Humanismo en la Práctica Médica

 

Por el Dr. Alejandro Spagnolo

En la actualidad resulta inútil explicar el evidente avance tecnológico que ha tenido la medicina en lo que respecta tanto al diagnóstico como al tratamiento de las enfermedades. Nos referimos a estudios de laboratorio, imágenes y tratamientos quirúrgicos como la cirugía robótica y farmacológicos como los del cáncer, cada vez más eficaces y precisos en sus objetivos. Sin embargo, dichos avances, junto con cuestiones de índole administrativas y cambios de conducta de la sociedad, han complejizado nuestra profesión. En no pocas ocasiones, esto conduce a un distanciamiento entre los componentes fundamentales del proceso de atención sanitaria, es decir, el médico y el paciente.

Este conocimiento médico tiene su contracara en la insatisfacción de familiares y pacientes sobre lo que la ciencia actual les brinda. Es que esa medicina simple, llana y directa, perteneciente a un pasado no tan lejano, en nuestros días se encuentra impregnada de sofisticados estudios que dan una engañosa sensación de seguridad. A menudo, tienden a reemplazar el buen criterio clínico, el cual se edifica a través de un minucioso interrogatorio y un insustituible examen físico. Éste último constituye una forma única de tocar al paciente en busca de signos que denotan una enfermedad y no debe ser sustituido por un aparato que sólo debería indicarse en contadas ocasiones para corroborar una sospecha diagnóstica.

Así es que se vuelve urgente e imperioso humanizar nuestra práctica médica con el propósito irrenunciable de acercarnos al paciente y generar empatía, es decir, lograr ponernos en su lugar y que nos importe lo que sucede con su salud, emociones y miedos.

Para finalizar, propongo que los médicos revaloricemos la escucha y la palabra en el momento de la consulta, indiquemos lo estrictamente necesario y nos mantengamos independientes de cualquier otro interés que no sea el bienestar del paciente, sabiendo que en definitiva la medicina sigue siendo un arte en el que conjugamos aspectos técnicos y humanos.