Violencia en el Ámbito de la Salud

Violencia en el Ámbito de la Salud

Por el Dr. Alejandro Spagnolo

La violencia en el lugar de trabajo, sea física o psicológica, es un grave problema mundial que no distingue fronteras, contextos de trabajo ni profesiones. Provoca perturbaciones inmediatas en el individuo y el entorno laboral, con serias consecuencias personales y económicas.

Si bien la violencia laboral afecta a todos los sectores y categorías de trabajadores, el sector de salud se encuentra particularmente en riesgo debido a una multiplicidad de factores. En el ámbito sanitario los individuos reproducen la problemática que tiene la propia sociedad.  Es sabido por todos que el subsector público es el más afectado por esta preocupante realidad.

Los efectos de la agresión sobre las personas son variados y dependen de la severidad y frecuencia de los episodios. Dichos efectos nocivos pueden ser psicológicos (ansiedad, depresión, insomnio, etc.) y/o físicos. Además, las  experiencias violentas pueden conducir a que el médico tome malas conductas como la prescripción inadecuada, pedidos de estudios inútiles y la derivación errónea a centros especializados.

A pesar de la gravedad que tienen estos hechos, existe un subregistro de los incidentes debido a una falta de apoyo de las autoridades institucionales, el temor a represalias, la ausencia de protocolos de actuación y la triste creencia de que la agresión es parte del trabajo médico, entre otros. 

Hacen falta más que rejas, puertas blindadas y seguridad policial en los centros de salud. Es necesario tratar el tema en los ámbitos profesionales, gestionar leyes que protejan a los trabajadores y realizar campañas de concientización en la sociedad. Esta última debe entender que estos hechos detestables constituyen una forma de autoagresión y terminan perjudicando a todos por igual.