La Salud Pública en la gestión del recurso humano.

 

Por Dr. Alejandro Spagnolo*

 

De acuerdo a la OPS, la Salud Pública es el esfuerzo organizado de la sociedad, principalmente a través de sus instituciones para mejorar,
prevenir, proteger y restaurar la salud de la población por medio de actividades de alcance colectivo. En nuestro país, vale recordar que el Dr.
Ramón Carrillo ha sido la más eminente figura en esta materia durante la década del 40, dejando un legado que aún perdura.

 

Entre las principales funciones de la Salud Pública se pueden remarcar el desarrollo de políticas en pos de prevenir y mitigar el impacto de las enfermedades, incluyendo problemas sociales como por ejemplo la violencia o las adicciones que tienen indudables consecuencias en el bienestar de las personas. Sin embargo, y ha sido evidente durante la pandemia por Covid-19, otras funciones igualmente esenciales son el desarrollo de recursos humanos y garantizar el acceso equitativo a los servicios de salud.

 

En lo que respecta al recurso humano creo que es fundamental, y ha sido ostensible durante este año, que el Estado implemente programas para la formación de médicos clínicos, generalistas y terapistas, tan escasos no solo en tiempos de pandemia. Dichos programas deberían incluir currículas profesionales atractivas, incentivos económicos, acciones que promuevan el regreso de los médicos a sus ciudades del interior y posibilidades de formación continua a distancia, entre otras.

 

Es necesario que el médico recién recibido encuentre en las especialidades citadas un medio de vida digno y en las que pueda desarrollar actividades tanto asistenciales como de docencia e investigación. Un desafío en un futuro próximo constituye contar con recursos humanos suficientes para atender las enfermedades crónicas no transmisibles como la diabetes o la hipertensión arterial, que supondrían un verdadero tsunami para los sistemas sanitarios.

 

Es imperioso que se discutan estas políticas que suelen ser de difícil implementación y llevan largos períodos en dar frutos, evitando que una nueva situación como la actual nos tome por sorpresa.