Bronquiolitis

La bronquiolitis es una infección respiratoria que afecta a los niños más pequeños especialmente entre
los 6 meses y 2 años. Predomina sobre todo en otoño/invierno. Los gérmenes que habitualmente producen bronquiolitis son los virus, el más frecuente es el Virus Sincicial Respiratorio.

¿Cuáles son los síntomas que produce la bronquiolitis?

 Mucosidad o congestión nasal, tos y eventualmente fiebre durante los 3 días anteriores.

 Durante la bronquiolitis puede aparecer respiración acelerada, hundimiento de la piel entre las costillas, respiración ruidosa y silbido en el pecho que duran hasta 10días.

¿Qué hacer cuando sospechamos bronquiolitis?

Debe consultar al médico. De acuerdo a la gravedad, el seguimiento del niño será en el domicilio o en la internación.

Los criterios de gravedad que indican internación son:
 Pausas al respirar (apneas) con color azulado de la piel.

 Falta de respuesta a los tratamientos dados por el médico.

 Dificultad marcada para la alimentación o para dormir.

¿Cuál es el tratamiento?

 Ofrezca abundante líquido por boca.

 Trate de mantener la alimentación especialmente la lactancia materna. Si respira muy rápido ofrezca alimento en pequeñas cantidades.

 En caso de fiebre use el antitérmico que le recomendó el médico.

 Limpie la mucosidad de la nariz. Mantenga al niño en posición semisentada.

 Según la indicación del médico podrá usar salbutamol. Recuerde que es una medicación segura para el niño. La administración se efectúa usando aerosoles y aerocámara. La dosis recomendada es de 2 puff cada 4 o 6 horas según la evolución y/o la indicación médica.

 No se recomienda el uso de antibióticos, jarabes para la tos, descongestivos o té caseros.

¿Cómo es el seguimiento?

Los niños tratados en domicilio deberán controlarse diariamente durante las primeras 48 horas y luego periódicamente según la evolución hasta el alta definitiva. Los padres o encargados del niño deben estar alertas a la aparición de signos de alarma durante el seguimiento como dificultad para alimentación o sueño, respiración dificultosa o fiebre y consultar rápidamente al médico.

¿Cómo se administra la medicación inhalada?

Higienice la aerocámara cada 3-4 días con agua tibia y detergente y déjela secar a temperatura ambiente.

1-Agitar el aerosol y colocarlo dentro de la base posterior de la aerocámara. Colocando al niño sentado.

2-Colocar la mascarilla sobre la boca y la nariz
3- Presionar el aerosol 1 vez, contar hasta diez, y luego presionar nuevamente.

4-Inspirar y exhalar por la boca y nariz.

¿Cómo podemos prevenirla?

Si bien no existe una vacuna, hay medidas que pueden disminuir el contagio y prevenir la bronquiolitis:
– Evitar el contacto con personas resfriadas.

– Lavarse las manos.

– Amamantar al niño.

– Evitar el humo del cigarrillo, braseros y sahumerios.

– Recibir todas las vacunas que indique el médico.

– Evitar el hacinamiento. Ventilar a diario el ambiente donde está el niño.

Dado que se trata de una enfermedad contagiosa y que el virus se contagia a través de nuestras manos y de las gotitas que eliminamos al toser o estornudar, es muy importante:

– Lavarse las manos con agua y jabón

– Usar alcohol en gel

– Mantener al niño alejado de personas que estén enfermas, con resfrío, fiebre y el contacto con objetos contaminados (juguetes, por ejemplo).

– No llevar a los chicos a lugares cerrados con mucha gente.

– No enviar al niño a la guardería en los primeros meses de vida, de ser posible. En el caso que concurra no deberá asistir mientras dure la enfermedad.

– Mantener la lactancia materna en forma prolongada.

– Tener el calendario de vacunación completo.

En pacientes de alto riesgo existe una medicación que es un anticuerpo para prevenir la infección por el virus sincicial respiratorio. El médico podrá indicarla oportunamente.

Siempre el mejor tratamiento es la prevención

Mantenga a su niño alimentado a pecho, en un ambiente saludable, libre de humo, y con sus vacunas al día.

Fuente Sociedad Argentina de Pediatria

Por Dr Leonardo Peña.