Fibromialgia

Es un proceso que se caracteriza por dolores musculoesqueléticos difusos, acompañados de rigidez, hormigueos, falta de sueño reparador y cansancio fácil, y que se asocian a la presencia de numerosos puntos dolorosos distribuidos amplia y simétricamente. 

Afecta a mujeres con mayor frecuencia, principalmente luego de los 50 años de edad y no tiene una distribución geográfica determinada. Además, muchos de estos pacientes tienen alteraciones psicológicas como depresión, ansiedad, somatización o hipocondriasis. 

Los síntomas cardinales son: dolor musculo-esquelético, rigidez y fatiga. 

El dolor se describe como lacerante o sordo, puede comenzar en una región y luego extenderse, a veces asienta sobre una articulación y es más intenso luego de un ejercicio físico. 

La rigidez es mayor al levantarse y mejora con el transcurso de las horas, pero en algunos casos persiste todo el día. 

Los síntomas empeoran con el estrés, el frío, la humedad y el ejercicio excesivo. 

Los criterios de la American Collage of Rheumatology (ACR) para la clasificación de la Fibromialgia son: 

Historia de dolores difusos 

El dolor se considera difuso cuando cumple con todos los requisitos siguientes: 

• Dolor del lado izquierdo del cuerpo 

• Dolor del lado derecho del cuerpo 

• Dolor por encima de la cintura 

• Dolor por debajo de la cintura 

• Dolor en el esqueleto axial 

Dolor a la palpación digital 

Al menos 11 de los 18 puntos dolorosos siguientes: 

• Occipucio 

• Cervical inferior 

• Trapecio 

• Supraespinoso 

• Unión costocondral de la 2º costilla 

• Epicóndilo externo 

• Cuadrante superoexterno del glúteo 

• Trocánter mayor (detrás de la prominencia trocantérea) 

• Rodilla 

La palpación digital debe realizarse ejerciendo una compresión moderada. La fuerza aplicada debe ser de 4 kg , lo que corresponde a la fuerza necesaria para lograr palidecer la uña del primer dedo de la mano. 

El diagnóstico se hace por la presencia de dolor durante al menos 3 meses y en no menos de 11 de los 18 puntos clásicos a la palpación digital. 

La exploración articular y muscular son normales en los pacientes con Fibromialgia y no existen alteraciones de laboratorio en esta enfermedad. 

Debe informarse al paciente que tiene un proceso que no es invalidante, deformante ni degenerativo, y que existen recursos para tratarlo, como: 

– Mejorar la calidad del sueño (amitriptilina o zolpidem) 

– Psicoterapia 

– Antidepresivos 

– Ansiolíticos 

– Ejercicio físico moderado (debe ser aeróbico y acompañado de estiramiento muscular) 

Los analgésicos son parcialmente útiles y también suelen usarse medicamentos anticonvulsivantes como pregabalina o gabapentina. 

Por Dr. Alejandro Spagnolo