamento — de lo contrario, la temperatura podría volver a subir en seguida.
  • NO use baños fríos, hielo ni fricciones con alcohol. Estos enfrían la piel, pero con frecuencia empeoran la situación causando estremecimiento o escalofríos, lo cual eleva la temperatura central del cuerpo.

Las siguientes son algunas pautas para tomar medicamento con el fin de bajar la fiebre:

  • El paracetamol (Tylenol) e ibuprofeno (Advil, Motrin) ayudan a reducir la fiebre en niños y adultos. Algunas veces, los proveedores de atención médica le aconsejan que use ambos tipos de medicamento.
  • Tome paracetamol cada 4 a 6 horas. Funciona bajando el termostato del cerebro.
  • Tome ibuprofeno cada 6 a 8 horas. NO lo utilice en niños de 6 meses de edad o menos.
  • El ácido acetilsalicílico ( aspirin ) es muy eficaz para tratar la fiebre en los adultos. NO le dé este medicamento a los niños, a menos que el proveedor de su hijo le haya indicado usarlo.
  • Sepa cuánto pesan usted o su hijo. Luego verifique siempre las instrucciones en el paquete para encontrar la dosis correcta.
  • En caso de niños de 3 meses de edad o menos, llame al proveedor de su hijo primero antes de administrarles medicamentos.

Comer y beber:

  • Todas las personas, sobre todo los niños, deben tomar bastantes líquidos. El agua, las paletas de helados, la sopa y la gelatina son todas buenas opciones.
  • A los niños más pequeños no les dé demasiado jugo de fruta ni jugo de manzana y evite las bebidas para deportistas.
  • Aunque comer está bien, los alimentos no deben forzarse.

Llame al proveedor en seguida si su hijo:

  • Tiene 3 meses de edad o menos y tiene una temperatura rectal de 100. 4°F (38°C) o superior
  • Tiene de 3 a 12 meses de edad y una fiebre de 102. 2°F (39°C) o superior
  • Tiene 2 años o menos y tiene una fiebre que dura más de 24 a 48 horas
  • Es mayor y tiene una fiebre durante más de 48 a 72 horas
  • Tiene una fiebre de 105°F (40. 5°C) o superior, a menos que baje rápidamente con tratamiento y la persona esté cómoda
  • Tiene otros síntomas que sugieren una enfermedad que posiblemente necesite tratamiento, como dolor de garganta, de oídos o tos
  • Ha tenido fiebres de manera intermitente hasta por una semana o más, aun cuando no sean muy altas
  • Tiene una enfermedad seria, como un problema cardíaco, anemia drepanocítica, diabetes o fibrosis quística
  • Recientemente le aplicaron una vacuna
  • Tiene un nuevo sarpullido o hematomas
  • Tiene dolor al orinar
  • Tiene problema con el sistema inmunitario (debido a terapia crónica con esteroides, un trasplante de médula ósea o de órganos, extirpación del bazo, VIH/sida o tratamiento para el cáncer)
  • Ha viajado recientemente a otro país

Llame a su proveedor de inmediato si usted es un adulto y:

  • Tiene una fiebre de 105°F (40. 5°C) o superior, a menos que baje rápidamente con tratamiento y usted esté cómodo
  • Tiene una fiebre que se mantiene o continúa por encima de 103°F (39. 4°C)
  • Tiene una fiebre por más de 48 a 72 horas
  • Ha tenido fiebres intermitentes hasta por una semana o más, aun cuando no sean muy altas
  • Tiene una enfermedad seria, como un problema cardíaco, anemia drepanocítica, diabetes, fibrosis quística, EPOC u otros problemas pulmonares crónicos
  • Tiene un nuevo sarpullido o hematomas
  • Tiene dolor al orinar
  • Tiene problema con su sistema inmunitario (debido a terapia crónica con esteroides, un trasplante de médula ósea o de órganos, extirpación del bazo, VIH/sida o tratamiento para el cáncer)
  • Ha viajado recientemente a otro país

Llame al 911 o al número local de emergencias si usted o su hijo tienen fiebre y:

  • Está llorando y no puede tranquilizarse (niños)
  • No se puede despertar fácilmente o no despierta
  • Parece confundido
  • No puede caminar
  • Tiene dificultad para respirar, incluso después de que la nariz está despejada
  • Tiene las uñas, la lengua o los labios morados
  • Tiene un dolor de cabeza muy fuerte
  • Tiene rigidez de nuca
  • Se niega a mover un brazo o pierna (niños)
  • Tiene una convulsión

Su proveedor llevará a cabo un examen físico. Esto puede incluir una evaluación detallada de la piel, los ojos, los oídos, la nariz, la garganta, el cuello, el pecho y el abdomen para buscar la causa de la fiebre. El tratamiento depende de la duración y la causa de la fiebre, al igual que de otros síntomas. Se pueden realizar los siguientes exámenes:

  • Estudios sanguíneos como un conteo sanguíneo completo o diferencial sanguíneo
  • Análisis de orina
  • Radiografía del tórax

Temperatura elevada; Hipertermia; Pirexia; Febril Leggett JE. Approach to fever or suspected infection in the normal host. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 26th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 264. Nield LS, Kamat D. Fever. In: Kliegman RM, St. Geme JW, Blum NJ, Shah SS, Tasker RC, Wilson KM, eds.

Beba líquidos y descanse. Nelson Textbook of Pediatrics. 21st ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 201. Versión en inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA.

Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A. Editorial team. Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc..

¿Cuándo acudir al médico en caso de fiebre?

La fiebre en sí no es una enfermedad, sino un síntoma de algún problema de salud subyacente, como la presencia de un agente infeccioso en el organismo. Pero no siempre nos indica que algo va mal en nuestro cuerpo: muchas vacunas pueden causar fiebre tras su administración, y ello suele ser una señal de que están generando la respuesta que buscan en el organismo.

  1. No obstante, en la situación actual, teniendo en cuenta que la fiebre es uno de los síntomas característicos de la covid-19 , debemos estar más atentos que nunca cuando aparece;
  2. ¿Cuándo se debe consultar con el médico? Si nuestra temperatura corporal aumenta a más de 38 ºC y/o si está presente durante varios días , lo recomendable es llamar al médico para que determine si debemos realizarnos una prueba para descartar el coronavirus;
See also:  Cuando Debo Ir Al Medico Si Creo Estar Embarazada?

¿Qué causa la fiebre? Es importante remarcar que la fiebre puede tener muchos otros orígenes, desde infecciones de oído hasta problemas gastrointestinales… Y es que se trata de un mecanismo de defensa que inhibe el crecimiento de células malignas y reduce la multiplicación de los microorganismos, al mismo tiempo que disminuye la producción de toxinas producidas por estos.

  • Las infecciones que con más frecuencia provocan la subida de la fiebre suelen ser las respiratorias (como enfermedades gripales o resfriados, dolores de garganta, las sinusales, mononucleosis infecciosa y bronquitis), las infecciones urinarias, las de oído, la gastroenteritis, la neumonía, las infecciones óseas, la apendicitis, la tuberculosis, infecciones cutáneas, la meningitis, etc;

En algunos casos, los trastornos inflamatorios (a veces autoinmunes) o tomar ciertos medicamentos –algunos antibióticos, antihistamínicos y anticonvulsivos– también pueden causar fiebre. La fiebre en los niños Cuando los niños tienen fiebre, que puede ser a menudo, los padres acostumbran a alarmarse.

  • Pero hay ciertas actitudes y comportamientos que pueden ayudar a determinar si esa fiebre esconde algo grave;
  • En muchas ocasiones, la fiebre es algo pasajero que, si no supera los 38 ºC , los pediatras recomiendan no tratar;

En esos casos, el menor tiene un buen aspecto (la piel es de color normal), sigue queriendo jugar, come y bebe normalmente (aunque es posible que coma menos). Pero si el niño llora desconsoladamente, se siente irritado, presenta dificultad para permanecer despierto, presenta manchas o sarpullidos, tiene el cuello rígido o dolor de cabeza, le cuesta respirar, convulsiona o le duele el abdomen, está claro que hay que acudir al médico rápidamente.

A los bebés, un exceso de ropa o una temperatura del ambiente demasiado alta puede provocarles fiebre, ya que su organismo está en desarrollo y todavía no es capaz de regular la temperatura corporal. Cuando eso ocurre, siempre que se haya descartado cualquier otro motivo, lo recomendable es quitarles la ropa (dejarlos en ropa interior, preferiblemente de algodón) y darles algo de beber.

Otras situaciones en las que los niños pueden presentar un aumento de la fiebre son tras la administración de una vacuna o fruto de la dentición , casos en los que un antipirético recomendado por un médico puede aliviar sus síntomas. En cualquier caso, si el origen de la fiebre es otro, se debe acudir al pediatra para que haga un diagnóstico y determine qué medicamento es el más adecuado para tratar la posible causa del problema. Cuando Ir Al Medico Por Fiebre Adultos Cómo medir la temperatura Los termómetros tradicionales de mercurio están dando paso a aparatos electrónicos digitales , mucho más fiables, efectivos y, sobre todo, mucho más seguros (el mercurio es una toxina ambiental). Existen diferentes tipos, aunque lo habitual es tomar la temperatura así:

  • Bajo la axila: Es el método menos incómodo, aunque es más lento que los demás. Basta con levantar el brazo y colocar el termómetro bajo la axila durante el tiempo necesario para que el aparato realice una medición efectiva.
  • Temperatura timpánica: Existen termómetros específicos para medir la temperatura en el oído, que realizan su medición mediante rayos infrarrojos, muy efectivos para adultos y bebés mayores de tres meses (suelen desaconsejarse antes, ya que los conductos auditivos son demasiado pequeños).
  • Por infrarrojos. Con la pandemia de la covid-19, ha aumentado el uso de los termómetros láser. No son los más precisos, pero permiten obtener unos resultados orientativos de forma fácil y muy rápida, casi instantánea. Por ese motivo, son los que se utilizan habitualmente en los cribados masivos.

¿Cómo reaccionar ante la fiebre? A pesar de ser una respuesta natural para combatir enfermedades, el aumento de la temperatura corporal puede provocar malestar, escalofríos, delirios, deshidratación e incluso convulsiones. Para combatir esos síntomas y hacer bajar la fiebre, podemos seguir las siguientes recomendaciones:

  • Identificar qué está causando la fiebre y administrar la medicación adecuada, siempre bajo prescripción médica.
  • Atacar directamente la fiebre con medicamentos antipiréticos (algunos analgésicos, como el paracetamol o el ibuprofeno, suelen ser los más utilizados; pero consulta siempre al médico cuál puedes tomar, para evitar contraindicaciones).
  • Destapar al afectado y proporcionarle ropa ligera.
  • Si la temperatura del ambiente es excesivamente alta, abrir una ventana o airear la estancia para que disminuya.
  • Aplicar compresas tibias en la frente y en la nuca. Un baño con agua templada (nunca fría, porque podría provocar un choque térmico) o un baño de esponja pueden ayudar a refrescar a alguien con fiebre. Esto es especialmente eficaz después de suministrar un medicamento.
  • Combatir la posible deshidratación bebiendo líquidos lentamente.

Dr. CarlesRabassa Centre Mèdic Atlàntida.

¿Qué pasa si tengo más de 38 grados de temperatura?

¿Qué es la fiebre y cuáles son sus causas? – La fiebre es un síntoma que produce un aumento de la temperatura corporal. En general, se dice que tenemos fiebre cuando es mayor de 38 ºC. La subida se puede acompañar de escalofríos y/o dolor de cabeza y la bajada de sudoración. Estas son algunas de las más comunes que la pueden provocar:

  • Un resfriado, gripe
  • Una infección de vías respiratorias
  • Una infección gastrointestinal

La mayoría de estas infecciones no son graves y mejoran solas. La fiebre es un síntoma de covid-19, es recomendable que sigas el protocolo vigente. .

¿Cuánto tiempo puede durar una persona con fiebre?

– Una fiebre viral se refiere a cualquier fiebre que resulta de una infección viral, como el resfriado o fiebre por dengue. Aunque la mayoría de las fiebres virales se resuelven solas en uno o dos días, algunas son más graves y requieren tratamiento médico.

¿Cuando la fiebre es preocupante?

Deberás buscar atención médica inmediata si tienes una fiebre mayor a 39. 4 grados C (103 grados F), no puedes realizar las actividades cotidianas típicas o si desarrollas síntomas como dolor de cabeza, dificultades respiratorias severas, desorientación, dolores de pecho, náuseas o vómito o trastornos convulsivos.

¿Cómo saber si la fiebre es por Covid?

Uno de los principales síntomas para identificar al coronavirus Covid-19 en el organismo es la presencia de fiebre. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), la temperatura media causada por la enfermedad del coronavirus es de 38 grados o más.

Pero esta temperatura debe de ir acompañada de otros síntomas, como la tos persistente, dificultad para respirar, dolor de cabeza intenso, vómitos persistentes o diarrea persistente. Así, según el CDC, la fiebre debe de estar persistente durante más de 48 horas en el organismo para que sea un síntoma claro de coronavirus.

Y es que este organismo recuerda que la fiebre no siempre es síntoma claro de coronavirus, dado que puede estar asociado a otra enfermedad infecciosa. De este modo, el CDC asocia la temperatura febril de 38 grados a otros síntomas, como dificultad para respirar.

En este sentido, la persona es incapaz de exhalar aire hacia dentro o hacia afuera, es incapaz de recuperar el aliento. Estos síntomas también pueden significar que el paciente tiene una infección respiratoria como neumonía.

De ahí que las autoridades recomienden la realización de una PCR.

¿Cuándo hay que ir a urgencias?

¿Cómo bajar la fiebre de 39 grados en adultos?

Tratamiento de la fiebre en un adulto – Los adultos con fiebre de 103 °F (39,4 °C) o más generalmente tendrán aspecto de estar enfermos y se comportarán como si lo estuvieran. El objetivo principal del tratamiento es aliviar las molestias y ayudarte a descansar. Para tratar la fiebre en casa:

  • Bebe mucho líquido para mantenerte hidratado.
  • Usa ropa liviana.
  • Usa una manta liviana si sientes frío, hasta que pasen los escalofríos.
  • Toma paracetamol (Tylenol, otros) o ibuprofeno (Advil, Motrin IB, otros). Sigue las instrucciones de la etiqueta.

¿Que no se debe hacer en caso de fiebre?

¿Cómo bajar la fiebre en menos de 5 minutos?

¿Por qué es peligrosa la fiebre?

La elevación extrema de la temperatura ( por lo general más de 41° C) puede ser perjudicial. Una temperatura corporal tan alta puede causar la disfunción y, en última instancia, el fracaso de la mayoría de los órganos. Dicha elevación extrema puede ser causada por una infección muy grave (como septicemia.

¿Por qué persiste la fiebre?

La fiebre es una respuesta adaptativa del organismo que consiste en un aumento de la temperatura corporal por encima del valor normal. No es una enfermedad, sino un signo, que suele acontecer como resultado tras una infección, el cual puede dificultar la supervivencia de bacterias y virus y activar además el sistema inmune.

  1. En la mayoría de las ocasiones es autolimitada, sin embargo, puede generar gran malestar, e incluso ser indicativa de patologías subyacentes más graves que requieren remisión al médico para el pronto diagnóstico y el establecimiento del tratamiento más adecuado;

Introducción La temperatura corporal normal se encuentra entre 36 °C y 37,8 °C. Ante variaciones de la temperatura ambiental, el centro termorregulador del hipotálamo es el encargado de controlar la temperatura del organismo, mediante la alteración en la producción de calor metabólico a partir del músculo o el hígado, o a través de la regulación de la disipación de calor, sobre todo a través de la piel y pulmones.

Puede variar según la zona donde se efectúe la medida (tabla 1) y en función de los siguientes factores: – La edad. – La idiosincrasia del individuo. – La actividad física que se desarrolle. – El estado emocional.

– Las situaciones fisiológicas, como por ejemplo la digestión de los alimentos. – La dentición: la salida de los dientes puede causar un ligero aumento en la temperatura de un niño, pero no superior a 37,7 °C. – El ciclo menstrual: en la segunda parte de este ciclo, la temperatura se puede elevar en un grado o más.

– El momento del día: por lo general es más alta a principios de la noche. – El tipo y la cantidad de ropa con que se viste. – La temperatura y humedad ambien-tales. La mayoría de los autores considera que existe fiebre cuando la temperatura corporal supera los 38 °C.

Si está entre los 37 °C y los 38 °C se aplica el término febrícula y, si supera los 41 °C, hiperpirexia. El incremento está regulado de forma fisiológica por el hipotálamo y se produce en respuesta a pirógenos. La hipertermia , en cambio, es debida a un mal funcionamiento de la termorregulación a nivel hipotalámico, en general no responde a los antitérmicos y puede ser muy grave.

Algunos de los síndromes relacionados con la alteración de la temperatura corporal y que requieren una rápida actuación son: – Golpe de calor. – Ingestión de fármacos o drogas que interfieren con la termorregulación.

– Hipertermia maligna. – Síndrome neuroléptico maligno. – Síndrome serotoninérgico. Los pacientes de edad avanzada suelen presentar menores elevaciones de temperatura corporal que las personas más jóvenes , por lo que puede complicarse la detección de aquellas infecciones cuyo primer criterio diagnóstico es la presencia de fiebre.

  • Clasificación La fiebre se puede clasificar en función de varios criterios, como la duración, la evolución, la intensidad o el inicio;
  • Según la duración La fiebre puede persistir desde varias horas a incluso meses, por lo que se pueden diferenciar los siguientes tipos: – Fiebre de corta duración : es la más habitual y suele ser debida a infecciones leves que se resuelven en menos de 2 semanas;
See also:  Donde Se Puede Denunciar A Un Medico?

– Fiebre persistente o prolongada : cuando dura más de 2 semanas. Según la evolución En función del progreso que la temperatura sigue a lo largo del tiempo, se puede diferenciar una serie de patrones de fiebre que incluso nos pueden ayudar a identificar la causa de la misma: – Fiebre continua : es una elevación de la temperatura moderadamente persistente, con mínimas oscilaciones diarias (inferiores a 1 °C).

– Fiebre intermitente o “en agujas” : la temperatura sufre grandes oscilaciones, entre fiebre alta y normalidad a lo largo de cada día, o bien se alternan unos días con fiebre y otros sin ella, con un ritmo fijo.

– Fiebre remitente : la temperatura se mantiene siempre elevada pero con oscilaciones diarias mayores de 1 °C. – Fiebre reincidente (recurrente, periódica u ondulante) : se produce una alternancia de periodos de fiebre continua con otros de normalidad térmica (apirexia).

Según la intensidad Dependiendo del grado de elevación de la temperatura, se puede hablar de: – Febrícula : si oscila entre 37 °C y 38 °C. – Fiebre : cuando está entre 38 °C y 41 °C. – Hiperpirexia : si supera los 41 °C.

Según su inicio En función de cómo empieza a elevarse la temperatura corporal, se clasifica en: – Fiebre de inicio brusco : comienza de forma repentina. – Fiebre de inicio lento : el aumento de la temperatura se produce de manera gradual. Etiología Si bien la principal causa de la fiebre son las infecciones, puede haber otras patologías implicadas.

Puede ser debida a la ingesta de algunos medicamentos (tabla 2) y en otras ocasiones es de origen idiopático. Fiebre inducida por microorganismos La mayoría de los episodios de fiebre son producidos por infecciones víricas, bacterianas, fúngicas o protozoarias.

Las causas más frecuentes son las infecciones del tracto respiratorio, gastrointestinales, del tracto urinario y dérmicas. Una fiebre aguda en adultos (de menos de 4 días de duración) es muy probable que sea debida a una infección. La originada por otras causas, posiblemente será crónica o recurrente.

Los pacientes de edad avanzada suelen presentar menores elevaciones de temperatura corporal que las personas más jóvenes, por lo que puede complicarse la detección de aquellas infecciones cuyo primer criterio diagnóstico es la presencia de fiebre.

Algunos estudios sugieren que con el incremento de cada década de edad la temperatura media disminuye 0,8 °C. Fiebre inducida por otras patologías Entre las patologías más frecuentes ca-paces de liberar pirógenos endógenos se encuentran: – El cáncer : la fiebre, en ocasiones, puede ser el primer síntoma, especialmente en el caso de leucemia o linfomas.

– El daño tisular : como el sufrido en cirugías, en infarto de miocardio o trombosis. – Los trastornos inflamatorios o autoinmunes : artritis  y otras enfermedades del tejido conectivo, enfermedad inflamatoria intestinal, vasculitis o periarteritis nudosa.

Fiebre inducida por medicamentos y vacunas Sería más apropiado decir hipertermia inducida por medicamentos , ya que estos alteran el funcionamiento de la termorregulación por varios mecanismos, como la hipersensibilidad, la interferencia en la disipación del calor o el aumento del metabolismo basal.

  1. El listado de fármacos se puede consultar en la tabla 2;
  2. También es frecuente la presencia de febrícula durante 1 o 2 días después de recibir algunas vacunas;
  3. Fisiopatología La temperatura corporal es el resultado del balance entre la producción de calor por parte del organismo (principalmente por el hígado y los músculos) y la pérdida de calor por la periferia;

El centro termorregulador del hipotálamo mantiene la temperatura entre 37 °C y 38 °C. Si hay una causa desencadenante de fiebre se producirá una vasoconstricción retirando el flujo sanguíneo desde las zonas más distales para impedir la pérdida de calor.

Además, se pueden producir escalofríos para aumentar la producción del mismo. La capacidad de generar fiebre se ve reducida en las personas alcohólicas, las muy jóvenes y las muy mayores. Los pirógenos son sustancias que causan fiebre y se puede diferenciar entre exógenos y endógenos, en función de si proceden del exterior o son producidos por el organismo.

Los pirógenos exógenos más habituales son los microorganismos y sus productos. Los mejor estudiados son los lipopolisacáridos de las bacterias gram-negativas (endotoxinas) y la toxina de Staphylococcus aureus , que puede causar síndrome de shock tóxico.

Estas sustancias inducen la liberación de pirógenos endógenos como la interleukina 1 (IL-1), factor de necrosis tumoral alpha (TNF-alfa), IL-6 y otras citoquinas, activando así el sistema inmune. Las prostaglandinas de la serie E2 (PGE2) se producen en respuesta a los pirógenos circulantes y elevan el punto de ajuste ( set point ) de la temperatura en el centro termorregulador del hipotálamo.

La actividad antipirética de los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) y el paracetamol es debida a la inhibición de la síntesis de PGE2 en el sistema nervioso central (SNC) en respuesta a los pirógenos endógenos. Signos y síntomas Dependiendo de la patología que cause la fiebre, puede ir acompañada de otros síntomas.

Algunos como la sudoración, taquicardia y escalofríos son debidos al ajuste de la temperatura. El paciente experimenta escalofríos debido a la vasoconstricción periférica y a la rigidez muscular para el mantenimiento de la homeostasis.

En cambio, si se presentan artralgias y mialgias, suelen estar relacionadas con la liberación de pirógenos endógenos. La alta temperatura corporal nubla la función intelectual y causa desorientación y delirio, especialmente en aquellos pacientes con demencia, arteriosclerosis cerebral o alcoholismo.

Complicaciones de la fiebre Las elevaciones moderadas de la temperatura entre 38 °C y 40 °C causadas por la mayoría de las enfermedades son bien toleradas por la mayor parte de los adultos. Sin embargo, cuando la temperatura es mayor de 41 °C puede ser perjudicial, ya que se produce la desnaturalización de las proteínas y la liberación de citoquinas inflamatorias.

Además, también se activa la cascada de la coagulación, con el consiguiente riesgo de producir coagulación intravascular diseminada. Puede ser especialmente perjudicial para adultos con insuficiencia cardiaca o pulmonar y puede empeorar el estado mental de los pacientes con demencia.

  1. Además, en niños puede producir convulsiones febriles;
  2. La mayoría ocurren en menores de 3 años; después de esta edad, normalmente son debidas a otras causas;
  3. El riesgo de convulsiones se incrementa en niños que las han experimentado previamente, presentan alguna alteración del SNC o en aquellos en cuya historia familiar se hayan registrado otros casos;

El riesgo de complicaciones aumenta entre los ancianos, ya que disminuye la percepción de la sed y la capacidad de perspirar. Si el aumento de la temperatura es leve y no existe ningún otro problema de salud, no se necesita tratamiento, basta con ingerir líquidos y descansar en la medida de lo posible.

Criterios de derivación En las siguientes situaciones es necesario derivar el caso al médico, para que valore la gravedad de la patología y la instauración del tratamiento correspondiente: – Niños menores de 2 años o personas mayores de 65 años.

– Fiebre mayor de 40 °C. – Duración superior a 48-72 h. – Fiebres intermitentes durante 1 semana o más, aun cuando no sean muy altas. – Fiebre asociada a:    – Dolor de cabeza intenso con náuseas y vómitos. – Alteración del nivel de conciencia. – Dolor de garganta o de oídos.

– Tos con dolor torácico. – Síntomas de cistitis (anuria o hematuria). – Trastornos intestinales (cólico, etc. – Erupciones en la piel. – Signos de deshidratación (orinar menos de lo habitual, sed, boca seca, piel fría, calambres musculares, no tener lágrimas los niños cuando lloran).

– Presencia de otras patologías, como:    – Diabetes insulinodependiente. – Etilismo crónico. – Cirrosis descompensada. – Epilepsia u otras enfermedades neurológicas. – Insuficiencia renal severa. – Insuficiencia cardiaca y/o respiratoria. – Procesos tumorales.

– Inmunodepresión. – Tratamiento con medicamentos susceptibles de causar fiebre (ver tabla 2). – Viaje reciente a otro país. Se debe derivar de forma inmediata al servicio de urgencias si un adulto o un niño tienen fiebre asociada a: – Irritabilidad y dificultad para tranquilizarse.

– Dificultad para despertar o imposibilidad de hacerlo. – Confusión. – Dificultad para caminar. – Dificultad para respirar, incluso después de que la nariz esté despejada. – Coloración morada de uñas, lengua o labios. – Dolor de cabeza muy fuerte. – Rigidez en la nuca.

– Convulsiones. – Imposibilidad de mover un brazo o una pierna. La fiebre es un mecanismo de defensa del organismo que no tiene que ser suprimida necesariamente puesto que, como tal, no se ha demostrado que sea perjudicial, salvo que exceda los 41 °C.

Tratamiento no farmacológico La fiebre es un mecanismo de defensa del organismo que no tiene que ser suprimida necesariamente puesto que, como tal, no se ha demostrado que sea perjudicial, salvo que exceda los 41 °C. El objetivo del tratamiento es el alivio del malestar asociado a la fiebre, sin embargo, existe controversia al respecto, ya que se considera un proceso autolimitado y se elimina un signo diagnóstico.

La desaparición de la fiebre puede crear la falsa sensación de remisión de sintomatología e impedir el diagnóstico adecuado cuando la etiología es desconocida. Además, se atenúa el efecto del sistema inmune sobre el proceso.

Por otra parte los antipiréticos no están exentos de efectos adversos. Si el aumento de la temperatura es leve y no existe ningún otro problema de salud, no se necesita tratamiento, basta con ingerir líquidos y descansar en la medida de lo posible. En el caso de los niños, si siguen interesados en jugar, si comen con normalidad y tienen un color de piel normal, es probable que la causa de la fiebre no sea de gravedad.

La adecuada ingesta de líquidos es fundamental para la prevención de la deshidratación. Se recomienda ingerir, por lo menos, 30-50 ml por hora en niños y 50-100 ml por hora en adultos, a no ser que padezcan una patología subyacente que lo contraindique.

Además, se debe mantener una nutrición equilibrada sin forzar la ingesta de alimentos. Es ideal el consumo de sopas y zumos para compensar la pérdida por evaporación. Un baño tibio o un baño de esponja pueden ayudar a refrescar a la persona que tiene fiebre, a pesar de tratarse de una medida de eficacia relativa.

La temperatura de los pacientes desciende significativamente después de los baños, pero media hora después, vuelve a los niveles anteriores. No se deben aplicar baños fríos o de hielo, ya que pueden empeoran la situación causando escalofríos, lo cual eleva la temperatura corporal.

See also:  Que Trngo Que Hacer Parq Poner Una Reclamacion A Un Medico?

Solo se recomiendan en casos de hiperpirexia (temperatura mayor de 41 °C), en los que se aconseja sumergir al enfermo en agua fría hasta que la temperatura rectal descienda a 38,5 °C y después llevarlo al hospital. Es recomendable vestir prendas ligeras, evitar ropa de cama excesiva que pueda dificultar la disipación del calor corporal a través de la piel y mantener la temperatura del local entre 20 °C y 22 °C.

  1. Si bien no se recomienda el reposo absoluto en cama, es aconsejable limitar la actividad física, para evitar incrementar aún más la temperatura;
  2. Tratamiento farmacológico Aunque lo ideal es el tratamiento de la causa, si el paciente se encuentra moles-to, la temperatura es elevada o la fiebre puede complicar una enfermedad subyacente, se puede indicar la toma de antitérmicos;

Los fármacos más utilizados son el paracetamol y los AINE, siendo el ibuprofeno el más habitual. Otros AINE indicados en estados febriles son ácido acetilsalicílico y naproxeno, algunas de cuyas presentaciones también están disponibles en las farmacias sin receta médica.

  1. El ácido acetilsalicílico no debe utilizarse en niños ni adolescentes menores de 16 años porque puede causar síndrome de Reye, una rara complicación asociada a daño cerebral agudo y problemas de funcionalidad hepática de origen desconocido;

Otros medicamentos que también se pueden usar pero que no deberían recomendarse desde la oficina de farmacia, sino bajo supervisión médica, son paracetamol con codeína y metamizol (este último se usa en fiebre que no remite con otros tratamientos). Todos los antipiréticos disminuyen la producción de PGE2 mediante la inhibición de la enzima ciclooxigenasa (COX).

  1. Aunque los AINE y el paracetamol son seguros y efectivos cuando se utilizan en dosis bajas y durante cortos periodos de tiempo, es necesario realizar una correcta dispensación y recomendar la lectura del prospecto cada vez que se utilicen estos medicamentos para evitar errores en la dosificación, especialmente cuando se trata de la administración de soluciones pediátricas;

Además, se debe hacer hincapié en la prevención de las duplicidades farmacológicas (por ejemplo, cuando se solicita en la farmacia la dispensación de un antigripal, ya que suelen contener AINE o paracetamol). En la tabla 3 se describen las pautas de dosificación de los dos antitérmicos de elección, paracetamol e ibuprofeno, en función del paciente al que van dirigidos.

  • El ibuprofeno ha demostrado un perfil de eficacia y seguridad similar al paracetamol, si bien a las dosis habituales presenta una mayor duración de acción;
  • Se deben utilizar los antitérmicos un máximo de 3 días y, si la fiebre no remite, derivar el caso al médico para la evaluación de la causa subyacente;

Si la fiebre es de origen infeccioso y el médico ha prescrito un antibiótico, se puede recomendar la administración de un antitérmico especialmente al inicio del proceso, durante 48-72 horas. Existe controversia en la recomendación de combinar o alternar ibuprofeno y paracetamol en caso de fiebre en niños.

  1. Según una revisión Cochrane de 2013, algunas pruebas apoyan que la combinación y la alternancia pueden ser más efectivas para reducir la temperatura que el uso de cualquiera de estos fármacos en monoterapia, aunque los datos no son concluyentes;

Además, no se dispone de pruebas suficientes para conocer cuál de los tratamientos combinados o alternados podría tener más efectos beneficiosos, lo que unido al incremento del riesgo de intoxicaciones por errores en la dosificación implica que esta no es una medida que deba recomendarse abiertamente.

¿Qué hacer cuando un adulto tiene fiebre y escalofríos?

Se refieren a una sensación de frío después de estar expuesto a un ambiente frío. La palabra también se puede referir a un episodio de temblores junto con palidez y sensación de frío. Los escalofríos (temblores) se pueden presentar al comienzo de una infección.

Con frecuencia están asociados con la fiebre. Son causados por contracciones y relajaciones musculares rápidas. Son la manera como el cuerpo genera calor cuando siente que hace frío. Generalmente predicen la aparición de fiebre o el incremento de la temperatura corporal central.

Los escalofríos son un síntoma importante de ciertas enfermedades como la malaria. Son comunes en niños pequeños. En general, los niños tienden a presentar fiebre más alta que los adultos. Hasta las enfermedades menores pueden producir fiebre alta en los más pequeños.

  1. Los bebés tienden a no presentar escalofríos obvios;
  2. Sin embargo, debe llamar a su proveedor de atención médica por cualquier episodio de fiebre en un bebé de 6 meses o menos;
  3. También debe llamar si se presenta fiebre en bebés de 6 meses a 1 año a menos que esté seguro de la causa;

La “piel de gallina” no es lo mismo que escalofríos. La piel de gallina se presenta debido al aire frío. También puede ser causada por emociones fuertes como shock o miedo. Con la piel de gallina, los vellos en el cuerpo se erizan de la piel para formar una capa aislante. Las causas pueden incluir:

  • Exposición a un ambiente frío
  • Infecciones virales y bacterianas

La fiebre (que puede acompañar los escalofríos) es la respuesta natural del cuerpo a una variedad de afecciones como las infecciones. Si la fiebre es leve 102° F (38. 8° C) o menos y sin efectos secundarios, no necesita ver a un proveedor para recibir tratamiento. Puede tratar el problema en casa tomando muchos líquidos y con mucho descanso. La evaporación enfría la piel y reduce la temperatura corporal.

Cuando usted sienta escalofríos, es posible que no tenga piel de gallina. Un baño de esponja cómodamente con agua tibia cerca de 70° F (21. 1° C) puede ayudar a bajar la fiebre. El agua fría puede hacer subir la fiebre, así como puede desencadenar escalofríos.

Los medicamentos como el paracetamol son útiles para combatir la fiebre y los escalofríos. NO se envuelva en mantas si tiene temperatura alta. NO use ventiladores ni aire acondicionado. Estas medidas solo provocarán que sus escalofríos empeoren e incluso pueden hacer que la fiebre aumente.

  1. CUIDADOS EN EL HOGAR PARA UN NIÑO Si la temperatura del niño le está causando molestia, dele líquido o analgésicos;
  2. Se recomiendan los analgésicos que No contienen ácido acetilsalicílico ( aspirin ) como el paracetamol;

También se puede administrar ibuprofeno. Siga las indicaciones sobre la dosis en la etiqueta del empaque. Nota: NO le dé ácido acetilsalicílico ( aspirin ) para tratar la fiebre a los niños menores de 19 años, debido al riesgo de sufrir el síndrome de Reye. Otras medidas para ayudar a que el niño se sienta más cómodo incluyen:

  • Vista al niño con ropas ligeras, dele líquidos y mantenga el cuarto a una temperatura fresca, pero cómoda.
  • NO use agua helada ni frote al niño con alcohol para bajar la temperatura. Estos pueden provocarle temblores e incluso un shock.
  • NO envuelva a un niño con fiebre en mantas.
  • NO despierte a un niño dormido para darle un medicamento o tomarle la temperatura. El descanso es más importante.

Llame al proveedor si:

  • Se presentan síntomas como rigidez en el cuello, confusión , irritabilidad o lentitud.
  • Los escalofríos están acompañados de tos fuerte, dificultad respiratoria, dolor abdominal o ardor, o micción frecuente.
  • Un niño menor de 3 meses tiene una temperatura de 101°F (38. 3°C) o más.
  • Un niño entre 3 meses y 1 año presenta fiebre que dura más de 24 horas.
  • La fiebre se mantiene por encima de los 103°F (39. 4°C) 1 o 2 horas después de la aplicación del tratamiento casero.
  • La fiebre no mejora después de 3 días o ha durado más de 5.

El proveedor tomará la historia clínica y realizará un examen físico. Le pueden hacer preguntas como:

  • ¿Es solo una sensación de frío? ¿En realidad presenta temblor?
  • ¿Cuál ha sido la temperatura corporal más alta asociada con los escalofríos?
  • ¿Los escalofríos sucedieron una sola vez o se han presentado en muchos episodios separados?
  • ¿Cuánto ha durado cada episodio (cuántas horas)?
  • ¿Se presentaron los escalofríos a las 4 o 6 horas después de estar expuesto a algo a lo que usted o su hijo son alérgicos?
  • ¿Comenzaron súbitamente? ¿Son repetitivos? ¿Con qué frecuencia (cuántos días entre los episodios de escalofríos)?
  • ¿Qué otros síntomas se presentan?

El examen físico incluirá la piel, los ojos, los oídos, la nariz, la garganta, el cuello, el pecho y el abdomen. Probablemente se revise la temperatura corporal. Los exámenes que se pueden ordenar incluyen:

  • Exámenes de sangre ( conteo sanguíneo completo o fórmula leucocitaria ) y orina (como un análisis de orina )
  • Hemocultivo
  • Cultivo de esputo
  • Urocultivo
  • Radiografía del tórax

El tratamiento depende de la duración de los escalofríos y de los síntomas acompañantes (especialmente la fiebre). Rigores; Temblores debidos al frío American Academy of Pediatrics website. Fever. www. healthychildren. org/English/health-issues/conditions/fever/Pages/default. aspx. Accessed April 12, 2021. Hall JE, Hall ME. Body temperature regulation and fever. In: Hall JE, Hall ME, eds.

Guyton and Hall Textbook of Medical Physiology. 14th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2021:chap 74. Leggett JE. Approach to fever or suspected infection in the normal host. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine.

26th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 264. Nield LS, Kamat D. Fever. In: Kliegman RM, St. Geme JW, Blum NJ, Shah SS, Tasker RC, Wilson KM, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 21st ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 201. Versión en inglés revisada por: Linda J.

Vorvick, MD, Clinical Associate Professor, Department of Family Medicine, UW Medicine, School of Medicine, University of Washington, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.

Editorial team. Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc..

¿Cómo bajar la fiebre de 38 grados en adultos?

¿Cuál es el peligro de la fiebre?

La elevación extrema de la temperatura (por lo general más de 41° C) puede ser perjudicial. Una temperatura corporal tan alta puede causar la disfunción y, en última instancia, el fracaso de la mayoría de los órganos. Dicha elevación extrema puede ser causada por una infección muy grave (como septicemia.

¿Cómo bajar la fiebre en menos de 5 minutos?

¿Cuál es la temperatura alta en un adulto?

Síntomas – La temperatura corporal varía levemente según la persona y el momento del día. La temperatura promedio se ha establecido tradicionalmente en los 98,6 grados Fahrenheit (37 grados Celsius). Por lo general, se entiende que una persona tiene fiebre si, al tomarle la temperatura con un termómetro oral, la temperatura en la boca es de 100 grados Fahrenheit (37,8 grados Celsius) o más. Según la causa de la fiebre, los siguientes pueden ser otros signos y síntomas:

  • Sudoración
  • Escalofríos y temblores
  • Dolor de cabeza
  • Dolores musculares
  • Pérdida de apetito
  • Irritabilidad
  • Deshidratación
  • Debilidad general
Adblock
detector