Infección leve a moderada por Covid-19

INFECCIÓN LEVE A MODERADA POR COVID 19
N Engl J Med 2020
24 de abril de 2020

El SARS-CoV-2 es un virus ARN relacionado a los murciélagos que ingresa en la célula humana a través del receptor de la enzima convertidora de angiotensina (ECA)

El SARS-CoV-2 es un virus ARN relacionado a los murciélagos que ingresa en la célula humana a través del receptor de la enzima convertidora de angiotensina (ECA)

Los pacientes pueden infectar 1 a 3 días antes de que aparezcan los síntomas y un 50% de los casos pueden ser atribuidos a la transmisión de individuos asintomáticos.

La media de incubación es de 4 a 5 días y la duración de los síntomas es de 11 días aproximadamente. El cuadro clínico incluye fiebre, tos, dolor de garganta y mialgias. Algunos pacientes pueden padecer manifestaciones gastrointestinales como náuseas, anorexia y diarrea, y otros presentar trastornos del olfato y del gusto. A los 5-8 días los enfermos pueden tener dificultad respiratoria, lo cual evidencia agravamiento del cuadro.

Los factores de riesgo para el desarrollo de complicaciones son:

  • Diabetes mellitus
  • Edad > 65 años
  • Enfermedad Cardiovascular
  • Obesidad
  • Enfermedad pulmonar crónica
  • Hipertensión arterial
  • Insuficiencia renal crónica terminal
  • Hepatopatía crónica

En el laboratorio se observa una linfopenia habitualmente. Sin embargo, en casos graves se pueden ver:

Leucocitosis (linfopenia)

  • TP prolongado
  • Dímero-D elevado
  • Transaminasas elevadas

Para el diagnóstico se realiza el hisopado nasofaríngeo mediante la reacción en cadena polimerasa (PCR). La sensibilidad de este estudio es alta pero debe ser repetido si el resultado es negativo en paciente con alta sospecha clínica.

Un 80% de los casos cursa una enfermedad leve a moderada (incluida una neumonía aguda de la comunidad), 15% severa y 5% crítica.

Los pacientes con síntomas leves no requieren una evaluación adicional y se curan espontáneamente. Debe monitorizarse al grupo de mayor riesgo por la posibilidad de evolucionar desfavorablemente a los 7 días del inicio de la enfermedad.

Por su parte, los casos moderados a severos deben ser hospitalizados. Los indicadores de severidad son:

– Frecuencia respiratoria >30/minuto – Hipoxemia – Saturación de oxígeno <93% – Infiltrados radiológicos pulmonares >50% en 24-48 hs

Los pacientes con enfermedad leve pueden recuperarse en el domicilio, aislados y con tratamiento sintomático.

Aquellos con enfermedad moderada y/o con neumonía deben ser hospitalizados y recibir antibióticos. A la fecha no existen tratamientos aprobados para usar. Sin embargo, las siguientes drogas son administradas en estudios clínicos:

Hidroxicloroquina + Azitromicina

  • Hidroxicloroquina + Azitromicina
  • Lopinavir + Ritonavir
  • Remdesivir

Algunas estrategias de inmunomodulación se encuentran bajo evaluación como el suero de convalesciente y terapias anti-citoquinas.

No se recomienda suspender IECA y ARA II en pacientes con HTA e ICC que se encuentren recibiendo estos fármacos, a pesar de que el virus ingresa en las células a través del receptor de la ECA. Ningún estudio ha podido corroborar que la ingesta de estas drogas facilite el contagio o empeore la
enfermedad. Sí está claro que son drogas importantes en la prevención de eventos cardiovasculares.

Hasta el momento no se conoce si los corticoides pueden tener un efecto beneficioso.