Círculo Médico

Tips | Consejos | Respuestas

Que Es Un Medico Hepatologo?

Que Es Un Medico Hepatologo
Los médicos hepatólogos son especialistas enfocados en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades agudas y crónicas del hígado.

¿Qué cura un hepatólogo?

¿Qué enfermedades atiende el hepatólogo? La hepatología es una rama de la gastroenterología que se encarga del hígado y sus enfermedades. Las enfermedades más frecuentes son:

  • Alteraciones en las pruebas de sangre que miden la función del hígado.
  • Hepatitis aguda y crónica; virales (A,B,C), autoinmunes, alcohol.
  • Hígado graso.
  • Tumores hepáticos.
  • Cirrosis, ascitis, varices esofágicas.

¿Cuándo debes acudir con el hepatólogo? Cuando presentes alguna de las siguientes alteraciones debes buscar un hepatólogo para evaluar adecuadamente tu hígado:

  • Alteración en pruebas del hígado en sangre o anormalidad en el ultrasonido del hígado.
  • Ictericia o coloración amarillenta en ojos.
  • Seguimiento de cirrosis e hipertensión portal (ascitis, várices esofágicas, encefalopatía hepática).
  • Consumo crónico de alcohol.
  • Antecedente de síndrome metabólico; diagnóstico y seguimiento de hígado graso.

¿Cuándo es urgente acudir con el hepatólogo? Complicaciones asociadas a cirrosis:

  • Ascitis o presencia de agua en el abdomen asociada a dolor y fiebre.
  • Encefalopatía (desorientación, alteración en el estado de alerta).
  • Ictericia o pigmentación amarillenta de inicio súbito asociada a dolor y fiebre.

¿Cuándo consultar a un Hepatologo?

En las últimas semanas de la pandemia por el coronavirus (el virus llamado SARS-CoV-2 y su enfermedad COVID-19) la población ha recibido recomendaciones de posponer los controles médicos de rutina e incluso las cirugías no urgentes. Estas medidas están destinadas a proteger la salud, ya que con ellas reducimos el contacto con pacientes potencialmente infectados y disminuimos “la carga” al sistema de salud en tiempos donde todos sus recursos deben desviarse a la lucha de dicha infección viral.

  1. Pero nada es bueno en exceso: si bien esta estrategia a corto plazo es beneficiosa, la demora en la consulta en algunas enfermedades podría ocasionar un retraso en su diagnóstico y tratamiento, perjudicando su pronóstico y su futuro;

Situaciones en las que se aconseja consultar sin demoras: Toda enfermedad hepática severa de presentación aguda debe tener una evaluación urgente por un especialista. Requieren de una consulta sin demoras la presencia de uno o más de los siguientes síntomas:

  • El inicio reciente de dolor abdominal de intensidad moderada a severa que requiera de más de una toma de analgésicos, más aún si se acompaña de náuseas y/o vómitos o pérdida de peso.
  • La coloración amarillenta de la piel (ictericia) acompañada de orina oscura.
  • La picazón (prurito) de cualquier parte del cuerpo sin evidencias de enfermedades de la piel; cuando su causa es secundaria a enfermedades hepáticas la picazón suele predominar por la noche, afectando particularmente las palmas de las manos y las plantas de los pies.
  • El agrandamiento marcado del diámetro del abdomen , que puede ser secundario a la retención de líquido (ascitis).
  • La presencia de vómitos de contenido sanguíneo (hematemesis) o eliminación de materia fecal negra (melena).
  • La presencia de alteraciones notorias en el hepatograma o la alteración de la coagulación sanguínea (descenso del porcentaje de actividad de la protrombina o el incremento del INR) y/o el descenso de los valores de la albúmina sanguínea.

Cuidados para el paciente con cirrosis hepática Los individuos con cirrosis tienen un riesgo elevado de desarrollar un tumor hepático maligno llamado hepatocarcinoma, por lo que se aconseja realizar una ecografía hepática cada 6 meses para su detección precoz (cuando tienen un tamaño menor) y así poder brindar un tratamiento curativo. Demorar la realización de la ecografía hepática no es ideal, ya que resulta en una menor probabilidad de curación si se descubre un tumor. Durante esta epidemia recomendamos que los pacientes con diagnóstico de cirrosis se realicen la ecografía hepática con un intervalo semestral.

En el Hospital Privado de Rosario contamos con un sistema de turnos espaciados y normas estrictas de control de temperatura corporal y cuestionario al entrar al hospital, adicionalmente a las medidas de distanciamiento y protección durante la permanencia en el centro de salud.

Para aquellos pacientes que no puedan trasladarse a nuestro centro, recomendamos la realización de este estudio por un profesional idóneo en su centro de salud cercano. Cuidados para el paciente en lista de espera y luego del trasplante hepático Si bien la enfermedad COVID-19 es nueva, ya existen datos disponibles que demuestran que los individuos con enfermedades hepáticas crónicas avanzadas, aquellos en lista de espera para trasplante hepático o aquellos pacientes trasplantados se encuentran dentro de los grupos de mayor riesgo.

En ellos la infección puede tener mayor severidad y mortalidad. Por este motivo, tanto el paciente como su familia deben cumplir con el distanciamiento social estricto y reducir al máximo las visitas al sistema de salud innecesarias.

La Unidad de Hígado del HPR ha incorporado un esquema de entrevistas por video llamadas para limitar al máximo las visitas presenciales. Las mismas se reservan para estudios o procedimientos impostergables. Esta comunicación cercana es la clave para detectar aquellas situaciones urgentes que ameritan una visita o internación.

En el caso de aquellos pacientes que residen en otra provincia, estamos coordinando telefónicamente su atención junto con su equipo médico local. Tratamiento de enfermedades hepáticas específicas en la era COVID-19 En la situación epidemiológica de hoy en Rosario no se justifica impedir el inicio de tratamiento de aquellas enfermedades hepáticas severas en las cuales la demora del mismo podría resultar perjudicial para el paciente.

Son ejemplos la hepatitis autoinmune y su tratamiento con corticoides o la cirugía para un tumor hepático maligno (hepatocarcinoma o colangiocarcinoma) o benigno sintomático (adenoma). Otro procedimiento que no podemos demorar es la realización de un trasplante hepático, única terapia definitiva para aquellas enfermedades hepáticas agudas o crónicas severas e irreversibles.

  1. Esto es debido a que la función hepática no puede reemplazarse mediante soporte artificial como ocurre con la diálisis en presencia de insuficiencia renal;
  2. Es importante remarcar también que aquellos individuos bajo tratamiento oncológico por tumores hepáticos malignos, en tratamiento con corticoides por hepatitis autoinmune, en tratamiento con antivirales por hepatitis B o hepatitis C y los trasplantados hepáticos bajo terapia para evitar el rechazo (tratamiento inmunosupresor) no deben reducir la dosis ni suspender dichas terapias por “miedo” o como “prevención” de la infección por SARS-CoV-2;
See also:  Que Medico Hace Un Chequeo General?

Sólo el hepatólogo y ante situaciones como la presencia de enfermedad por coronavirus (COVID-19) actuará de acuerdo con la severidad y manifestaciones de dicha infección reduciendo o suspendiendo la terapia si así se requiriese. El desafío actual de la comunidad médica es lograr un nuevo equilibrio entre la menor exposición al sistema de salud posible y el diagnóstico precoz de enfermedades severas que ameritan un tratamiento urgente.

  • La Unidad de Hígado del Hospital Privado de Rosario se encuentra trabajando activamente en forma habitual para resolver toda patología que no pueda esperar;
  • Pedir un turno Enviar CV Consultas y sugerencias Alentamos su participación a través de los comentarios en nuestro blog;

De todos modos, no podemos brindar una opinión médica de un caso en particular, sin una consulta personal con un profesional que analice al paciente. Si usted tiene preguntas relacionadas con síntomas específicos, le recomendamos solicitar un turno con un especialista ..

¿Qué diferencia hay entre un gastroenterólogo y un hepatólogo?

Para quienes alguna vez se han preguntado: ¿qué especialidad médica trata las enfermedades del hígado? Aquí la respuesta – Los especialistas que estudiamos, diagnosticamos y tratamos las enfermedades del hígado, nos llamamos hepatólogos. La hepatología es básicamente una subespecialidad de la gastroenterología.

Sin embargo; no todos los gastroenterólogos la tienen. ¿Y qué males atendemos? Evidentemente todas las enfermedades de las vías biliares y del páncreas. Por ejemplo: – Cirrosis – Hepatitis A, B y C – Trasplante hepático – Enfermedad de Wilson – Esteatosis, mejor conocido como hígado graso – Cáncer hepático Esta rama de la medicina ha tenido un desarrollo muy importante en las últimas dos décadas.

Los nuevos tratamientos e innovaciones tecnológicas, nos han permitido tener un mejor pronóstico de éstos y otros padecimientos hepáticos. Una evaluación a tiempo puede hacer la diferencia. No dejes en manos de inexpertos tu salud, confía en los que sí sabemos..

¿Qué enfermedades trata la hepatología?

¿Cuáles son los síntomas de un hígado dañado?

¿Cuál es el examen para ver el hígado graso?

Preparación para la consulta – Comienza por pedir una cita con tu médico de familia o médico de cabecera si tienes signos y síntomas que te preocupan. Si el médico sospecha que puedes tener un problema hepático, como enfermedad de hígado graso no alcohólico, puede remitirte a un médico que se especialice en el hígado (hepatólogo).

¿Que no comer con daño hepático?

¿Cuál es la mejor pastilla para el hígado?

¿Qué medicamentos pueden ayudar en el tratamiento del hígado graso? – Existen medicamentos que pueden ayudar a reducir el contenido de grasa en el hígado y la inflamación. Tal es el caso de la pioglitazona y la vitamina E. También, se han estudiado otros medicamentos como la pentoxifilina, los ácidos grasos omega 3, la betaína, el losartán y la atorvastatina, pero la evidencia de su eficacia es escasa por lo que se requieren de más estudios para su recomendación.

1 Conviene señalar que la administración de silimarina en asociación con fosfolípidos (como fosfatidilcolina) ha demostrado su eficacia y seguridad en el tratamiento del hígado graso. En México, la administración de una fórmula que combina estos compuestos junto con ácido alfa lipoico durante 24 semanas redujo la esteatosis hepática (evaluada por ultrasonido) en 70%, sin que se haya presentadoran reacciones adversas serias.

Por consiguiente, esta formulación representa una buena opción terapéutica en el tratamiento del hígado graso ya que protege del deterioro de la esteatosis y mejora el perfil inflamatorio que caracteriza a esta entidad. 2

  1. Diagnóstico y tratamiento de la enfermedad hepática grasa no alcohólica del adulto. México: Secretaría de Salud; 2014.
  2. Martínez-Rodríguez LA, Rojas SJ, Torre A. Siliphos selenium methionine alpha lipoic acid for non alcoholic fatty liver disease: results of a pilot study. Clin Exp Pharmacol. 2014;5(1).

Todo plan de reducción de peso deberá ser evaluado y aprobado por un profesional de la salud, consulte a su médico. La información de esta sección es con fines orientativos..

¿Cómo se cura el hígado dañado?

¿Cómo se llaman los especialistas en el hígado?

8 febrero, 2019 Recoletas Salud Etiquetas: Recoletas Salud Nº16 – Enero 2019 La Hepatología no existe como especialidad médica, y las enfermedades que afectan al hígado son valoradas por especialistas de Medicina Interna o Digestivo. El hígado es un órgano noble de nuestro cuerpo, imprescindible para la depuración de tóxicos y para la síntesis de energía. Sin hígado no podemos vivir, y de aquí la importancia de cuidarlo. Son varias las enfermedades que afectan al hígado: infecciosas, como las hepatitis por virus A, B, C, y E; por tóxicos, como drogas, fármacos, setas y el alcohol; autoinmunes (reacción del cuerpo contra el propio cuerpo) como las hepatitis autoinmune, colangitis biliar primaria y la colangitis esclerosante primaria; enfermedades hereditarias como hemocromatosis y enfermedad de Wilson; y enfermedades metabólicas, cuyo principal exponente es el hígado graso, que cada vez va escalando puestos en cuanto a frecuencia y probablemente a corto plazo se convertirá en la principal causa de enfermedad hepática, con la peculiaridad de que afecta a todo el organismo, no solo al hígado.

Muchas de estas enfermedades son silentes o dan síntomas vagos (coloración amarillenta, malestar general, cansancio, orinas oscuras o heces claras…), y solo dan la cara cuando el hígado está ya muy lesionado, habiendo desarrollado una cirrosis con todas sus manifestaciones (ascitis o acúmulo de líquido en el abdomen, hinchazón de las piernas, hemorragias por varices en el esófago, encefalopatía o coma), o hasta cáncer de hígado.

“Algunas enfermedades hepáticas tienen tratamiento, por lo que es importante hacer un diagnóstico precoz para evitar su cronicidad y desarrollo de complicaciones” Algunas de estas enfermedades tienen tratamiento, por lo que es importante hacer un diagnóstico precoz para evitar su cronicidad y desarrollo de complicaciones.

  • Vamos a centrarnos en estas enfermedades que tienen tratamiento y cuyo diagnóstico precoz es vital;
  • Dentro de las hepatitis virales, la hepatitis C ha experimentado una revolución en los últimos años;
  • El contagio de esta enfermedad, conocida desde los años 90, es por contacto con sangre infectada, bien por transfusiones de sangre o hemoderivados antes de 1990, uso de material no desechable como compartir jeringuillas en el caso de los usuarios de drogas via intravenosa, o uso de materiales médicos u odontológicos no desechables, prácticas sexuales de riesgo, tatuajes o piercing en salas de higiene deficiente, o la transmisión de la madre infectada al feto en el embarazo;
See also:  Que Paso Con La Serie Centro Medico?

Algunas de estas vías son claramente identificables y tratables, pero otras no. Antes se hablaba de grupos de riesgo pero actualmente es más correcto hablar de práctica de riesgo, que puede ser única pero causar la infección. Hasta el año 2014, el tratamiento de la hepatitis C se basaba en interferón, inyecciones todas las semanas durante un año, con efectos secundarios graves y curación menor del 50%.

  • Actualmente disponemos de tratamientos con pastillas, de 8 a 12 semanas de duración, bien toleradas y curación casi del 100%;
  • De aquí la importancia del diagnóstico;
  • Hasta ahora la hepatitis C en nuestro medio era una de las principales causas de cirrosis y todas sus complicaciones y de indicación de trasplante hepático;

Además hay que tener en cuenta que el virus C no afecta sólo al hígado sino que produce muchas manifestaciones en otros órganos del cuerpo como riñón, corazón, sistema metabólico, sistema nervioso, etcétera. Actualmente, y gracias a la eficacia de estos tratamientos, este escenario ha cambiado.

Hay que reconocer el esfuerzo de las autoridades sanitarias con el desarrollo del Plan Estratégico de Abordaje de la Hepatitis C en el año 2014, actualizado en el 2018, que ha permitido un manejo uniforme y el acceso del tratamiento a toda la población.

Planes como éste, y siguiendo los objetivos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), permitirán erradicar la hepatitis C. Otra hepatitis viral importante es la hepatitis B , que a diferencia de la C, es difícil curar, pero sí disponemos de un tratamiento sencillo con pastillas que hay que tomar indefinidamente en la mayoría de los casos, pero permite controlar la enfermedad y evitar sus complicaciones.

“La hepatopatía crónica por alcohol supone también una causa frecuente de trasplante hepático” Muy importante también es la toxicidad hepática del alcohol. El consumo de alcohol, a veces como bebida social, supone un problema muy importante porque esta droga ataca a todo el organismo, cerebro, corazón, sistema nervioso, y por supuesto, al hígado.

No se trata de intoxicaciones etílicas o “borracheras”, sino el consumo continuado de bebidas alcohólicas, que a veces nos puede parecer que no es tanto, pero cuyos efectos tóxicos se van acumulando. Puede producir una hepatitis alcohólica, o llegar a degenerar en una cirrosis con todas sus complicaciones.

  1. La hepatopatía crónica por alcohol supone también una causa frecuente de trasplante hepático;
  2. Y finalmente tenemos que mencionar la enfermedad hepática producida por depósito de grasa, conocida también como hígado graso, esteatosis hepática o con su acrónimo en ingles NAFLD o NASH;

Probablemente en breve, cuando consigamos erradicar la hepatitis C, será la enfermedad hepática más frecuente y la principal causa de trasplante hepático. Su desarrollo tiene que ver con los hábitos dietéticos de nuestra sociedad, con la diabetes, la hipertensión, las hiperlipemias, la obesidad, y forma parte de lo que llamamos síndrome metabólico.

A fecha de hoy no disponemos de ningún tratamiento eficaz para esta enfermedad y su manejo se basa en cambios del estilo de vida, dieta saludable, ejercicio moderado y control del resto de patologías asociadas que hemos mencionado.

Artículo :.

¿Qué especialista ve el hígado y páncreas?

Un gastroenterólogo es un médico con capacitación y experiencia dedicadas en el manejo de enfermedades del tracto gastrointestinal y el hígado. ¿Qué es la gastroenterología? La gastroenterología es el estudio de la función normal y las enfermedades del esófago, estómago, intestino delgado, colon y recto, páncreas, vesícula biliar, conductos biliares e hígado.

  • Implica una comprensión detallada de la acción normal (fisiología) de los órganos gastrointestinales, lo que incluye el movimiento del material a través del estómago y del intestino (motilidad), la digestión y absorción de nutrientes en el cuerpo, la eliminación de residuos procedentes del sistema y la función del hígado como órgano digestivo;

Incluye trastornos comunes e importantes como los pólipos del colon y el cáncer, la hepatitis, el reflujo gastroesofágico (acidez estomacal), úlcera péptica, colitis, enfermedades de la vesícula biliar y del tracto biliar, problemas nutricionales, Síndrome de Intestino Irritable (SII) y pancreatitis.

¿Qué partes del cuerpo ve un gastroenterólogo?

¿Qué enfermedades atiende un médico gastroenterólogo? – El gastroenterólogo atiende las enfermedades relacionadas al hígado, páncreas, intestino delgado, intestino grueso, estómago, esófago, colon y recto. Por ejemplo, algunas de las enfermedades que frecuentemente atienden los gastroenterólogos son: • Reflujo.

¿Qué se siente cuando se inflama el hígado?

Síntomas – Si se produce un aumento de tamaño del hígado, es posible que no haya síntomas. Si el aumento de tamaño del hígado es producto de una enfermedad hepática, puede venir acompañado de lo siguiente:

  • Dolor abdominal
  • Cansancio
  • Náuseas y vómitos
  • Color amarillento en la piel y la parte blanca de los ojos (ictericia)

¿Cómo curar el hígado graso en 7 días?

¿Cómo se llaman los doctores que ven el hígado?

Un hepatólogo (especialista en hígado ) o un gastroenterólogo aconsejará sobre el tratamiento actual.

¿Cómo se llaman los especialistas en el hígado?

8 febrero, 2019 Recoletas Salud Etiquetas: Recoletas Salud Nº16 – Enero 2019 La Hepatología no existe como especialidad médica, y las enfermedades que afectan al hígado son valoradas por especialistas de Medicina Interna o Digestivo. El hígado es un órgano noble de nuestro cuerpo, imprescindible para la depuración de tóxicos y para la síntesis de energía. Sin hígado no podemos vivir, y de aquí la importancia de cuidarlo. Son varias las enfermedades que afectan al hígado: infecciosas, como las hepatitis por virus A, B, C, y E; por tóxicos, como drogas, fármacos, setas y el alcohol; autoinmunes (reacción del cuerpo contra el propio cuerpo) como las hepatitis autoinmune, colangitis biliar primaria y la colangitis esclerosante primaria; enfermedades hereditarias como hemocromatosis y enfermedad de Wilson; y enfermedades metabólicas, cuyo principal exponente es el hígado graso, que cada vez va escalando puestos en cuanto a frecuencia y probablemente a corto plazo se convertirá en la principal causa de enfermedad hepática, con la peculiaridad de que afecta a todo el organismo, no solo al hígado.

See also:  Que Centro Medico Me Corresponde Madrid?

Muchas de estas enfermedades son silentes o dan síntomas vagos (coloración amarillenta, malestar general, cansancio, orinas oscuras o heces claras…), y solo dan la cara cuando el hígado está ya muy lesionado, habiendo desarrollado una cirrosis con todas sus manifestaciones (ascitis o acúmulo de líquido en el abdomen, hinchazón de las piernas, hemorragias por varices en el esófago, encefalopatía o coma), o hasta cáncer de hígado.

“Algunas enfermedades hepáticas tienen tratamiento, por lo que es importante hacer un diagnóstico precoz para evitar su cronicidad y desarrollo de complicaciones” Algunas de estas enfermedades tienen tratamiento, por lo que es importante hacer un diagnóstico precoz para evitar su cronicidad y desarrollo de complicaciones.

Vamos a centrarnos en estas enfermedades que tienen tratamiento y cuyo diagnóstico precoz es vital. Dentro de las hepatitis virales, la hepatitis C ha experimentado una revolución en los últimos años. El contagio de esta enfermedad, conocida desde los años 90, es por contacto con sangre infectada, bien por transfusiones de sangre o hemoderivados antes de 1990, uso de material no desechable como compartir jeringuillas en el caso de los usuarios de drogas via intravenosa, o uso de materiales médicos u odontológicos no desechables, prácticas sexuales de riesgo, tatuajes o piercing en salas de higiene deficiente, o la transmisión de la madre infectada al feto en el embarazo.

Algunas de estas vías son claramente identificables y tratables, pero otras no. Antes se hablaba de grupos de riesgo pero actualmente es más correcto hablar de práctica de riesgo, que puede ser única pero causar la infección. Hasta el año 2014, el tratamiento de la hepatitis C se basaba en interferón, inyecciones todas las semanas durante un año, con efectos secundarios graves y curación menor del 50%.

Actualmente disponemos de tratamientos con pastillas, de 8 a 12 semanas de duración, bien toleradas y curación casi del 100%. De aquí la importancia del diagnóstico. Hasta ahora la hepatitis C en nuestro medio era una de las principales causas de cirrosis y todas sus complicaciones y de indicación de trasplante hepático.

Además hay que tener en cuenta que el virus C no afecta sólo al hígado sino que produce muchas manifestaciones en otros órganos del cuerpo como riñón, corazón, sistema metabólico, sistema nervioso, etcétera. Actualmente, y gracias a la eficacia de estos tratamientos, este escenario ha cambiado.

Hay que reconocer el esfuerzo de las autoridades sanitarias con el desarrollo del Plan Estratégico de Abordaje de la Hepatitis C en el año 2014, actualizado en el 2018, que ha permitido un manejo uniforme y el acceso del tratamiento a toda la población.

Planes como éste, y siguiendo los objetivos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), permitirán erradicar la hepatitis C. Otra hepatitis viral importante es la hepatitis B , que a diferencia de la C, es difícil curar, pero sí disponemos de un tratamiento sencillo con pastillas que hay que tomar indefinidamente en la mayoría de los casos, pero permite controlar la enfermedad y evitar sus complicaciones.

“La hepatopatía crónica por alcohol supone también una causa frecuente de trasplante hepático” Muy importante también es la toxicidad hepática del alcohol. El consumo de alcohol, a veces como bebida social, supone un problema muy importante porque esta droga ataca a todo el organismo, cerebro, corazón, sistema nervioso, y por supuesto, al hígado.

No se trata de intoxicaciones etílicas o “borracheras”, sino el consumo continuado de bebidas alcohólicas, que a veces nos puede parecer que no es tanto, pero cuyos efectos tóxicos se van acumulando. Puede producir una hepatitis alcohólica, o llegar a degenerar en una cirrosis con todas sus complicaciones.

La hepatopatía crónica por alcohol supone también una causa frecuente de trasplante hepático. Y finalmente tenemos que mencionar la enfermedad hepática producida por depósito de grasa, conocida también como hígado graso, esteatosis hepática o con su acrónimo en ingles NAFLD o NASH.

Probablemente en breve, cuando consigamos erradicar la hepatitis C, será la enfermedad hepática más frecuente y la principal causa de trasplante hepático. Su desarrollo tiene que ver con los hábitos dietéticos de nuestra sociedad, con la diabetes, la hipertensión, las hiperlipemias, la obesidad, y forma parte de lo que llamamos síndrome metabólico.

A fecha de hoy no disponemos de ningún tratamiento eficaz para esta enfermedad y su manejo se basa en cambios del estilo de vida, dieta saludable, ejercicio moderado y control del resto de patologías asociadas que hemos mencionado.

Artículo :.

¿Qué es lo que ve un gastroenterologo?

Un gastroenterólogo es un médico con capacitación y experiencia dedicadas en el manejo de enfermedades del tracto gastrointestinal y el hígado. ¿Qué es la gastroenterología? La gastroenterología es el estudio de la función normal y las enfermedades del esófago, estómago, intestino delgado, colon y recto, páncreas, vesícula biliar, conductos biliares e hígado.

  1. Implica una comprensión detallada de la acción normal (fisiología) de los órganos gastrointestinales, lo que incluye el movimiento del material a través del estómago y del intestino (motilidad), la digestión y absorción de nutrientes en el cuerpo, la eliminación de residuos procedentes del sistema y la función del hígado como órgano digestivo;

Incluye trastornos comunes e importantes como los pólipos del colon y el cáncer, la hepatitis, el reflujo gastroesofágico (acidez estomacal), úlcera péptica, colitis, enfermedades de la vesícula biliar y del tracto biliar, problemas nutricionales, Síndrome de Intestino Irritable (SII) y pancreatitis.

Adblock
detector