Bulto En La Axila A Que Medico Acudir?

Bulto En La Axila A Que Medico Acudir

Cuidados del cuerpo Actualizado a: Viernes, 16 Abril, 2021 08:47:53 Bulto En La Axila A Que Medico Acudir Los bultos en las axilas requieren un diagnóstico por parte de un dermatólogo. “Los bultos en la axila, forúnculos o golondrinos son entidades multifactoriales donde se combinan una susceptibilidad genética , un desequilibrio inmunológico e infecciones bacterianas. Además, hay factores externos que pueden agravar esta situación: la obesidad y el tabaco”, explica Fiorella Vásquez , dermatóloga del Hospital Quirónsalud Sagrado Corazón (Sevilla).

“Cuando sale un bulto en la axila, lo primero que hay que hacer es un correcto diagnóstico porque puede tratarse de nódulos, abscesos o quistes inflamatorios , pero también podría tratarse de adenopatías (ganglios linfáticos), teniendo que proceder en ese caso al diagnóstico ecográfico y biopsia para definir si son inflamatorios o cancerígenos.

En casos de hidrosadenitis o hidradenitis supurativa se pautan ciclos largos de antibióticos y en los casos resistentes, terapia biológica. Cuando la lesión se desinflama y en casos seleccionados se combina con cirugía para eliminar tractos fistulosos”, describe Mª Teresa Truchuelo Díaz , jefa de Dermatología del Hospital Vithas Madrid Arturo Soria.

Pero, ¿por qué aparecen estos bultos en la zona axilar? Según José Gregorio Álvarez Fernández , responsable del Servicio de Dermatología del Hospital Vithas Madrid Aravaca , “el evento inicial es la oclusión del poro o del infundíbulo de la unidad folículo pilosebáceo-glándula apocrina, que ocasiona su dilatación y posterior ruptura, con una reacción inflamatoria secundaria intensa de la zona perifolicular con afectación de las glándulas apocrinas.

Esto conduce a la formación de nódulos inflamatorios , que son los que se conocen como golondrinos (hidrosadenitis supurativa). Y las axilas e ingles son las áreas cutáneas de mayor concentración de glándulas apocrinas. Los factores predisponentes o desencadenantes de este proceso inflamatorio son, fundamentalmente, la obesidad (y todo lo que suponga roce o irritación de la zona) y el tabaco (hasta un 80% de los pacientes con hidradenitis son fumadores)”.

  • Además de las axilas y las ingles, “los golondrinos también pueden salir en otras zonas, como la región submamaria y glútea”, puntualiza la dermatóloga del Hospital Quirónsalud Sagrado Corazón;
  • “Aparecen en las zonas donde la concentración de glándulas apocrinas es más alta: las axilas, las ingles, y la zona anogenital;

También son frecuentes en los glúteos , y en mujeres, en las mamas y en el pliegue inframamario. De hecho, la frecuencia en mujeres es unas tres veces mayor. Se cree que puede haber factores hormonales implicados”, concreta Álvarez Fernández.

¿Qué médico revisa los bultos?

  • Página De Inicio
  • Servicios
  • Extirpación De Tumores Benignos Cutáneos
  • Con Que Especialista Debo De Ir Para Saber Si Es Un Lipoma Lo Que Tengo?

8 respuestas Con que especialista debo de ir para saber si es un lipoma lo que tengo? Que tal, buen día! El especialista que podría resolver más fácilmente tu problema es el Cirujano General, la mayor parte de las tumoraciones de tejidos blandos (las bolitas que sentimos bajo la piel, ya sea de grasa, sebo o fibrosis) pueden resecarse y mandar a analizar en caso de verse sospechosas. El cirujano general es el encargado de realizar este tipo de procedimientos. Algunos Dermatólogos han recibido algún tipo de adiestramiento para realizar estos procedimientos sin embargo debes investigar previamente. Que tengas un excelente día.

¿Qué pasa si me salió una bolita en la axila?

¿Qué es una protuberancia axilar? Una protuberancia axilar se puede referir a la inflamación de al menos uno de los ganglios linfáticos debajo de tu brazo. Los ganglios linfáticos son pequeñas estructuras ovaladas que se encuentran en todo el sistema linfático del cuerpo.

Juegan un papel importante en el sistema inmunitario de tu cuerpo. Una protuberancia axilar puede sentirse pequeña. En otros casos, puede ser muy notable. Las protuberancias axilares se pueden ocasionar por quistes, infección o irritación al afeitarse o usar antitranspirantes.

Sin embargo, estas protuberancias también pueden indicar una condición médica subyacente grave. Busca atención si tienes una protuberancia axilar que se agranda gradualmente o no desaparece, sea o no dolorosa.

¿Cómo saber si un bulto en la axila es malo?

Es fácil sentir ansiedad si encuentra un bulto debajo de su axila, pero, ¿es algo de lo que preocuparse? En la mayoría de casos, los bultos en las axilas son inofensivos, pero es importante saber qué puede haberlo causado y si es algo por lo que debe ir al médico.

¿Qué son los quistes en las axilas?

Ante la aparición de un bulto en la axila es muy importante saber diferenciar si se trata de la inflamación de un ganglio o de la aparición de un quiste sebáceo  o de un forúnculo. Y lo es porque en el caso de que se trate de una inflamación ganglionar habrá que establecer un diagnóstico diferencial, en el sentido de si está causada por una infección o por la existencia de un tumor en una zona próxima, lo que ya explica la gravedad del problema. Su tamaño puede ser muy variable, no produce dolor y se mueve bajo la piel cuando se presiona sobre él. Es muy diferente a un lipoma, que tiene una consistencia más firme y elástica y se mantiene fijo en el mismo sitio cuando se presiona con los dedos. Además el quiste sebáceo puede aumentar de tamaño y llegar a infectarse, de tal modo que se enrojece la piel, se inflama y puede llegar a formarse un absceso, que comienza con la aparición de un punto blanco o amarillento que en un momento dado se rompe causando la exudación de una sustancia blanquecina, grasosa y de mal olor.

Un quiste sebáceo en la axila, sin embargo, no reviste ningún peligro ni riesgo para la salud. En realidad se debe a la inflamación de un folículo piloso o de un traumatismo cutáneo, tras lo que se forma una bolsa que contiene sebo, una sustancia viscosa y grasa formada básicamente por queratina, que es una proteína muy presente en la parte superficial de la piel, el pelo y las uñas.

En tal caso, el quiste puede llegar a ser doloroso. Tratamiento de un quiste sebáceo El tratamiento de un quiste sebáceo en la axila sea realiza como en cualquier otro lugar del cuerpo. Si es pequeño, la aplicación de compresas clientes puede facilitar la ruptura de la piel y la bolsa que lo forma y provocar la salida del sebo.

  1. Si el tamaño es mayor y no funciona la aplicación de calor, se puede drenar practicando una pequeña punción para que salga el líquido viscoso;
  2. Pero en ambos casos hay que asegurarse de que la bolsa que lo forma se vacía completamente y evitar así que se vuelva a formar;
See also:  Medico Funcional Que Es?

Si se ha producido una infección y se forma un absceso, se suele tratar con antibióticos. Pero si a los tres días de iniciado el tratamiento no ha mejorado habrá que drenarlo practicando una pequeña incisión en la piel. Posteriormente, una vez que esté completamente seco, se procederá a extraer la bolsa que contenía el sebo de forma quirúrgica.

  • Aún así, siempre cabe la posibilidad de que vuelva a regenerarse;
  • CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares;

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc. que se citarán únicamente con finalidad informativa. La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios..

¿Qué es un bulto sospechoso?

Síntomas – El tejido mamario normalmente se siente abultado o fibroso y puedes sentir dolor a la palpación que aparece y desaparece con el periodo menstrual. Si tienes una enfermedad mamaria subyacente, podrías notar cambios en el modo en que normalmente se sienten las mamas, como por ejemplo:

  • Un bulto redondo, liso y firme en la mama.
  • Un bulto grande y sólido que se mueve fácilmente debajo de la piel.
  • Un bulto duro y de forma irregular en la mama.
  • Piel rojiza o con abolladuras, como una naranja.
  • Cambios en el tamaño o la forma de la mama.
  • Fuga de líquido por el pezón.

¿Cómo saber si un bulto es malo?

Juan de Cuenca nos pregunta cómo distinguir entre bultos buenos y malo s. Está preocupado porque le ha salido un bulto en la cabeza y no sabe si es bueno o malo. ¿Cómo puede saberlo?, nos pregunta. El consejo de Colchones. es es siempre que notemos un bulto en alguna parte de nuestro cuerpo, debemos acudir a un médico.

  • Son los especialistas en salud los que mejor saben cómo actuar y diagnosticar si se trata de bultos buenos o malos;
  • Y determinarán el tratamiento;
  • En nuestro cuerpo pueden salir muchos tipos de bultos y no necesariamente tienen que ser malos;

Dependerá de una serie de circunstancias y variará su diagnóstico según la zona en la que salgan. Pueden aparecer bultos en muchos sitios:  cabeza, cuello, abdomen, ingles, senos, axilas, espalda…. También varía su tamaño. Podemos encontrar bultos muy pequeños, menores a 1 cm o bultos más grandes mayores de 1 cm.

Debemos estar atentos a su evolución, si crecen, si se mueven, si hay más bultos, si tenemos antecedentes familiares de enfermedades relacionadas con la existencia de tumores…. Los especialistas llaman tumor a cualquier bulto que aparece, sea cual sea su naturaleza, pero esto no significa que sean malos o que deban eliminarse siempre.

Hay determinados indicadores que determinan si un bulto es bueno o malo, pero siempre hemos de acudir a un médico para que sean ellos los que valoren el abultamiento. Normalmente los bultos buenos suelen ser blandos, se mueven fácilmente, son lisos, sin alteraciones en la piel, suelen doler y crecen rápido.

  • Por contra, los bultos malos son duros, fijos, rugosos, no se mueven, no suelen cursar dolor, no crecen rápidamente;
  • Hay distintos tipos de bultos : quistes sebáceos por acumulación de sebo o grasa por obstrucción de un poro, debemos vigilar su evolución por si se infectan, en cuyo caso deben curarse y tomar antibióticos, si el médico los considera necesarios, no suelen ser malos; bultos de grasa o lipomas que aparecen en las partes internas, no están en contacto con el exterior por lo que no hay riesgo de infección, suelen quitarse cuando molestan; nódulos suelen aparecer en el cuello, en su mayoría salen cuando hay una bajada de defensas o falta algún nutriente, debemos acudir a un médico para que determine si es bueno o malo; forúnculos son infecciones de las glándulas sudoríparas, suelen aparecer en las axilas y es importante acudir al médico para que dictamine su naturaleza y su tratamiento; adenopatías afectan a los ganglios linfáticos pueden ser malos por ello es fundamental acudir al médico, aunque en la mayor parte de los casos se debe a la presencia de una infección; fibromas son bultos duros de tamaño significativo que crecen, en estos casos es importante quitarlos y analizarlos;

En caso de notar un bulto en el pecho es fundamental acudir al médico. Es importante realizar mensualmente la autoexploración mamaria para localizar posibles bultos en la mama y acudir inmediatamente al médico. Además de realizar las mamografías que dicte el ginecólogo.

No dudes en acudir a un médico cuando notes un abultamiento , son ellos los que mejor saben el tratamiento a seguir y te aconsejarán si es necesario extirparlo. Si vives en Alicante, o cerca, puedes acudir a ARTRO Centro Médico para que en una ecografía musculoesquelética podamos valorar la causa del abultamiento y sus posibles tratamientos.

See also:  Cuando Ir Al Medico Por Estreñimiento?

Publicado en Salud y Descanso Etiquetas: adenomas | adenopatías | autoexploración mamaria | bulto en el pecho | bultos buenos | bultos malos | cáncer | fibromas | forúnculo | ganglios | lipomas | quistes | tumores.

¿Cómo es el cáncer en las axilas?

– Los ganglios linfáticos axilares con frecuencia se sienten como masas pequeñas parecidos a una esponja redonda debajo de la piel. Pueden ser dolorosos al tacto. Un médico investigará si el cáncer se ha propagado a los ganglios linfáticos al realizar un examen físico o un ultrasonido.

El médico palpará alrededor de la clavícula, cuello y bajo los brazos en caso de señales de ganglios linfáticos inflamados. Según algunos cálculos, las pruebas revelan ganglios linfáticos cancerosos en una tercera parte de las mujeres que no muestran señales de ganglios linfáticos inflamados durante el examen físico.

Como resultado, es esencial realizar pruebas adicionales en la mayoría de las personas. Un médico tiene varios métodos distintos de diagnóstico para determinar si el cáncer se ha propagado a los ganglios linfáticos axilares.

¿Qué es un linfoma en la axila?

¿Qué es el linfoma?Explicación de un experto – Infórmate más con el Dr. Stephen Ansell, hematólogo Hola. Soy el Dr. Stephen Ansell, hematólogo de Mayo Clinic. En este video, veremos los aspectos básicos del linfoma: ¿Qué es?¿Quién puede padecerlo?Cuáles son los síntomas, y cómo se puede diagnosticar y tratar.

Ya sea que busques respuestas para ti o para un ser querido, estamos aquí para darte la mejor información disponible. “Linfoma” es un término general para referirse a un tipo de cáncer que se origina en el sistema linfático.

Puede ser difícil afrontar el diagnóstico de cualquier tipo de cáncer. Sin embargo, los últimos avances en el tratamiento del linfoma y las investigaciones en curso ofrecen mucha esperanza. El tratamiento resulta altamente exitoso para la mayoría de los pacientes.

  • Primero, veamos qué es el sistema linfático;
  • Básicamente, es un componente clave del sistema inmunitario;
  • El sistema linfático produce linfocitos, o glóbulos blancos, que atacan los patógenos, las bacterias y otros organismos similares;

Hay dos tipos de linfocitos: células T y células B. El linfoma se presenta cuando uno de estos tipos de linfocitos crece y se multiplica descontroladamente. En general, estas células anormales se desarrollan y generan tumores en los ganglios linfáticos, los cuales están presentes en todo el cuerpo.

Es por esto que las células linfomatosas pueden acumularse en cualquier lugar. Aunque existen diferentes tipos de linfoma, se clasifican en dos categorías principales. Primero, está el linfoma de Hodgkin. Este es un tipo poco común de linfoma que se caracteriza por la presencia de células grandes anormales llamadas células de Reed-Sternberg.

Suele originarse en los ganglios linfáticos del cuello, el pecho y las axilas, y, a partir de allí, se disemina de forma ordenada y predecible a otros lugares del cuerpo. Por lo general, esto significa que puede detectarse y tratarse en forma temprana. Se considera uno de los tipos de cáncer más tratables.

  • El linfoma no Hodgkin, a pesar de ser más común que el primero, también es una enfermedad muy poco frecuente y relativamente rara en general;
  • Esta categoría incluye todos los tipos de cáncer de los linfocitos que no implican células de Reed-Sternberg;

Al igual que cualquier otro cáncer, el linfoma es el resultado de las mutaciones en el ADN que dan instrucciones para el crecimiento celular, ocasionando que las células crezcan sin control y vivan más de lo que deberían. Como consecuencia, las células afectadas siguen multiplicándose rápidamente.

Estas mutaciones de ADN en particular afectan los linfocitos, que se acumulan en los ganglios y otras partes del sistema linfático para formar tumores, desplazando el tejido sano y limitando su capacidad de funcionamiento.

No siempre sabemos la causa exacta de la mutación inicial, pero sí conocemos los efectos que tendrá posteriormente. Sin embargo, hay una serie de factores que pueden aumentar el riesgo de padecer esta enfermedad. A pesar de que ambos tipos de linfoma pueden aparecer a cualquier edad, siguen un patrón.

En el caso del linfoma no Hodgkin, el riesgo aumenta a medida que envejecemos, por lo que la mitad de las personas diagnosticadas son mayores de 65 años. Con respecto al linfoma de Hodgkin, los casos se observan predominantemente en dos picos: en adultos jóvenes de entre 20 y 40 años, y en personas mayores de 55 años.

Ya sea por la presencia de enfermedades inmunitarias o por el uso de medicamentos inmunosupresores, el linfoma es más común en personas con inmunodeficiencia. Hay ciertas infecciones que se pueden conectar a índices más altos de linfoma. Estas incluyen infecciones con el virus de Epstein-Barr y con helicobacter pylori.

Los síntomas comunes del linfoma incluyen hinchazón de los ganglios linfáticos en el cuello, las axilas o la ingle. A menudo es indoloro, pero no siempre, y con frecuencia puede estar asociado con fiebre, pérdida de peso inexplicable, sudores nocturnos intensos, y a veces escalofríos y fatiga persistente.

También se puede presentar falta de aliento. Los pacientes con linfoma de Hodgkin pueden sufrir comezón. El hecho de presentar estos síntomas no significa que tengas un linfoma, pero es importante que acudas al médico si son recurrentes. En primer lugar, es probable que te hagan una exploración física para ver si tienes los ganglios linfáticos inflamados, y si el bazo o el hígado se sienten hinchados.

De hecho, se puede extirpar un ganglio linfático para hacer una biopsia. Esta prueba permite ver si hay células linfomatosas en el cuerpo, a la vez que ayuda a identificar el tipo de linfoma. La médula ósea es el lugar donde se producen las células, por lo que también podría tomarse una muestra de este tejido.

See also:  Que Medico Trata Las Piedras En El Riñon?

En general, la biopsia se realiza tanto en el líquido, lo que se conoce como aspirado, como en una porción sólida de la médula ósea. Se usa una aguja para hacer la extracción; la muestra suele extirparse del hueso de la cadera y enviarse para su análisis.

  1. Además, el médico puede recomendarte otros tipos de pruebas, incluidos estudios por imágenes, como una tomografía por emisión de positrones, una tomografía computarizada o una resonancia magnética;
  2. Todos estos exámenes se usan para buscar signos de linfoma en otras áreas del cuerpo;

Un equipo de médicos especializados trabajará contigo para crear una estrategia de tratamiento para la enfermedad, la cual se basará en el tipo y la etapa del linfoma, en la agresividad del cáncer y en tu estado de salud general. Algunos linfomas crecen muy lento, por lo que no es necesario comenzar con el tratamiento de inmediato.

  • La vigilancia activa suele ser la mejor opción;
  • Junto con el médico, podrían decidir no tratar el linfoma hasta que comience a interferir en tu estilo de vida;
  • A esto lo llamamos espera en observación;
  • Sin embargo, hasta entonces, puede que debas someterte a pruebas periódicas para controlar la enfermedad;

Es posible que te administren quimioterapia, un tratamiento que incluye medicamentos fuertes para eliminar el linfoma. En la actualidad, hay cada vez más tratamientos que permiten una terapia dirigida. Los tratamientos con medicamentos dirigidos se centran en anomalías específicas de las células cancerosas y son altamente eficaces.

Otra estrategia es la inmunoterapia. Los medicamentos de inmunoterapia usan el sistema inmunitario para combatir el cáncer. Enterarte de que tienes un linfoma y someterte al tratamiento puede ser abrumador, pero hay cosas que pueden ayudarte a sobrellevar la situación.

Infórmate sobre el linfoma. No temas preguntarle a tu médico lo que desees saber y pídele que te recomiende recursos para obtener más información. Al informarte más sobre tu caso en particular y las opciones que tienes, te sentirás más seguro y empoderado para tomar decisiones sobre el tratamiento.

Mantén a tus amigos y familiares cerca; acude a ellos para obtener apoyo práctico y emocional. También puede ser útil encontrar un grupo de apoyo para conversar con otras personas que se encuentran en la misma situación.

Aunque padecer cáncer y atravesar el tratamiento nunca es fácil, en el caso del linfoma, las opciones disponibles ofrecen mucha esperanza y éxito a largo plazo. Se ha avanzado mucho en la lucha contra el linfoma, logrando que la enfermedad entre en remisión y que los pacientes retomen su vida habitual.

A medida que la investigación continúa, se están desarrollando formas cada vez mejores y más eficaces de combatir esta enfermedad. Si quieres informarte más sobre el linfoma, mira los videos relacionados o visita mayoclinic.

org. Te deseamos lo mejor. El linfoma es un tipo de cáncer del sistema linfático, que es parte de la red del organismo que combate los gérmenes. El sistema linfático comprende los ganglios linfáticos (glándulas linfáticas), el bazo, el timo y la médula ósea. Los principales subtipos son:

  • Linfoma de Hodgkin (antes conocido como «enfermedad de Hodgkin»)
  • Linfoma no hodgkiniano

El mejor tratamiento para tu caso dependerá del tipo y de la gravedad del linfoma. El tratamiento contra el linfoma puede comprender quimioterapia, medicamentos de inmunoterapia, radioterapia, un trasplante de médula ósea o alguna combinación de estos.

¿Qué tipo de médico trata los lipomas?

Preparación para la consulta – Probablemente, lo primero que harás será consultar a tu médico de cabecera o a tu médico de atención primaria. A continuación, quizás te deriven a un médico que se especialice en trastornos de la piel (dermatólogo). A continuación, se presenta información que te ayudará a prepararte para tu consulta.

¿Qué es una bola de grasa?

Descripción general – Un lipoma es un bulto de grasa de crecimiento lento que, la mayoría de las veces, se sitúa entre la piel y la capa muscular oculta. Un lipoma, que se siente pastoso y, por lo general, no duele, se mueve con facilidad al presionarlo ligeramente con los dedos.

¿Quién mira los bultos en el cuello?

Especialista que trata las patologías de los ganglios linfáticos – El especialista encargado de tratar la las patologías que afectan a los ganglios linfáticos es el especialista en Medicina interna o en Cirugía General ..

¿Qué hace un oncólogo?

Tipos de tratamiento – Los cánceres ginecológicos se pueden tratar de varias formas. Esto depende del tipo de cáncer y de cuánto se haya extendido. Los tratamientos pueden consistir en cirugía, quimioterapia y radiación. Las mujeres con un cáncer ginecológico suelen requerir más de un tipo de tratamiento.

  • Cirugía: Los médicos extirpan el tejido canceroso por medio de una operación.
  • Quimioterapia: Tratamiento que utiliza medicinas especiales para reducir el tamaño del tumor o eliminarlo. Estos medicamentos pueden administrarse en píldoras o por vía intravenosa y, en ocasiones, de ambas maneras.
  • Radioterapia: El uso de radiación de alta intensidad (similar a los rayos X) para matar el cáncer.

Los distintos tratamientos los administran los diferentes doctores que forman parte del equipo médico a cargo del paciente de cáncer.

  • Los ginecólogos oncólogos son médicos especializados en tratar los cánceres del aparato reproductor femenino.
  • Los cirujanos son los médicos que realizan las operaciones.
  • Los oncólogos son médicos que tratan el cáncer con medicamentos.
  • Los oncólogos radiólogos son los médicos que aplican radioterapia para tratar el cáncer.
Adblock
detector