Exámen periódico de salud

Esta práctica, también conocida por los pacientes como “chequeo”, consiste en evaluaciones a intervalos regulares en personas aparentemente sanas e incluye un interrogatorio, examen físico completo y pruebas de laboratorio. 

En nuestros días se usan guías racionales para llevar a cabo este control de salud, basadas en la edad y sexo del paciente, factores de riesgo y variaciones geográficas. 

Nunca deben faltar en la consulta la medición de tensión arterial, peso y talla, siendo necesarios estos dos últimos para la determinación del Índice de Masa Corporal, el cual se calcula dividiendo el peso en kilogramos sobre la talla en metros al cuadrado (un índice mayor o igual a 30 indica obesidad). Además puede medirse el perímetro abdominal. Todos estos parámetros son importantes para cuantificar el riesgo cardiovascular de un individuo. 

El colesterol (total, HDL y LDL) y los triglicéridos se solicitan entre los 20 a 35 años en los varones, y entre los 35 a 45 años en las mujeres, cada 5 años si los valores son normales. 

En cuanto a la glicemia en ayunas (azúcar en sangre) debemos solicitar esta evaluación a partir de los 45 años si no existen factores de riesgo (obesidad, colesterol alto, hipertensión, etc.) ni síntomas de diabetes (aumento de la sed, hambre y cantidad de orina, pérdida de peso). De lo contrario, se solicitará a edades más tempranas. 

Si bien las guías no lo mencionan, un análisis general (hemograma, eritrosedimentación, función renal, sodio, potasio y orina completa) podría ser pedido, en mi opinión, una vez al año debido a que su costo no es elevado y la información brindada es de suma utilidad. 

La detección de osteoporosis en mujeres puede realizarse a partir de los 65 años mediante una densitometría ósea y en mujeres más jóvenes si se evidencian factores de riesgo como el bajo peso corporal o menopausia precoz. 

Dada la alta frecuencia de cáncer de colon y recto en nuestro país, es de buena práctica realizar un examen de materia fecal para detectar sangre que no se observa a simple vista (Sangre Oculta en Materia Fecal) a partir de los 50 años de edad en forma anual, asociado o no a una endoscopía digestiva del colon cada 5 años. Puede comenzarse con la detección sistemática antes de la edad referida de acuerdo a los antecedentes de cada individuo, como padecer una Enfermedad Inflamatoria Intestinal, tumor de endometrio u ovario en una mujer joven y cáncer de colon en un familiar de primer grado. 

El ginecólogo nos ayudará a realizar un frotis de Papanicolaou anualmente a partir de los 3 años desde el inicio de las relaciones sexuales o 21 años de edad hasta los 65 años. Además, solicitará mamografías anuales a partir de los 40 años si hay alto riesgo de cáncer de mama (familiar directo afectado por la enfermedad) y 50 años en mujeres con riesgo habitual, hasta los 75 años. 

El Antígeno Prostático Específico (PSA) se solicita a partir de los 50 años de edad con el objetivo de detectar tempranamente un cáncer de próstata junto a un tacto rectal. Sin embargo, las elevaciones del PSA no indican necesariamente la presencia de un tumor maligno. Esta es una situación que debe ser conversada con el médico, el cual explicará potenciales beneficios y riesgos del proceso de diagnóstico de la enfermedad. 

Merece una mención especial la detección precoz del cáncer de pulmón, ya que no existe un método eficaz y el mejor consejo es insistir con el abandono del tabaco, lo cual beneficia no sólo a la salud sino también a la economía del paciente. 

En ciertos grupos de riesgo deberían solicitarse pruebas serológicas de HIV (con permiso escrito del paciente), virus B de hepatitis y sífilis. 

Existe controversia en cuanto al pedido sistemático de tirotrofina sérica (TSH) para detectar anomalías de la glándula tiroides. Algunas sociedades internacionales sugieren solicitarlo ante cualquiera de los múltiples signos o síntomas del hipotiroidismo (cansancio, poca tolerancia la frío, caída del cabello, piel seca, constipación, tendencia a engordar, etc.). 

En la misma entrevista de consultorio, el médico puede aprovechar para dar consejos que mejoren la calidad de vida de sus pacientes: 

• Evitar el alcoholismo y tabaquismo 

• Estimular el ejercicio físico y una dieta saludable 

• Uso de cinturón de seguridad y casco 

• Vacunación de acuerdo a edad y enfermedades concomitantes 

• Peso corporal adecuado para la edad y altura 

Para terminar podría brindar una serie de recomendaciones finales sobre el tema: 

• El examen periódico de salud debe ser realizado por un médico clínico o generalista. 

• Ciertos especialistas pueden ser convocados para ayudar en esta evaluación de salud a partir de los resultados obtenidos. 

• Este examen debe ser llevado a cabo como mínimo anualmente. 

• El estudio debe ajustarse a cada paciente y a la realidad socio-económica. 

• Ciertas determinaciones de laboratorio deben ser discutidas entre el médico y el paciente, como por ejemplo el Antígeno Prostático Específico. 

• Recordar que el paciente debe ser el principal interesado en controlar su salud. 

El presente artículo está basado en las guías de la United States Preventive Service Task Force (USPSTF) que se pueden encontrar en la siguiente página Web: www.ahrq.gov 

Por Dr. Alejandro Spagnolo