A Partir De Que Temperatura Hay Que Ir Al Medico?

A Partir De Que Temperatura Hay Que Ir Al Medico

La temperatura de nuestro cuerpo varía a lo largo del día y de la noche y es considerada como normal hasta 37,5º, por lo que solo podremos hablar de fiebre cuando la temperatura axilar sea mayor de 37,5ºC o mayor de 38ºC si es ótica o rectal. Generalmente la fiebre se produce como mecanismo natural de nuestro cuerpo para defenderse contra infecciones: víricas, bacterianas y/o micóticas. La fiebre no causa daño en nuestro cuerpo, sino la infección por la que se tiene fiebre. La elevación de la temperatura es un signo de presencia de enfermedad, pero no es la enfermedad. No es necesario tratar la fiebre sino el malestar que pueda producir. Para eso contamos en pediatría con medicamentos llamados antitérmicos ampliamente conocidos como son Paracetamol y el Ibuprofeno ¿Qué debemos hacer si nuestro hijo tiene fiebre?

  1. Ofrecer abundantes líquidos.
  2. Debemos buscar que el niño esté confortable y arroparle o quitar el exceso de ropa según se encuentre más a gusto.
  3. Administrar antitérmico si el niño esta molesto y la temperatura es elevada. El Paracetamol (gotas, jarabe o supositorio) y el ibuprofeno (jarabe) como promedio la disminuyen alrededor de un grado, al cabo de una hora de su administración. Es posible que la temperatura no baje por debajo de 38 a pesar de la medicación o que no dure 6 horas antes de que suba nuevamente, a pesar de eso, no es conveniente usar dos antitérmicos de forma simultánea o alternativa porque la fiebre no causa daño.
  4. Se puede bañar al niño con agua templada, permaneciendo unos minutos preferiblemente en bañera. No debemos usar compresas de alcohol ni agua fría ni hielo.

¿Cuándo acudir a urgencias? La Asociación Española de Pediatría recomienda consultar al pediatra si:

  1. La fiebre dura más de 48-72 horas.
  2. Si tiene de 3 a 6 meses y su temperatura supera los 39 ºC o si tiene 40 ºC con cualquier edad.
  3. El niño está muy irritable o adormilado.
  4. El niño tiene mal aspecto general o dificultad para respirar.
  5. Si le aparece una erupción en la piel.
  6. Si el niño tiene menos de 3 meses de edad.

Texto elaborado por la Doctora Adalgisa de Caro, pediatra de Hospital Quirónsalud Murcia.

¿Cuándo hay que ir al médico por fiebre?

También llame al médico de su hijo si: –

  • Su hijo sigue comportándose como si estuviera enfermo una vez que su fiebre ha bajado.
  • Su hijo parece estar empeorando.
  • La fiebre persiste por más de 24 horas en un niño menor de 2 años.
  • La fiebre persiste por más de 3 días (72 horas) en un niño de 2 años en adelante.

Última actualización 1/5/2016 Fuente Fever and Your Child (Copyright © 2007 American Academy of Pediatrics, updated 5/2012) La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales..

¿Qué pasa si tengo 38.3 de temperatura?

LO QUE USTED DEBE SABER: –

  • La fiebre es un aumento en la temperatura del cuerpo arriba de lo normal. Una temperatura del cuerpo mayor a 38. 3 grados Centígrados (101 grados Fahrenheit) puede ser considerado como tener fiebre. La temperatura normal del cuerpo puede ser afectada por diferentes cosas, como la hora del día o el clima. La temperatura del cuerpo de las mujeres puede ser afectada también por sus períodos menstruales.

    Un adulto tiene en promedio una temperatura oral (boca) normal de 37 grados Centígrados (98. 6 grados Fahrenheit). La fiebre es causada generalmente por una infección debido a microbios, como bacterias, virus u hongos.

    Puede también ser el resultado de una alergia, exposición al calor, cáncer u otras enfermedades u ocurrir después de utilizar ciertos medicamentos. La causa de la fiebre puede también ser desconocida y puede ser llamado fiebre de origen desconocido.

  • Usted puede tener la piel roja, tibia y sudorosa y usted puede sentirse caliente cuando tiene fiebre. En algún punto, usted puede sentir frío y tener escalosfrío. Usted puede tener náusea (malestar estomacal), vómito (devolver) o dolor de cabeza. Otros signos y síntomas pueden también estar presentes y señalar la enfermedad o condición que causa la fiebre.

    Para diagnosticar la causa de la fiebre se necesitará una historia completa de su salud y un examen físico y examenes de sangre y orina. Otros examenes se pueden hacer relacionados a una enfermedad o condición que pueda estar causando sus síntomas.

    El tratamiento dependerá de que condición causa la fiebre. El tratamiento puede incluir medicamentos y otras medidas para disminuir su temperatura corporal. Con el diagnóstico temprano, con el tratamiento y con el cuidado, su fiebre se puede resolver sin llevar a problemas adicionales.

¿Qué grado de temperatura es peligroso?

La fiebre es común en la infancia y, en general, en la vida de cualquier persona. ¿Quién no la ha padecido alguna vez? Sin embargo, controlarla es crucial, sobre todo en las personas ancianas con enfermedades crónicas y en los niños. Hay que aprender a tomarla de manera correcta y saber cuándo compromete la salud y es necesario acudir al médico.

Si supera 40ºC, se considera muy alta y peligrosa. Más todavía si a la vez hay deterioro del estado general, sensación de ahogo y alteraciones de las constantes vitales o del nivel de consciencia. Los fármacos antitérmicos y otras medidas, como aplicar esponjas o gasas empapadas en agua y alcohol, la mantienen estable.

No obstante, además de tener en cuenta los grados de temperatura, hay que estudiar otros factores: la fiebre diaria, durante más de dos semanas, también debe consultarse al médico de cabecera. Tener fiebre es una señal inequívoca de que algo no funciona bien en el organismo.

  1. La elevación de la temperatura corporal se origina como una respuesta a una agresión que, en general, es una infección provocada por un virus o una bacteria;
  2. También puede tener otras causas, como las enfermedades autoinmunes, las metabólicas, el cáncer e, incluso, algunos medicamentos;

Una región del cerebro, el hipotálamo, se encarga de regular la temperatura corporal. Cuando detecta una agresión, a través de estímulos muy diversos, responde con su aumento. La temperatura corporal, en individuos sanos, es normal si se sitúa en torno a 36,8ºC, cuando se toma en la axila.

Sin embargo, no siempre se mantiene así, sino que en una misma persona cambia a lo largo del día, sigue un ritmo circadiano. Según éste, el organismo alcanza su valor mínimo de temperatura alrededor de las seis de la mañana y su valor máximo por la tarde, entre las cuatro y las seis.

En situaciones como el embarazo o la menstruación puede ser elevada sin que, por ello, se esté enfermo, asegura Antoni Sisó Almirall, director de Investigación de Atención Primaria del Centro de Salud Les Corts, en Barcelona, y profesor asociado de Medicina en la Universidad de Barcelona.

Más de 40ºC ¿En qué momento se vuelve peligrosa? Por lo general, cuando supera 40ºC se considera «muy alta y peligrosa». «Ésta es una situación de peligro que se debe consultar con el médico de inmediato, en un centro de urgencias», destaca Sisó.

Pero para valorar la posible peligrosidad de la fiebre, además de tener en cuenta los grados de temperatura, hay que fijarse en otros factores. Cuando ésta es diaria, durante un tiempo prolongado que supera las dos semanas, «también debe consultarse inmediatamente al médico de cabecera».

  • Los ancianos con enfermedades crónicas son los más frágiles ante la fiebre La fiebre puede desarrollarse a la vez que escalofríos, dolores musculares, articulares u otros, sudoración, cansancio, falta de apetito, somnolencia, tos -con o sin expectoración-, sensación de ahogo, diarreas o lesiones cutáneas, entre muchos otros síntomas;

Con independencia de la causa que la provoque, se convierte en peligrosa cuando se asocia a deterioro del estado general, sensación de ahogo, alteraciones de las constantes vitales, alteración en el nivel de consciencia o sangrados en zonas poco habituales.

Impacto en niños y ancianos La fiebre es más peligrosa, incluso mortal, en pacientes ancianos con enfermedades crónicas, sobre todo, cardiovasculares, respiratorias y neurológicas. «Estas enfermedades, unidas a la medicación que se toma para tratarlas y a ciertas situaciones sociales (muchos viven solos) contribuyen a que los mayores sean más frágiles», expone Sisó.

En los ancianos, pequeños aumentos de temperatura corporal tienen una gran repercusión en su estado general. Hay grandes discrepancias en el manejo y en el tratamiento de la fiebre en función de la edad de una persona. A diferencia del impacto que tiene en los más mayores, en los niños, en general, no provoca grandes trastornos si se controlan las subidas.

El mayor riesgo en el niño con fiebre muy alta y sostenida son las convulsiones febriles. Según datos aportados por Sisó, más del 90% de los casos se resuelven en los centros de atención primaria, mientras que sólo un pequeño porcentaje necesita atención hospitalaria.

Estos se corresponden con niños con fiebre superior a 40ºC que no cede con antitérmicos; ancianos mayores de 75 años, aquejados de enfermedades crónicas y con algunos de los síntomas de alarma citados; además de pacientes con temperatura alta que se prolonga más de dos semanas, ya que precisarán pruebas complementarias mediante un ingreso hospitalario programado o de forma ambulatoria, si su situación lo permite.

  • ¿Cómo tomar la temperatura? Cuando una persona no se siente bien, se debe medir la temperatura corporal al menos tres veces al día: por la mañana, por la tarde (entre las 16:00 y las 18:00 horas) y por la noche, antes de acostarse;

Hasta hace pocos años, eran frecuentes los termómetros de mercurio , que hoy en día están en desuso ante el riesgo de intoxicación que entraña este metal cuando un termómetro se rompe. Los modelos digitales los sustituyen. En el momento de tomar la temperatura, los resultados son más fiables en unas partes del cuerpo que en otras:: el anorrectal es el de mayor fiabilidad y el más recomendable para los niños pequeños, el axilar es el más usado y el bucal-sublingual apenas se utiliza debido al riesgo de infección, si lo usa más de una persona, y porque aporta cifras superiores a las axilares o interpretaciones erróneas sobre la fiebre.

  • MEDIDAS PARA CONTROLAR LA FIEBRE Para bajar la temperatura corporal no se debe recurrir sólo a los medicamentos antitérmicos;
  • Es posible controlarla con la aplicación de esponjas o gasas empapadas en agua y alcohol;

“No se deben utilizar solas, ya que su efecto podría ser contraproducente, sino en combinación con fármacos de efecto antitérmico”, señala Sisó. El tratamiento antitérmico más empleado es el paracetamol , útil en cualquier grupo de edad e, incluso, en lactantes; el ibuprofeno es un antiinflamatorio que se utiliza con frecuencia en niños a partir de tres años y que también es válido para adultos; el ácido acetilsalicílico (aspirina) es muy eficaz como antitérmico y antiinflamatorio, pero debe evitarse en los niños y en los adultos con enfermedades gástricas..

¿Qué pasa si tengo 37.7 de temperatura?

A Partir De Que Temperatura Hay Que Ir Al Medico Tal vez haya experimentado una sensación febril durante esos días en los que el mercurio de la ciudad estallaba. Seguramente se ha puesto el termómetro para saber con precisión su temperatura corporal y el resultado ha sido 37 ºC, justo a medio grado de la normalidad (36,5º) y de lo anómalo (a partir de 37,5º). El dilema: ¿tengo fiebre o no tengo? Muchos dirán que no, pero otros defenderán que sí, con el argumento de que es una situación extraña para los sujetos de baja temperatura corporal.

El dogma niega que sea fiebre, según el valor establecido a mediados del siglo XIX por el médico alemán Carl Reinhold August Wunderlich, a partir del estudio de los datos clínicos de 25. 000 pacientes y el análisis de millones de registros.

Entonces, ¿qué significa esa cifra? He aquí una guía completa para saber manejarse con los datos del termómetro. La temperatura corporal normal es de 36 ºC. Esta cifra sirve igual para niños que para adultos, aunque no hay que exagerar, pues, dependiendo de algunas variables, “también son normales los valores entre 35º y 37,5º”, como asegura la pediatra Elena Blanco Iglesias, del Hospital Sanitas La Moraleja.

La variación de la temperatura normal dependerá de cada persona o del momento del día: “A las 6 de la mañana la temperatura está más baja; y, a las 18 horas, alcanza su valor más alto”, explica Raimundo de Andrés, jefe del servicio de Medicina Interna de la Fundación Jiménez Díaz , de Madrid.

Dicha oscilación viene dada por los ritmos circadianos (el reloj biológico humano, que regula las funciones fisiológicas del organismo). Y, como añade el especialista, por otros factores, como las condiciones climáticas (a más calor, más décimas) o incluso el momento de ovulación de las mujeres, cuya temperatura corporal sube justo después.

  1. Fiebre es 38 ºC (para todos);
  2. De 37º a 37,5º aparecen las temidas décimas (febrícula), que nos están alertando de que puede haber algo en el organismo que no funciona bien;
  3. Pero ni mucho menos es un calor inequívoco;

Los médicos hablan abiertamente de “fiebre” a los 38 ºC. “Y a partir de los 40 ºC, de fiebre alta”, precisa Blanco. Estos valores son idénticos para todas las personas. ¿Incluidos los niños? “Sí, con independencia de que su temperatura basal [la más baja del cuerpo en reposo] sea de 35,5º o 36º”, subraya Roi Piñeiro, jefe asociado del servicio de Pediatría del Hospital General de Villalba.

  1. “No existen niños de fiebres bajas;
  2. Lo que sí existe es la fiebrefobia, es decir, un excesivo miedo y preocupación por parte de los padres antes un mecanismo de defensa normal de nuestro organismo”, insiste este pediatra;

Pero también muchos adultos apelan a su baja temperatura basal para creer que en ellos 37º es fiebre. El internista De Andrés precisa: “Todos los médicos nos encontramos con estos casos y, desde un punto de vista conceptual, efectivamente, no es fiebre, pero sí que nos da una idea de cómo se siente el paciente y debemos tenerlo en cuenta”.

El potencial de los antitérmicos para bajar la fiebre es muy limitado. Lo que sí debemos esperar es que mejoren los síntomas asociados”  (Roi Piñeiro, pediatra) La temperatura varía según dónde se mida. Si el termómetro se coloca en la boca o en el recto hay que tener en cuenta que será entre 0,3 y 0,6 grados más alta que tomada en el oído, frente o axila, debido a que “las primeras son cavidades con una elevada irrigación de sangre, que es la que transporta el calor”, indica Sofía Sbert, farmacéutica de Laboratorios Hartmann.

“Además, conviene valorar que las diferentes temperaturas dependen mucho de que se coloque correctamente el termómetro y de las condiciones externas. Por eso, con el fin de obtener resultados precisos se recomienda medir la temperatura siempre en el mismo lugar (oído, frente, axila, recto o boca), ya que de otro modo pueden variar los valores”.

Y aquí vienen los matices: los 38 ºC consensuados de fiebre pertenecen a la temperatura rectal. Como precisa Piñeiro, 37,5 ºC en la axila sí se considera fiebre. “Por eso conviene detallar al médico el método de medida”, añade.

¿Y en los bebés? La pediatra Blanco aconseja que, en los menores de tres meses, se mida la temperatura rectal. En todo caso, independientemente del lugar que se elija, la farmacéutica Sbert nos deja estos consejos para obtener una lectura lo más precisa posible: “No se debe tomar la temperatura después del baño o de haber realizado una actividad física, que es cuando probablemente la temperatura esté más elevada; se debe esperar por lo menos 20 minutos.

Y no hay que fiarse de la percepción que tenga al tocar la frente: la fiebre hay que medirla”. Hay una gran variedad de termómetros. Desde que Wunderlich impuso el termómetro para medir la temperatura corporal, este instrumento ha ido evolucionando.

Los antiguos de mercurio eran muy útiles, pero la UE prohibió su fabricación en julio de 2007. Actualmente, estos instrumentos son parte de la historia de la medicina, y la OMS ha emitido una serie de recomendaciones sobre cómo sustituirlos. Sbert destaca la variedad de termómetros disponibles en el mercado: “Es importante saber escoger en función de la edad, colaboración y personalidad de quien se va a medir la temperatura, pero lo fundamental es saber utilizar estos termómetros para escoger el idóneo y obtener una lectura fiable”.

Partiendo de esta premisa, aconseja: “Para adultos son preferibles los termómetros digitales, que pueden optar por colocarlos en la axila, recto o boca. Se supone que la colaboración de los adultos es máxima y están quietos durante la toma de la medición.

Y para niños los termómetros de infrarrojos, en el oído (si los niños tienen más de seis meses) y en la frente (a cualquier edad)”. Sin embargo, el pediatra del Hospital de Villalba considera que los termómetros óticos basados en infrarrojos no son los más adecuados.

  • “Si el niño genera abundante cerumen, o presenta un conducto auditivo tortuoso, los resultados difícilmente serán fiables;
  • Y tampoco serán reproducibles, es decir, en poco tiempo la temperatura será demasiado variable”;

En cuanto a los requisitos de calidad que debe reunir un termómetro, la farmacéutica enumera: “Tienen que ser termómetros seguros, que no se rompan (esta es la gran diferencia respecto los de mercurio o vidrio); el tiempo de respuesta (que la temperatura se obtenga en segundos); precisión elevada; capaz de determinar un amplio rango de temperatura; que tenga el certificado de producto sanitario; y en el caso de los infrarrojos, que estén validados clínicamente como garantía de calidad y seguridad”.

  1. La fiebre no es el problema;
  2. Los médicos aclaran que, por lo general, la fiebre no es un signo único y, generalmente, viene acompañada de otros síntomas;
  3. “Lo normal es que sea por un proceso infeccioso banal, una situación pasajera”, tranquiliza el internista;

El pediatra Piñeiro añade que lo que hay que tratar son “los síntomas que acompañan a la fiebre, como escalofríos o malestar”. El internista De Andrés coincide: “No hay ningún estudio que demuestre que no bajar la fiebre perjudique la resolución del proceso infeccioso.

Tenemos que tratar el malestar del enfermo”. Sin embargo, personas con problemas cardíacos y pulmonares, han de tener cuidado, pues este aumento de temperatura sí puede favorecer el desprendimiento de las placas de grasa (ateroma) de las paredes de las arterias y causar trombosis e infartos , según una investigación de la Universidad Politécnica de Madrid y el Hospital Puerta de Hierro.

Los antitérmicos no son la panacea. El ibuprofeno o el paracetamol “tienen potencial para disminuir la temperatura entre 1º y 1,5°, y el objetivo no es alcanzar la temperatura corporal normal, sino que los síntomas asociados a la fiebre desaparezcan”, aclara el pediatra.

La recurrida expresión la fiebre no le baja (igual en niños que en adultos) revela “algo lógico y esperable, si la temperatura previa era de 39,5°. No podemos pretender que tras la toma de un antitérmico la temperatura sea inferior a 38°.

En cambio, lo que sí debemos esperar es que hayan mejorado los síntomas asociados a la fiebre”, añade. A partir de 40 ºC, vaya al médico. El internista Raimundo de Andrés aconseja a los adultos consultar con el médico con una fiebre superior a los 40 ºC. “O a partir de 39 ºC si dura más de tres días seguidos”, dice.

Y continúa: “Si es intermitente, pero dura más de una semana; aparece en personas que están tomando corticoides, se acompaña de una erupción en la piel o surge tras un viaje tras un país en desarrollo, también conviene acudir al médico”.

Y en los niños, la pediatra Elena Blanco indica que se tiene que consultar con el doctor “cuando la fiebre dura más de 48-72 horas; al inicio de la fiebre en menores de tres meses de edad; en fiebre mayor de 39º si el niño tiene entre tres y seis meses; o, en cualquier caso, si hay mal aspecto, dificultad al respirar o erupción cutánea”.

Hay dos web muy útiles y prácticas en este sentido: la de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria con su decálogo de la fiebre , y la recomendable En Familia , de la Asociación Española de Pediatría.

Existe una molécula de la fiebre. El termostato que regula la temperatura de nuestro cuerpo se encuentra en el hipotálamo, pero hay una serie de moléculas que lo estimulan. De hecho, la fiebre surge por la activación de ciertas moléculas que también aparecen cuando hay procesos inflamatorios.

¿Qué pasa si tengo 39.2 de temperatura?

Adultos – Llama al proveedor de atención médica si tu temperatura es de 103 °F (39,4 °C) o más. Busca atención médica inmediata si alguno de estos signos o síntomas acompaña a la fiebre:

  • Dolor de cabeza intenso.
  • Sarpullido.
  • Sensibilidad inusual a la luz brillante.
  • Rigidez en el cuello y dolor cuando inclinas la cabeza hacia adelante.
  • Confusión mental, comportamiento extraño o problemas en el habla.
  • Vómitos constantes.
  • Dificultad para respirar o dolor en el pecho.
  • Dolor abdominal.
  • Dolor al orinar.
  • Convulsiones o crisis epilépticas.

¿Cómo bajar la fiebre en menos de 5 minutos?

¿Cuánto es la fiebre de Covid?

Uno de los principales síntomas para identificar al coronavirus Covid-19 en el organismo es la presencia de fiebre. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), la temperatura media causada por la enfermedad del coronavirus es de 38 grados o más.

Pero esta temperatura debe de ir acompañada de otros síntomas, como la tos persistente, dificultad para respirar, dolor de cabeza intenso, vómitos persistentes o diarrea persistente. Así, según el CDC, la fiebre debe de estar persistente durante más de 48 horas en el organismo para que sea un síntoma claro de coronavirus.

Y es que este organismo recuerda que la fiebre no siempre es síntoma claro de coronavirus, dado que puede estar asociado a otra enfermedad infecciosa. De este modo, el CDC asocia la temperatura febril de 38 grados a otros síntomas, como dificultad para respirar.

En este sentido, la persona es incapaz de exhalar aire hacia dentro o hacia afuera, es incapaz de recuperar el aliento. Estos síntomas también pueden significar que el paciente tiene una infección respiratoria como neumonía.

De ahí que las autoridades recomienden la realización de una PCR.

¿Cómo bajar la fiebre de 39 grados en adultos?

¿Que no se debe hacer en caso de fiebre?

¿Por qué la fiebre sube a la noche?

¿Por qué sube la fiebre por la tarde-noche? – En realidad la fiebre no sube por la noche, lo que sube cada día por la tarde-noche es la temperatura corporal, independientemente de si se está enfermo o no. Hay una serie de procesos biológicos que se producen cada día en nuestro organismo a intervalos regulares de tiempo, son los llamados ritmos circadianos.

Como la tensión arterial o los niveles de glucosa, la temperatura corporal es uno de esos fenómenos que varían sistemáticamente cada día: de madrugada, entre las 2. 00 y las 6. 00, nuestro cuerpo registra las temperaturas más bajas y posteriormente van aumentando hasta marcar su máximo entre las 16.

00 y a las 20. 00 horas. Por eso, si ese día se tiene fiebre, a esas horas hay que sumar ese aumento de la temperatura corporal, que suele ser en torno a 0,4 ºC y 0,6 ºC. A Partir De Que Temperatura Hay Que Ir Al Medico.

¿Por qué sube la fiebre por la noche?

Cuando el termómetro pasa de 38º todos lo miramos con cierto miedo. Y sin embargo, se nos olvida que tener fiebre es una señal de que nuestro organismo funciona. Una temperatura elevada indica que estamos enfermos, sí, pero al mismo tiempo demuestra que el sistema inmune se ha puesto en marcha contra la infección.

  • Ante una amenaza, el mecanismo que regula la temperatura del cuerpo provoca la fiebre, porque con ella se activa la fabricación de defensas y de otras sustancias antiinfecciosas, los glóbulos blancos llegan más rápido a la zona afectada y las bacterias no pueden conseguir los minerales que necesita su metabolismo;

Solo debemos preocuparnos cuando pasamos de 40º , porque ahí sí que se considera que la fiebre es “muy alta y peligrosa”. En ese caso, conviene acudir al médico. En cuanto a la evolución de los episodios febriles, estos son mayores a primera hora de la noche.

Pero se trata de algo puramente circunstancial. La temperatura del cuerpo cambia a lo largo del día. Y de la misma manera que es más baja entre las 2. 00 y las 4. 00, alcanza su pico máximo entre las 18. 00 y las 22.

00. Por eso sube la fiebre a esas horas , porque sigue el ciclo natural de nuestros biorritmos. Así que, las abuelas tienen razón, y el termómetro estará más alto al final de día. Pero no hay que preocuparse. Mientras no pasemos de 40 grados, todo lo que ocurre es que el cuerpo hace su trabajo.

¿Qué pasa si tengo fiebre y me duermo?

A Partir De Que Temperatura Hay Que Ir Al Medico Una persona con fiebre puede dormir hasta tres horas diarias más de lo que duerme cuando no tiene esta condición. | FREEIMAGES. COM A todos nos ha pasado: cada vez que un virus o una bacteria entra a nuestro cuerpo y nos produce fiebre, inmediatamente se da una sensación de debilidad y cansancio que lleva automáticamente al sueño. Mientras una persona tiene fiebre, puede dormir incluso hasta tres horas completas más de las que duerme en un día promedio.

¿A qué se debe? Científicos de la Universidad de Pensilvania, en Estados Unidos, dieron con una respuesta que involucra a una sola célula nerviosa, llamada ALA. Esta célula es la que coordina la respuesta del cuerpo ante cualquier enfermedad.

Cuando el cuerpo es atacado, todas las células entran bajo estrés, y entonces la célula ALA libera una sustancia llamada FLP-13, que produce la somnolencia. El propósito es que el cuerpo descanse y las células se recuperen de ese estrés, según señala el documento, publicado en la revista científica eLife.

El estudio. Antes de llevar a cabo estudios en humanos, los científicos vieron primero cómo actuaba esta célula en gusanos a los que se les indujo la fiebre. Posteriormente, se hicieron resonancias magnéticas en seres humanos que ya tenían temperatura alta, para ver qué sucedía en su cuerpo.

¿Cómo actúan las sustancias generadas por la célula ALA? La FLP-13 “apaga” las células que hacen que nos mantengamos despiertos mientras realizamos nuestras actividades cotidianas. Es por esto que el sueño es de los primeros síntomas de la fiebre, sin importar que el paciente haya dormido bien la noche anterior y lleve poco tiempo de haber despertado.

  1. “El sueño es vitalmente importante para ayudar a las personas y a otros animales a recuperarse de una enfermedad”, señaló en un comunicado de prensa David Raizen, uno de los investigadores del estudio;

“Estos resultados aún debemos seguirlos investigando más, pero ya dan una idea del rol que juega la somnolencia y el sueño prolongado mientras tenemos fiebre”, agregó. Cambios genéticos. No en todas las personas esto sucede igual. Mutaciones (variantes) genéticas hacen que esto opere de forma diferente en algunas personas, quienes no sienten sueño mientras tienen fiebre.

Hay una mutación que impide que las células tengan un receptor de proteína llamado DMSR-1; sin este receptor, la FLP-13 no puede “apagar” las células que nos mantienen despiertos y por consiguiente no nos daría sueño.

El estudio no exploró cuán común es esa mutación en los seres humanos, pero no descartan buscar esos datos a futuro. De momento, la recomendación es que si usted tiene fiebre, no combata esos impulsos por dormir que tiene y más bien se disponga a largas horas de sueño, pues serán vitales para que las células se recuperen del estrés y se pueda combatir la infección que lo enfermó..

¿Cuándo tienes 37.5 es fiebre?

La fiebre es el aumento temporal en la temperatura del cuerpo en respuesta a alguna enfermedad o padecimiento. Un niño tiene fiebre cuando su temperatura está en o por encima de estos niveles:

  • 100. 4°F (38°C) medida en las nalgas (rectal)
  • 99. 5°F (37. 5°C) medida en la boca (oral)
  • 99°F (37. 2°C) medida bajo el brazo (axilar)

Un adulto probablemente tiene fiebre cuando la temperatura está por encima de 99°F a 99. 5°F (37. 2°C a 37. 5°C), según la hora del día. La temperatura corporal normal puede cambiar durante cualquier día dado. Por lo general es más alta a principios de la noche. Otros factores que pueden afectar la temperatura corporal son:

  • El ciclo menstrual de una mujer. En la segunda parte de este ciclo, su temperatura se puede elevar 1 grado o más.
  • La actividad física, emociones fuertes, comer, ropas gruesas, medicamentos, temperatura ambiente alta y humedad alta pueden incrementar la temperatura corporal.

La fiebre es una parte importante de las defensas del cuerpo contra la infección. La mayoría de las bacterias y virus que causan las infecciones en las personas prosperan mejor a 98. 6°F (37°C). Muchos bebés y niños presentan fiebre alta con enfermedades virales menores. Aunque la fiebre sea para nosotros un signo de que se podría estar presentando una batalla en el cuerpo, dicha fiebre está luchando a favor de la persona y no en su contra.

Generalmente no ocurrirá daño cerebral a raíz de la fiebre, a menos que sea de más de 107. 6°F (42ºC). La fiebre sin tratamiento causada por infección pocas veces sobrepasa los 105°F (40. 6ºC), a menos que el niño tenga demasiada ropa o esté en un lugar caluroso.

Las convulsiones febriles en realidad ocurren en algunos niños. La mayoría de ellas terminan rápidamente y no significan que el niño tenga epilepsia. Estas convulsiones tampoco causan ningún daño permanente. Las fiebres inexplicables que continúan por días o semanas se denominan fiebres de origen desconocido (FOD). Casi cualquier infección puede causar fiebre, como las siguientes:

  • Infecciones óseas ( osteomielitis ), apendicitis , infecciones cutáneas o celulitis y meningitis
  • Infecciones respiratorias como enfermedades seudo   resfriados  o gripales , dolores de garganta, infecciones del oído , infecciones sinusales , mononucleosis infecciosa , bronquitis , neumonía y tuberculosis
  • Infecciones urinarias
  • Gastroenteritis viral y gastroenteritis bacteriana

Los niños pueden tener una fiebre baja durante 1 o 2 días después de algunas vacunas. La dentición puede causar un ligero aumento en la temperatura de un niño, pero no superior a 100°F (37. 8°C). Los trastornos inflamatorios o autoinmunitarios también pueden causar fiebres. Algunos ejemplos son:

  • Artritis o enfermedades del tejido conectivo como artritis reumatoidea y lupus eritematoso sistémico
  • Colitis ulcerativa y enfermedad de Crohn
  • Vasculitis o periarteritis nudosa

El primer síntoma de un cáncer puede ser fiebre. Esto se da especialmente en el caso de enfermedad de Hodgkin , linfoma no Hodgkin y leucemia. Otras posibles causas de fiebre abarcan:

  • Coágulos de sangre o tromboflebitis
  • Medicamentos como algunos antibióticos, antihistamínicos y anticonvulsivos

Un resfriado simple u otra infección viral algunas veces puede causar fiebre alta (102°F a 104°F o 38. 9°C a 40°C). Esto por lo regular no significa que usted o su hijo tengan un problema serio. Es posible que algunas infecciones serias no causen fiebre o incluso que causen una temperatura corporal muy baja, sobre todo en los bebés. Si la fiebre es leve y no tiene ningún otro problema, usted no necesita tratamiento. La enfermedad probablemente no es seria si su hijo:

  • Todavía está interesado en jugar
  • Está comiendo y bebiendo bien
  • Está despierto y le sonríe
  • Tiene un color de piel normal
  • Luce bien cuando le baja la temperatura

Tome medidas para bajar la fiebre si usted o su hijo están incómodos, vomitando, resecos (deshidratados) o no están durmiendo bien. Recuerde: la meta es bajar la fiebre, no eliminarla. Al intentar bajar la fiebre:

  • NO envuelva a alguien que tenga escalofríos.
  • Quite el exceso de ropa o de frazadas. El cuarto debe estar cómodo, no demasiado caluroso ni frío. Pruebe con una capa de ropa ligera y una manta liviana para dormir. Si el cuarto está caliente o mal ventilado, un ventilador puede ayudar.
  • Un baño tibio o un baño de esponja pueden ayudar a refrescar a alguien que tiene fiebre. Esto es especialmente eficaz después de suministrar medicamento — de lo contrario, la temperatura podría volver a subir en seguida.
  • NO use baños fríos, hielo ni fricciones con alcohol. Estos enfrían la piel, pero con frecuencia empeoran la situación causando estremecimiento o escalofríos, lo cual eleva la temperatura central del cuerpo.

Las siguientes son algunas pautas para tomar medicamento con el fin de bajar la fiebre:

  • El paracetamol (Tylenol) e ibuprofeno (Advil, Motrin) ayudan a reducir la fiebre en niños y adultos. Algunas veces, los proveedores de atención médica le aconsejan que use ambos tipos de medicamento.
  • Tome paracetamol cada 4 a 6 horas. Funciona bajando el termostato del cerebro.
  • Tome ibuprofeno cada 6 a 8 horas. NO lo utilice en niños de 6 meses de edad o menos.
  • El ácido acetilsalicílico ( aspirin ) es muy eficaz para tratar la fiebre en los adultos. NO le dé este medicamento a los niños, a menos que el proveedor de su hijo le haya indicado usarlo.
  • Sepa cuánto pesan usted o su hijo. Luego verifique siempre las instrucciones en el paquete para encontrar la dosis correcta.
  • En caso de niños de 3 meses de edad o menos, llame al proveedor de su hijo primero antes de administrarles medicamentos.

Comer y beber:

  • Todas las personas, sobre todo los niños, deben tomar bastantes líquidos. El agua, las paletas de helados, la sopa y la gelatina son todas buenas opciones.
  • A los niños más pequeños no les dé demasiado jugo de fruta ni jugo de manzana y evite las bebidas para deportistas.
  • Aunque comer está bien, los alimentos no deben forzarse.

Llame al proveedor en seguida si su hijo:

  • Tiene 3 meses de edad o menos y tiene una temperatura rectal de 100. 4°F (38°C) o superior
  • Tiene de 3 a 12 meses de edad y una fiebre de 102. 2°F (39°C) o superior
  • Tiene 2 años o menos y tiene una fiebre que dura más de 24 a 48 horas
  • Es mayor y tiene una fiebre durante más de 48 a 72 horas
  • Tiene una fiebre de 105°F (40. 5°C) o superior, a menos que baje rápidamente con tratamiento y la persona esté cómoda
  • Tiene otros síntomas que sugieren una enfermedad que posiblemente necesite tratamiento, como dolor de garganta, de oídos o tos
  • Ha tenido fiebres de manera intermitente hasta por una semana o más, aun cuando no sean muy altas
  • Tiene una enfermedad seria, como un problema cardíaco, anemia drepanocítica, diabetes o fibrosis quística
  • Recientemente le aplicaron una vacuna
  • Tiene un nuevo sarpullido o hematomas
  • Tiene dolor al orinar
  • Tiene problema con el sistema inmunitario (debido a terapia crónica con esteroides, un trasplante de médula ósea o de órganos, extirpación del bazo, VIH/sida o tratamiento para el cáncer)
  • Ha viajado recientemente a otro país

Llame a su proveedor de inmediato si usted es un adulto y:

  • Tiene una fiebre de 105°F (40. 5°C) o superior, a menos que baje rápidamente con tratamiento y usted esté cómodo
  • Tiene una fiebre que se mantiene o continúa por encima de 103°F (39. 4°C)
  • Tiene una fiebre por más de 48 a 72 horas
  • Ha tenido fiebres intermitentes hasta por una semana o más, aun cuando no sean muy altas
  • Tiene una enfermedad seria, como un problema cardíaco, anemia drepanocítica, diabetes, fibrosis quística, EPOC u otros problemas pulmonares crónicos
  • Tiene un nuevo sarpullido o hematomas
  • Tiene dolor al orinar
  • Tiene problema con su sistema inmunitario (debido a terapia crónica con esteroides, un trasplante de médula ósea o de órganos, extirpación del bazo, VIH/sida o tratamiento para el cáncer)
  • Ha viajado recientemente a otro país

Llame al 911 o al número local de emergencias si usted o su hijo tienen fiebre y:

  • Está llorando y no puede tranquilizarse (niños)
  • No se puede despertar fácilmente o no despierta
  • Parece confundido
  • No puede caminar
  • Tiene dificultad para respirar, incluso después de que la nariz está despejada
  • Tiene las uñas, la lengua o los labios morados
  • Tiene un dolor de cabeza muy fuerte
  • Tiene rigidez de nuca
  • Se niega a mover un brazo o pierna (niños)
  • Tiene una convulsión

Su proveedor llevará a cabo un examen físico. Esto puede incluir una evaluación detallada de la piel, los ojos, los oídos, la nariz, la garganta, el cuello, el pecho y el abdomen para buscar la causa de la fiebre. El tratamiento depende de la duración y la causa de la fiebre, al igual que de otros síntomas. Se pueden realizar los siguientes exámenes:

  • Estudios sanguíneos como un conteo sanguíneo completo o diferencial sanguíneo
  • Análisis de orina
  • Radiografía del tórax

Temperatura elevada; Hipertermia; Pirexia; Febril Leggett JE. Approach to fever or suspected infection in the normal host. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 26th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 264. Nield LS, Kamat D. Fever. In: Kliegman RM, St. Geme JW, Blum NJ, Shah SS, Tasker RC, Wilson KM, eds.

Beba líquidos y descanse. Nelson Textbook of Pediatrics. 21st ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 201. Versión en inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA.

Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A. Editorial team. Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc..

¿Cómo saber si es fiebre o Febricula?

“La fiebre supone un coste para el organismo, aumentando el consumo de oxígeno y los requerimientos calóricos y de fluidos”. DR. JAVIER NICOLÁS GARCÍA GONZÁLEZ ESPECIALISTA. DEPARTAMENTO DE MEDICINA INTERNA El cuerpo mantiene una temperatura constante mediante un centro, llamado termorregulador, localizado en una parte del cerebro llamada hipotálamo. Cuando ese centro, por diferentes causas, establece una temperatura más elevada, se produce la fiebre. Habitualmente la temperatura es algo más baja a primera hora del día, en torno a las 6 de la mañana, y alcanza su máximo entre las 4 y las 6 de la tarde.

A esas horas, temperaturas de hasta 37,7 grados pueden ser perfectamente normales. Hablamos de febrícula si la fiebre es de escasa magnitud (menor de 38º C) y de fiebre si se superan los 38 ºC. La fiebre muy elevada o acompañada de síntomas muy acusados debe ser tratada.

También en los casos de convulsiones febriles en los niños, en la mujer embarazada, o en enfermos con alteración importante cardiaca, pulmonar o cerebral. Sin embargo, no parece tan claro que sea necesario quitar la fiebre leve o moderada, y en muchas ocasiones puede ocultar información importante para el diagnóstico. .

¿Cuál es la temperatura de la axila?

Marca como rangos normales de temperatura timpánica entre 35. 8°C y 38°C, de temperatura oral entre 35. 5°C y 37. 5°C, de temperatura axilar entre 34. 7°C y 37. 3°C y de temperatura rectal entre 36. 6°C y 38°C.

¿Cuándo acudir al médico por fiebre en adultos?

Cuándo llamar al médico de urgencia – Llama al médico de urgencia si tu hijo tiene fiebre después de haber estado en un auto caliente o si pasó por alguna otra situación potencialmente peligrosa y muestra alguna de estas señales de advertencia:

  • Fiebre sin sudor
  • Dolor de cabeza intenso
  • Convulsiones
  • Rigidez en el cuello
  • Desorientación
  • Vómitos o diarrea repetitivos
  • Irritabilidad o incomodidad significativas
  • Cualquier síntoma preocupante, diferente o inusual
Tabla de conversión Fahrenheit-Celsius
Fahrenheit Celsius
105 40,6
104 40,0
103 39,4
102 38,9
101 38,3
100 37,8
99 37,2
98 36,7
97 36,1
96 35,6

.

¿Cómo saber si tengo que acudir al médico?